Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Bartolillos madrileños

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 1 voto
Bartolillos madrileños

Info.

Ingredientes para Bartolillos madrileños

  • 400 gr. harina de repostería
  • 80 gr. manteca de cerdo
  • 100 ml. de vino blanco
  • 30 gr. azúcar
  • Una pizca de sal
  • Azúcar blanquilla o azúcar glass para rebozar
  • Aceite suave para freír
  • 500 ml. crema pastelera

Cómo preparar bartolillos madrileños. En Madrid, si hablamos de antigua repostería, no podemos dejar de mencionar los bartolillos madrileños.

Una de las recetas dulces más representativas de la gastronomía madrileña, que con las torrijas, los pestiños y las rosquillas triunfan en cualquier fecha importante de la capital.

Son unos dulces con una masa muy fina y dulce similar a una empanadilla, que una vez rellenas de crema pastelera, se fríen en aceite. Se sirven espolvoreados con azúcar y si llegamos a consumirlos calientes estarán más ricos si cabe.

Pese a que las teorías sobre su origen son variadas, ya fueran los romanos, los árabes o las monjas en los conventos del siglo XIX, este es uno de los postres más castizos. Podemos encontrar en el libro “La dulcería española” del gastrónomo Manuel Martínez Llopis alguna referencia a este postre:

“Figuran en lugar preferente los bartolillos de crema, mencionados repetidas veces por saineteros y escritores costumbristas que relatan cómo se disputaban la fama de elaborar los mejores: la Hostería de Botín, fundada en los comienzos del siglo XVII en la popular plaza de Herradores por un cocinero francés que se llamaba Jean Botin; el Horno del Pozo, en la calle de este nombre, fundado en 1830 por Julián Leal Charle, establecimiento que aún subsiste, y el Horno de Ceferino, en la calle de León, cuyo local era de menor tamaño que lo fue su fama, pero cuyos antecedentes se han perdido.”

Con lo que si estáis de visita por Madrid en Navidad, Semana Santa o San Isidro, podréis ver en los escaparates de las pastelerías buenas bandejas repletas de bartolillos madrileños, todo un manjar.

Preparación de los bartolillos madrileños

  1. En un cazo mezclamos el vino, el azúcar y la sal. Cocinamos hasta que el azúcar y la sal se hayan disuelto. Dejamos templar antes de utilizar.
  2. En un bol incorporamos la harina, la manteca de cerdo que ha de estar a temperatura ambiente, blandita, y agregamos el vino ya templado. Con un tenedor comenzamos a integrar los ingredientes hasta que formemos una arena que acabaremos de formar con las manos.
  3. Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar, en un bol ligeramente enharinado, durante 30 minutos, tapándola con un paño.
  4. Formamos un rulo con la masa y la dividimos en 12 partes iguales. Estiramos cada una de las partes con un rodillo formando un pañuelo de unos 20 cm. de largo, dándole forma ovalada. Ponemos una cucharada de crema pastelera y cerramos el pañuelo doblándolo sobre sí mismo. En el blog podéis encontrar mi receta de crema pastelera, fácil y rápida, perfecta para rellenar los bartolillos.

Fritura y presentación final de los bartolillos

  1. Sellamos el pañuelo con la ayuda de un tenedor, de la misma forma que hacemos con las empanadillas.
  2. Es importante que no se nos abran durante la fritura así que intentaremos asegurarnos de que nos queden perfectamente sellados.
  3. En una cazuela de paredes altas, por eso de no salpicar hasta el techo, agregamos abundante aceite suave.
  4. Cuando esté caliente incorporamos los bartolillos y los freímos a temperatura media o media alta. Regulad la temperatura para evitar que se nos tuesten demasiado por fuera y por dentro nos queden crudos.
  5. Retiramos sobre un papel de cocina para retirar el exceso de aceite. Esperamos unos segundos para que el aceite vuelva a calentarse antes de añadir la siguiente tanda de bartolillos.
  6. Servimos los bartolillos rebozados con azúcar blanquilla o azúcar glass, eso va para gustos.

Eso sí, procurad no quemaros y esperad a que se templen para degustarlos, una delicia de rechupete.

Consejos para unos bartolillos de rechupete

  • El procedimiento para preparar los bartolillos madrileños es sencillo. Una vez que tenemos lista la crema pastelera, en el blog podéis encontrar cómo prepararla. Preparamos una masa tradicional con manteca de cerdo, harina, azúcar y un toque de vino.
  • Estiramos la masa, lo más fina posible y, dándole forma de óvalo, formamos unas empanadillas con la crema en su interior, dispuestas para la fritura.
  • Se trata de un dulce contundente y buenísimo que espero que os animéis a preparar en casa.
  • Cómo decía Manuel Llopis y él algo sabía del tema describiendo el postre a la perfección:

“Bartolillos, esas empanadillas triangulares, elaboradas con una fina masa y en una fritura en aceite. Guardan en su seno una crema pastelera que derrama su dulzura en la boca del que tiene la suerte de comerla. Los bartolillos son uno de los mejores legados de la antigua repostería madrileña.”

Estoy seguro que estos bartolillos serán el punto dulce a las tapas más castizas de Madrid, desde unos callos a la madrileña, el rabo de toro guisado en vino, las patatas bravas, el bacalao rebozado, los calamares a la romana y por supuesto la oreja a la plancha. No podréis resistir el comprarlos en una pastelería o prepararlos en casa.

No dejéis de ver todas las fotos del paso a paso de la receta de los bartolillos madrileños en este álbum.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Eva dice:

    Me encantan todas tus recetas, son espectaculares! ¿Has pensado en darte a conocer en alguna red social especializada?

  2. Carmina breton dice:

    Riquísimo gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *