Recetas de rechupete

Recetas de ensaladas y verdurasRecetas de tapas y aperitivos

Baba ganoush, Mutabal o Crema de berenjenas. Receta libanesa

  • 6 personas
  • Preparación super fácil
  • 0,7 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 30 m
Receta de baba ganoush o mutabal

Ingredientes

  • 4 ó 5 berenjenas (depende del tamaño)
  • 1 cucharilla tipo postre de comino molido.
  • Sal fina y un poco de pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 3 dientes de ajo
  • El zumo de medio limón.
  • 2 cucharadas de Tahini*
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra (y un poquito más para adornar la crema)
  • Una cucharada de pimentón de la Vera dulce o Paprika (que es pimentón hungaro), si os gusta con un toque picante podéis mezclar los dos tipos (este ingrediente es para adornar la crema)
  • De manera opcional podemos adornar con unas hojas de menta, con un poco de cilantro o perejil picado.

Una crema siria, el Muhammara o crema de pimientos, otra marroquí, la crema de habas o Byessar, y dos libanesas, el clásico Hummus o puré de garbanzos y esta misma receta de hoy. Ya tenéis una forma fácil de presentar en vuestra casa parte de la cultura y gastronomía del magreb con cremas de verduras y legumbres para quedar como un gran entendido de la rica y extensa cocina árabe. Tanto para un partido con los amigos en casa como una comida familiar donde queréis tener todo hecho para disfrutar con los tuyos, os recomiendo este aperitivo que para mí es el mejor.

La crema de berenjenas, Mutabal, Mutabbal,  Baba ganoush o Baba Ganuch es una crema fina, muy suave y exótica al paladar que podemos acompañar con un poco de pan crujiente o pita recién horneada, bastoncillos de vegetales crudos como zanahorias, apio o pepino. Tan sencillo como preparar unas berenjenas asadas mezcladas con tahina, zumo de limón, ajo y comino. Aliñada con un buen aceite de oliva virgen extra y un poco de paprika o pimentón dulce es todo un clásico de la cocina mediterránea. Una receta riquísima al alcance de todo el mundo, barata, sencilla y que podéis cocinar en cualquier momendo del año, en verano o en invierno, es atemporal y entra genial en cualquier fecha.

Esta pasta a base de puré de berenjena es típica de la cocina de Oriente Medio, Grecia, Turquía y Chipre, aunque no todas son iguales. La tradición popular dice que éste es un plato dulce y seductor, resulta difícil dejar de comer una vez se ha empezado, y que las mujeres que lo consumen habitualmente adquieren sus mismas características de dulzura y seducción. La tradición más moralista dice que precisamente por esa razón hay que ser prudente en su consumo, pues puede poner en peligro la virtud. Supongo que se aplica tanto para ellas como para nosotros, así que comedlo con moderación… o no. Os dejo con ella, espero que la hagáis en casa y la disfrutéis.

Preparación de las berenjenas

  1. Precalentamos el horno a 190º C. Cortamos las berenjenas por la mitad, a lo largo, poniendo sal gorda por el lado del corte. Dejamos reposar 15-20 minutos sobre un escurridor, lavamos bien y secamos con papel absorbente.Esto lo hacemos para evitar el exceso de agua de este ingrediente, deben sudar y soltar todo el agua y para ello empleamos sal.
  2. Horneamos las berenjenas, puestas boca arriba en la bandeja del medio unos 30 minutos con calor arriba y abajo y aire. Un truco para acelerar el proceso es darle unos cortes en la pulpa para acelerar el horneado.
  3. Una vez queden bien tiernas, las sacamos del horno y las dejamos que enfríen unos 10 minutos, hasta que se puedan manipular sin quemarnos. Entonces les quitamos la piel y con ayuda de una cuchara sacamos toda la pulpa (si cayese algún trocito de piel no importa), reservamos la pulpa en un plato. Esta será la base de esta deliciosa crema.
  4. Si no tenéis mucho tiempo yo he preparado las berenjenas en el microondas alguna que otra vez, el resultado no es igual pero el sabor es muy similar. Para ello sólo necesitamos introducir las berenjenas tal cual durante 15 minutos a máxima potencia, y luego seguiremos los consejos del paso 3.

Preparación de la crema de berenjenas

  1. Hacemos zumo con la mitad de un limón, lo colamos por si quedan pepitas y reservamos.
  2. Pelamos los dientes de ajo. Yo lo preparo sólo con 3 pero aquellos a los que les guste mucho podéis añadir más, como con el gazpacho, y al contrario si no te entusiasma el ajo, recordad que podéis tunear la crema como más os guste. Colocamos la pulpa de la berenjena en el vaso de la batidora con el ajo, el tahini, la pimienta, sal, el zumo de medio limón colado, el comino molido, una pizca de pimienta negra recién molida, sal y el aceite de oliva virgen extra.
  3. Batimos con la máxima potencia hasta que nos quede una crema tipo puré pero un poco más denso y reservamos en la nevera. Fría está mucho mejor. Si tenéis robot de cocina tipo Thx podrás controlar la textura mucho mejor pero yo prefiero como queda con la batidora.
  4. Para presentarlo lo mejor es elegir un plato llano y grande, de esta manera lo compartiremos entre varios. Repartimos la crema de berenjenas y la espolvoreamos con un poco de pimentón dulce (o mixto, dulce y picante si os gusta así) y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Podemos acompañarlo con pan normal, pan de pita con un toque de horno (lo que mejor le va), nachos, chips de patatas fritas o bastoncillos de vegetales crudos como zanahorias o pepino. Os lo dejo a vuestro gusto.

Como veis no tiene ciencia ninguna, es fácil y rápido de preparar, super sano y nutritivo. Un plato que le encanta a los niños y que incluso podéis preparar con ellos.

Preparación del Tahine o Tahina

Si no encontráis donde comprar esta pasta tradicional árabe a base de sésamo es muy fácil prepararlo en casa, así lo tendréis recién hecho y con un poco de aceite de oliva virgen os durará un montón de tiempo, incluso se puede congelar. Las semillas de sésamo las puedes encontrar en cualquier super o mercado.

  1. Comenzamos tostando o dorando las semillas a fuego muy bajo durante unos 10 minutos. Puedes hacerlo tanto en una sartén como en el horno, lo que más cómodo te resulte. Una vez que estén levemente doradas (sin que se exploten), las colocamos en un molinillo de café, le damos dos toques y pasamos a un mortero. Si no tienes molinillo lo haces directamente en el mortero.
  2. Añadimos un chorrito de aove  y un poquito de agua y mezclamos con el mortero hasta conseguir una emulsión. La consistencia debe ser cremosa y hasta algo espesa, debe quedar una pasta entre blanca y dorada, su sabor es pronunciado y se asemeja al de los frutos secos. Añadimos sal al gusto.

Y recordad que el Tahine o pasta de sésamo no sólo sirve para hacer este tipo de crema (el humus también lleva bastante cantidad) sino que también acompaña a muchas otras comidas. Incluso es un ingrediente fundamental en la gastronomía del este de Europa donde se emplea en muchos aperitivos (extienden el tahine sobre el  pan tostado como si fuese mantequilla).

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir