Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Albóndigas a la jardinera

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.7/5
  • 19 votos
Albóndigas a la jardinera

Info.

Ingredientes para Albóndigas a la jardinera

  • Para hacer las albóndigas: 1 kg. de carne picada (mezcla carne de ternera y cerdo)
  • 2 huevos
  • 2 cebollas
  • 3 rebanadas de pan de molde sin corteza (unos 80 g aproximadamente) y un plato con leche entera para remojar la miga del pan.
  • 1 diente de ajo
  • Harina para rebozar la carne
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto, para las albóndigas y salsa)
  • Aceite de oliva virgen extra (para freír la carne y sofreír las verduras)
  • Para la salsa jardinera: 1 cebolla y 50 gr. de apio
  • 1 diente de ajo
  • 2 tomates
  • 150 gr. de guisantes
  • 100 gr. de champiñones
  • 1 zanahoria y 1 pimiento rojo
  • 1 vaso de vino blanco (250 ml) y caldo de carne (el que necesite)

Cómo hacer albóndigas a la jardinera. Es una receta de carne muy casera, una buena opción para elaborar en vuestro menú semanal y de esos platos que gustan a todos.

Una receta con todo lo bueno de las verduras y con unas pelotas de carne tiernas y perfectas para los más peques porque se comen muy fácilmente. Como ya sabréis, las albóndigas no son otra cosa que bolas de una masa compuesta principalmente de carne (generalmente de vacuno o una mezcla de vacuno y cerdo) a la que se añaden huevo y diversos condimentos.

Os presento una receta similar a las albóndigas con tomate o las albóndigas en salsa, pero donde vamos a incorporar multitud de verduras para darles más sabor. Una forma de comer carne y verdura de manera sana y deliciosa.

El origen de la palabra albóndiga se atribuye al vocablo árabe al-bunduqa, que significaba literalmente “la bola”. Es un plato que ha llegado a extenderse tanto desde su invención que, con diferentes variantes, hoy en día se prepara en prácticamente todo el mundo. Dejando a un lado toda esta información, vamos a por una sorprendente y sencilla alternativa a una receta de toda la vida.

En mi familia, las albóndigas en salsa jardinera han sido siempre bienvenidas en la mesa. Ahora soy yo quien las prepara para la familia y amigos, la receta de mi madre no ha cambiado. Sigue casi al 90% como la recuerdo de pequeño aunque he introducido champiñones a la lista de ingredientes, pues me apasionan.

Una receta tan casera y tradicional como un buen guiso de carne. Muy completa y sabrosa, que merece la pena incorporar a todo recetario. Espero que os guste y las prepararéis en casa.

Preparación de la carne. Albóndigas de ternera y carne.

  1. Pelamos la cebolla, la lavamos un poco bajo el agua del grifo, así le quitamos ese sabor fuerte. Cortamos en gajos para picarla más fácilmente. Si tienes una picadora mucho mejor. Así no se verá en la masa de carne pero si su sabor, reservamos.
  2. Hacemos lo mismo con el diente de ajo, muy picadito, si tienes el aplasta ajos mejor, así se va a integrar mejor en la carne. Reservamos.
  3. Salpimentamos la carne picada, tanto la de cerdo como la de ternera en un cuenco grande. Rompemos los 2 huevos y los añadimos a la carne. Las rebanadas de pan sin la corteza que previamente hemos remojado en leche durante unos minutos. Por último la cebolla y el ajo machacado o muy picadito (sin el brote interior o tronco para que no repita).
  4. Removemos todo bien con las manos hasta que se mezclen los ingredientes. Esta será la base de nuestras futuras albóndigas.
  5. Sin miedo empezamos a trabajar la masa haciendo pequeñas (o grandes, eso al gusto) pelotas que luego pasaremos por harina. Las dejamos en un plato a la espera de la sartén.
  6. Las sacudimos un poco para retirar el exceso de harina y freímos en aceite de oliva virgen extra bien caliente. Unos tres minutos son suficientes.
  7. Dejamos que reposen en un plato con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite. Mientras reposan podemos freír unas patatas con el tipo de corte que más te guste. Es una posibilidad de acompañamiento.

Preparación de la salsa a la jardinera

  1. Seguimos con la salsa, para lo cuál vamos a pelar las cebollas, las lavamos bien y picamos muy finas. Quitamos la piel a los tomates y cortamos en gajos y luego cortamos en dados pequeñitos. Reservamos.
  2. Cortamos el pimiento en pedazos cuadrados del mismo tamaño. Lavamos los champiñones y laminamos. Reservamos.
  3. Ponemos una cazuela al fuego y cubrimos la base con aceite de oliva virgen extra. Añadimos el ajo bien picado y sofreímos. Introducimos la cebolla a la cazuela cuando empiece a dorarse el ajo y removemos. Le ponemos una pizca de sal y pimienta negra recién molida.
  4. Mientras se cocina la cebolla, cortamos la zanahoria en cubitos del mismo tamaño. Añadimos la zanahoria, los champiñones y el tomate a la cazuela. Cocinamos durante 5-8 minutos a fuego medio bajo. Vertemos el vino y cocemos a fuego lento unos 15 minutos más o menos hasta que se haga una salsa cremosa.
  5. Por último introducimos las albóndigas y los guisantes. Vertemos el caldo de carne hasta que cubra las albóndigas a la mitad. Dejamos que espese la salsa durante unos 10 minutos a fuego medio (las albóndigas están fritas con un poco de harina).
  6. Este pequeño toque de harina ayudará a ligar la salsa y acabar de cocinar las albóndigas, dando una salsa espectacular.
  7. Probamos si están bien de sal, si fuese necesario rectificamos de sal y pimienta. Removemos y dejamos cocinar otros 5 minutos.
  8. Podemos decoramos con un poco de perejil o cebollino picado. Las servimos bien calientes.

Aquí tenéis un paso a paso en fotos donde muestro como preparar esta receta de albóndigas. No os perdáis detalle para que os salgan perfectas.

Consejos para unas albóndigas a la jardinera de rechupete

Hay cientos de albóndigas a la jardinera, esta receta es una más, la de mi casa. Los resultados finales son similares a los de las tortillas de patatas o las croquetas de cada casa, no hay dos iguales. Algunas recomendaciones para mejorar vuestra receta.

  • Si vieras que no has escurrido bien el pan que has remojado en leche y que la mezcla no te queda bien ligada es porque hay humedad de sobra. Puedes añadir un poco de pan rallado para dejarla compacta, unida pero jugosa. Nunca debe quedar seca, sino en vez de pelotas de carne tendrás piedras.
  • No sólo están aún más sabrosas de un día para otro, sino que además se pueden congelar sin ningún tipo de problemas. Así podrás disfrutar de ellas en cualquier momento y planificar tu menú semanal sin problema.
  • Si utilizamos guisantes congelados, necesitarán un poco más de tiempo para cocinarse, unos 10 minutos.
  • La cantidad de caldo de carne dependerá de la cazuela que vayamos a emplear. Usaremos el caldo justo para que cubran las albóndigas, si no disponemos de caldo, puedes hacerlo con agua. Si la salsa queda muy suelta la podemos espesar diluyendo un poquito (una cucharadita) de almidón de maíz en un vaso con un poco de la salsa. Luego incorporaremos a las albóndigas.
  • En esta receta hemos optado por unas patatas al microondas. Aunque estas albóndigas no necesitan más que de una guarnición de patatas fritas, un arroz blanco, un buen puré de patatas o similar para obtener una comida completa. Un primer plato completo muy sabroso y perfecto para el menú semanal.
  • En el blog podéis ver que me apasiona estas bolas de carne. Las podéis ver de mil maneras, las clásicas albóndigas con tomate, con un toque exótico que le da el curry.
  • Las famosas albóndigas griegas de tomate sin carne, de pescado, con salmón y langostinos, de rabo de toro en forma de guisote, con frutos secos o con estas que os presento hoy… Las que más os gusten.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Elisa Vizuela dice:

    Deliciosas, me han recordado a las que preparaba de pequeña con mi abuela. Aunque estaría genial que hicieses un vídeo del paso a paso por alguna duda que he tenido en la preparación. Un beso gordo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *