Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Alcachofas crujientes. Alcachofas fritas

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.5/5
  • 4 votos
Alcachofas crujientes. Alcachofas fritas

Info.

Ingredientes para Alcachofas crujientes. Alcachofas fritas

  • 8 alcachofas
  • Aceite de oliva extra virgen suave
  • Sal en escamas y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Perejil fresco
  • Para la salsa: Mostaza, mayonesa y miel

Cómo hacer alcachofas crujientes o alcachofas fritas. Una de formas de preparar una receta con alcachofas que me sorprendió recientemente es en fritura.

He de reconocer que de pequeño no era un apasionado del mundo alcachofil, casi al revés. Pero mi amor por las alcachofas ha ido creciendo poco a poco con el tiempo, convirtiéndose ahora en un imprescindible en mi cocina. Diría que deseando que llegue su temporada para preparar multitud de recetas como podéis ver en el blog. Las empleo en muchos de mis guisos y estofados, en arroces y otras preparaciones.

Esta receta de alcachofas crujientes es perfecta para un acompañamiento o guarnición, pero tal cual están también buenísimas. La como una detrás de otra, como si fuesen pipas. Aunque como más me gustan es con huevos fritos, le aporta crujiente al plato y mezcladas con la yema del huevo… están deliciosas. Seguro que hay un millón de recetas de verduras que combinan la alcachofa con otros ingredientes, pero a mí me gusta así, sencilla, con un poquito de jamón, huevo frito o una salsa sencilla.

Os dejo con este aperitivo ligero que también puede ser chips de verdura deliciosos si la fritura es con alcachofas en trozos más pequeños. Un primer plato perfecto o para acompañar segundos. Es un plato delicioso, muy crujiente y natural, animaros, seguro que os sorprende.

Limpieza de las alcachofas

  1. Lo primero que hacemos es limpiar concienzudamente las alcachofas.
  2. Eliminamos las hojas exteriores hasta llegar a la capa en la que tienen un color verde más claro y son más tiernas.
  3. A continuación pelamos el tronco, que en éste caso conservamos y cortamos la punta.
  4. Las dividimos en dos mitades y con la ayuda de una cucharita retiramos la parte central. Es donde se encuentra la pelusilla que puede dar un sabor amargo.
  5. Según las vamos limpiando las colocamos en un bol que contenga agua muy fría y un buen puñado de perejil fresco, para evitar que tomen un color parduzco. Este truco ayuda a evitar la oxidación, el proceso que se produce al entrar en contacto los fenoles que posee la alcachofa con el oxígeno.

Cocción de las alcachofas

  1. Ponemos agua en una cazuela, añadimos una pizca de sal, un cuarto de limón y calentamos hasta que hierva.
  2. En ese momento añadimos las alcachofas y dejamos durante 30 minutos, dependiendo de lo tiernas que sean. No deben quedar muy blandas.
  3. Al cabo de este tiempo las retiramos del agua y las ponemos a escurrir sobre papel de cocina para eliminar el agua de la cocción.
  4. Una vez hervidas y limpias están listas para infinidad de elaboraciones, las puedes utilizar para ensaladas o para añadir a guisos varios, el abanico de posibilidades es interminable. En este caso, cortamos las alcachofas en láminas finas. Reservamos.

Fritura de las alcachofas. Presentación final

  1. Ponemos una sartén o un cazo con aceite a calentar y cuando esté caliente. Freímos inmediatamente, sacándolas del aceite en cuanto empiecen a tostarse. Al sacar las alcachofas crujientes las ponemos en papel absorbente para retirar el exceso de aceite de la fritura.
  2. Es importante controlar la temperatura del aceite para no quemar los chips. Una vez fritas, las salamos con sal Maldon o sal en escamas.
  3. Acompañar con una salsa de mostaza y miel, para ello añadir 2 cucharadas soperas de mostaza, 1 de mayonesa y 1 de miel. La verdad es que están riquísimas y sirven tanto de aperitivo solas o como acompañamiento de cualquier plato.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de estas alcachofas crujientes en este álbum.

Consejos y recomendaciones para unas alcachofas de rechupete

  • Pensad que si compráis las alcachofas frescas debéis cocerlas bien antes de rehogarlas, pues unas de las características de esta verdura es su dureza.
  • Una vez cocinadas es bueno consumirlas en el día. Si por algún motivo no las vais a comer inmediatamente es mejor congelar, os durarán dos meses perfectamente.
  • Usa guantes mientras limpias y preparas las alcachofas para evitar que se tiña la piel. Las alcachofas se oxidan y se ennegrecen con rapidez al estar en contacto con el aire.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Maria dice:

    Me gustaría saber como congelar alcachofas. Las he congelado en crudo, limpias y se han puesto negras. Y como descongelarlas.
    Muchas gracias

    • Alfonso dice:

      Hola María! Tienes que limpiarlas tal como te explico en el vídeo y luego escaldarlas en agua caliente durante 2 minutos, sin que lleguen a hervir, escúrrelas y sécalas bien.
      Guardadas en bolsas de plástico pueden durar 12 meses en el congelador.
      Se descongelan en la nevera la noche antes de utilizarlas.

  2. Alfonso Galante dice:

    La compre una vez y termine tirandolas a la basura pues estaban tan duras que ni modo. Voy a probar con tu metodo, gracias por compartir desinteresadamente tus buenos conocimientos Alfonso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *