Recetas de rechupete

Recetas de carnes y avesRecetas de patatas, salsas y guarniciones

Alitas de pollo al horno con salsa barbacoa casera

  • 6 personas
  • Preparación super fácil
  • 1,5 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 40 minutos
Receta de alitas de pollo con salsa barbacoa

Ingredientes

  • 1,5 kg. de alitas de pollo
  • 1 cebolla y 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de mostaza (Antigua o Dijon)
  • 3 cucharadas de salsa inglesa (Perrins o worcester)
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada colmada de miel gallega
  • 100 ml de ketchup
  • 200 ml de salsa de tomate casera
  • 200 ml de agua
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Para este mes de enero, que empieza un poco torcido y con los bolsillos vacíos, he optado por preparar recetas sencillas y baratas. En casa tenemos debilidad por las alitas de pollo, nos parecen una delicatessen al alcance de cualquiera que no está lo suficiente valorada. Además aceptan muchas preparaciones, yo las suelo cocinar fritas, maceradas en alguna especia y con vino blanco para darles un toque delicioso. En casa de la abuela Pilar las comemos al ajillo y desde hace poco también al horno con un ligero rebozado. Como en los restaurantes tex-mex suelo pedir las Buffalo Wings (o alitas en salsa BBQ) me propuse aprender a hacerlas en casa.

El secreto de esta receta está en la salsa barbacoa casera (BBQ sauce). Inventada en 1829 con el fin de darle sabor a cualquier tipo de carne asada, actualmente los alimentos que más emplean en esta salsa son las costillas de cerdo y el pollo asado. Este tipo de salsa combina el sabor ácido con el dulce, además podemos añadir nuestras especias preferidas y darle un toque único. Aunque siempre respetando su base, debe llevar sí o sí: salsa de tomate, ketchup, mostaza (o algún vinagre), soja y miel. A estos ingredientes he añadido el toque rechupete para que todo el mundo se chupe los dedos hasta dejar vacío el plato.

La receta es tan sencilla que no os lo vais a creer. No utilizamos la sartén en ningún momento así que no hay que freír, trabaja el horno por vosotros. Si queréis hacerlo aún más fácil sin preparar vuestra salsa casera tenéis varias opciones para comprar, os recomiendo las clásicas de Heinz (que salió al mercado en 1940) y la de Kraft (en 1960). De una manera u otra esta es una receta que gustará a toda la familia ya sean grandes y pequeños, son muy divertidas de comer ya que no hacen falta cubiertos ¡directamente con las manos!

Preparación de la salsa barbacoa

Vamos a hacer un poquito más de salsa de la que necesitan las alitas, pues queremos tener de sobra para otras recetas. Se conserva muy bien varios días en la nevera y siempre se puede congelar.

  1. Cortamos muy fina la cebolla, pelamos los ajos y los fileteamos muy finos. Sofreímos estos ingredientes a fuego medio en una cazuela grande con una nuez de mantequilla y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, durante unos 5 minutos hasta que estén blanditos.
  2. Apagamos el fuego y agregamos los distintos tipos de salsa: salsa de soja, salsa inglesa, mostaza y ketchup. Removemos bien hasta que se integren bien todos los sabores. Ponemos de nuevo la cazuela a fuego bajo y añadimos la salsa de tomate casera, el agua, sal, pimienta negra recién molida y una cuchara colmada de miel.
  3. Volvemos a remover y cocinamos a temperatura media durante 5 minutos más. Cuando empiece a espesar le damos un toque de batidora para que quede una salsa homogénea y con un sabor concentrado. Probamos de sal, si fuese necesario espolvoreamos con un poquito más. Si notas que aun está muy líquida, subimos la temperatura del fuego y removemos constantemente para que reduzca, tiene que quedar a vuestro gusto.
  4. Si os gusta la salsa con un toque picante este es el momento de añadirlo. Os recomiendo unas gotas de tabasco, cayena o guindilla en polvo al gusto. Dejamos que repose y reservamos.

Preparación de las alitas al horno en salsa BBQ

  1. Cuando compras alitas lo normal es que te las den enteras, es decir, alita, punta y muslo. Cortamos la punta y separamos el muslito, con la mano dislocas el hueso y con un cuchillo lo separas, se tarda menos de 5 segundos. Yo suelo dejar la punta de la alita porque nos gusta, somos así de raros, aunque mucha gente las tira. Las colocamos libres de pelitos en una fuente y salpimentamos. Reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 200ºC, calor arriba y abajo y aire durante 5 minutos.
  3. Colocamos las alitas en una bandeja grande y untamos muy bien por ambos lados con la salsa BBQ, usad un pincel o brocha. Dejamos un poco de salsa aparte por si queremos mojar un poco más cuando estén hechas.
  4. Metemos las alitas en el horno a 180°C y dejamos que se asen durante 25 minutos. A mitad del horneado les damos la vuelta con un tenedor para que queden doradas por los dos lados.
  5. Las servimos en una bandeja bien calientes y nos las comemos con las manos. Podemos acompañarlas con una buena ensalada, patatas fritas, patatas asadas o solas.

Trucos y consejos

  • Este plato tiene mucha menos grasa que las alitas de pollo fritas pero no os confiéis, la salsa tiene bastante calorías. Si queréis reducir el aporte calórico podéis sustituir la mantequilla por aceite de oliva virgen extra y pincelar menos las alitas antes de meterlas en el horno.
  • El mismo procedimiento nos vale para otras partes del pollo (muslos, pechugas…) aunque dependiendo del tamaño necesitarán más tiempo en el horno para hacerse.
  • Si las alitas tienen restos de plumas lo más eficaz es usar un soplete o mechero para quemarlos y así arrancarlos con facilidad.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir