Recetas de rechupete

Recetas de carnes y avesRecetas de ensaladas y verduras

Berenjenas rellenas de carne picada. Receta de temporada

  • 6 personas
  • Preparación media
  • 2 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 70 minutos
Receta de berenjenas rellenas

Ingredientes

  • 6 berenjenas grandes
  • 5 zanahorias medianas
  • 500 g. de carne de cerdo y ternera picada (250 g de cerdo y 250 g de ternera) Carne Villamaría
  • 200 g de setas
  • 2 cebollas grandes
  • 1 pimiento rojo grande.
  • 5 dientes de ajo
  • 2 puerros medianos
  • 150 g de tomates cherry o un tomate
  • Sal y pimienta negra (al gusto), una pizca de comino molido, unas hojas de albahaca, orégano, perejil, añadid lo que más os guste.
  • Aceite de oliva virgen extra (unos 150 ml)
  • 200 ml de bechamel y el queso rallado para gratinar que más os guste.
  • 1 vaso de vino blanco.

¡Estamos en plena temporada de berenjenas! Las plantadas la 1ª quincena de agosto se recolectan desde septiembre hasta diciembre, de ahí que su precio no llegue siquiera a euro el kilo. De todas formas os animo a hacer esta receta todo el año pues encontraréis esta hortaliza en todos los supermercados gracias a nuestros invernaderos en el sur de España, pero es en estas fechas, justo cuando acaba el verano, cuando más sabrosas y económicas están.

La berenjena procede de la India, de hecho, el cultivo de esta hortaliza es antiquísimo en regiones de Oriente. Se introdujo en Europa en la Edad Media y como muchos de los ingredientes que tenemos en España, la trajeron los árabes a la Península Ibérica, aunque no para consumo sino como adorno exótico (no sabían lo que se perdían). Aunque podéis encontrar muchos tipos la más común es de color violeta oscuro, que a mí me parece con diferencia la más bonita. Y en España tenemos una variedad muy famosa en la comarca de Calatrava (Ciudad Real), las famosas “Berenjenas de Almagro” que se hacen encurtidas y duran un montón, herencia andalusí ¡cuánto tenemos que agradecer a los árabes!

La berenjena es un ingrediente muy versátil para muchas recetas, en el blog podéis encontrar nuestro famoso mutabal o una musaka griega de órdago, próximamente publicaré una receta siciliana con miel y la típicas berenjenas rebozadas con miel y especias. Los rellenos de hortalizas y vegetales son un fondo de armario gourmet, tal como podéis ver en los calabacines rellenos. La utilización de la berenjena como recipiente de su propia carne más el acompañamiento de carne, pescados o simplemente verdura, hace que nos encontremos ante un plato que cubre todas las necesidades nutricionales y a la vez es de lo más sabroso.

Con las distintas verduras y lo que tengamos en la nevera de carne, pescado o marisco (todo de temporada), surgen múltiples variantes de esta receta ideal para una ocasión especial o el tupper diario de la oficina. En este caso me he decidido por carne picada, mezcla de cerdo y ternera, para que quede mucho más jugosa y como acabo de venir del huerto de mi padre… un poco de todo: cebolla, puerro y un poco de ajo, pimientos, tomates cherry de mi nuevo huerto urbano y unas setas que sobraron de la parrillada vegetal del fin de semana (estas son opcionales y le quedan muy bien, incluso las podéis cambiar por champiñones). Imaginaos el resultado, una explosión de sabor de cosas ricas, por la foto y el corte ya os podéis imaginar como están, no dejéis de prepararlas, repetiréis.

Preparación de las berenjenas:

Para esta receta elegí cuatro berenjenas bastante parecidas y que fuesen gruesas, más o menos unos 300 gramos cada una. ¿Por qué? en casa al principio la cortabamos longitudinalmente y las preparabamos así, pero la verdad es que al final se desperdicia parte de ellas y en la fuente no caben muchas. Cuando mi madre prepara los pimientos rellenos, corta un poquito de la base para asentarlos en la fuente, y quita la tapa del pimiento que también corta en cachitos pequeños para añadirlos al relleno. Desde hace casi un año, preparamos las berenjenas rellenas como los pimientos y así no se desperdicia nada.

  1. Empezamos cortando las berenjenas en dos mitades, elegimos un bol grande y llenamos con agua con sal. Dejamos las berenjenas reposando en este agua durante 15 minutos para quitar el amargor que pudiera tener la carne de la berenjena. Esta hortaliza tiene unas propiedades dietéticas muy saludables, las atribuyen a sus componentes antioxidantes, responsables de su ligero sabor amargo.
  2. Lavamos los trozos de berenjena y los secamos con papel absorbente. Los sazonamos con un poco de sal, pimienta negra recién molida y un hilo de aceite de oliva virgen. Precalentamos el horno a 190º y colocamos las mitades, horneamos a 170º en la bandeja del medio con temperatura arriba y abajo durante otros 15 minutos.
  3. Sacamos del horno y dejamos que enfríen. Vaciamos con mucho cuidado cada mitad, lo mejor es hacerlo con una cucharilla pequeñ dejando un poco de pulpa rodeando la piel, así se mantendrá firme en el posterior horneado y además de ricas nos quedarán bonitas. Reservamos la pulpa y las mitades de la berenjena para añadir al relleno posterior.

Preparación del relleno de carne y verduras:

  1. Para este relleno hemos elegido carne, pero recordad que podéis tunear la receta a vuestro gusto, solo con vegetales también están muy buenas y puedes sustituir la carne por pescado (un buen rape) o marisco. Otras carnes que le van muy bien y le aportan menos calorías son el pollo o unos dados de pavo, haced vuestra propia receta y por supuesto quiero saber el resultado, enviadme un mail por favor.
  2. Picamos las 2 cebollas, los dos puerros, el pimiento rojo y los dientes de ajo, todo bien finito. Pelamos y picamos la zanahoria lo mejor posible, cuanto más finas sean mejor porque se pasarán al hacer la salsa.
  3. En una cazuela grande echamos el aceite de oliva virgen extra e introducimos las cebollas y el puerro, echamos una pizca de sal y dejamos que suden, que suelten agua durante 12 minutos a fuego medio. Añadimos el ajo muy picado, yo suelo emplear el aplastador de ajos de Le Creuset porque no me gusta encontrar luego los trozos. Dejamos que se pase un poco (3 minutos aproximadamente) y echamos las zanahorias y el pimiento rojo. Pochamos todas las verduras a temperatura baja unos 15 minutos que es más o menos el tiempo que van a estar las berenjenas en el agua reposando.
  4. Lavamos y picamos muy bien las setas y las añadimos a la cazuela con el resto de verduras, removemos para integrar bien los sabores, en cinco minutos veremos como habrán soltado todo el agua.
  5. Salpimentamos (sal y pimienta) la carne (en este caso una mixta de cerdo y ternera muy buena de la tienda Carne Villamaría, así queda más jugosa). Echamos la carne picada a la cazuela con las verduras y las especias a elección (un poquito de albahaca, orégano, perejil… lo que más o guste). Sofreímos durante 5-7  minutos a fuego suave, sin dejar de remover.
  6. Añadimos los trozos de la pulpa de berenjena que hemos troceado previamente, el tomate o tomates (en este caso porque eran tipo Cherry) cortados a la mitad y el vaso de vino blanco, en este caso elegí un vino de Rueda muy rico con el que luego seguimos en la comida: Veyovis. Dejamos que se reduzca todo hasta que nos quede una salsa espesa. Aproximadamente unos 10 minutos a fuego suave.
  7. Comprobamos el punto de sal, seguramente no necesita, pero si lo hiciera añadid muy poco más, recordad que hemos añadido sal a las berenjenas, a los vegetales y al final todo termina junto. Además el queso y la bechamel con la que vamos a napar o sellar las berenjenas también llevan algo de sal. Reservamos y dejamos que se enfríe.
  8. Preparamos la bechamel.
  9. Ponemos el horno a 200º para que esté caliente cuando metamos la fuente refractaria con las berenjenas rellenas.
  10. Cuando esté lista la bechamel, rellenamos las berenjenas con el sofrito de carne bien escurrido, con ayuda de una espumadera para que escurra todo el caldo. Este caldo lo dejaremos reducir en un cazo por si queremos adornar el plato, con 5 minutos a fuego fuerte tendremos una salsa espectacular. Rellenamos por encima de cada mitad con dos cucharadas de bechamel generosa, espolvoreamos con el queso que más os guste y gratinamos 5 minutos a 200º. A mí me encanta este tipo de receta, pero el horno hace que la piel de la berenjena quede dura y reseca, por eso lo como todo excepto la piel. Se puede comer perfectamente aunque como alimento nutritivo no tiene mucho aporte, no es como la piel del calabacín o del tomate. Todo depende de vuestros gustos.
  11. Sacamos del horno y montamos el plato con dos mitades, es decir, una berenjena por persona. Acompañad con una ensalada de tomate, le va que ni pintada.

Ahí las tenéis, servidlas bien calientes. Os aseguro que llegan para 6 personas de manera generosa. Por último y como consejo, os recomiendo que hagáis unas cuantas de más. Ya que estáis con el horno encendido y estáis en faena, con aumentar un poco los ingredientes tendréis un plato perfecto para otro día ya que se pueden congelar una vez cocinadas antes de gratinarlas. Cuando os apetezcan sólo tenéis que descongelar, hornear y listas.

Vino recomendado:

Si preparas esta receta para un día especial bien vale un buen blanco. Os recomiendo el mismo vino con el que hemos cocinado la receta ya que me gusta cocinar con el caldo que voy a comer o cenar. Si es un gran reserva del 74 entonces no, pero si es un vino apañado y con buena relación calidad-precio, sin problema. En este caso os presento una gran revelación de la D.O de Rueda:

  • Veyovis Blanco 2011 (D.O. Rueda)“De la zona de Villanueva de Duero en Valladolid se vendimia por la noche, a mono, para mantener la temperatura del fruto a 5º c, las uvas que darán es blanco joven, fresco y muy juvenil. Color amarillo con reflejos metálicos. Aromas de intensidad media, muy limpios y francos, propios de la variedad, pera, lima, flores blancas e hinojo muy sutiles consecuencia de la mimada fermentación, dos meses en contacto con la lías naturales (los restos de las levaduras después de su fermentación). Entrada en boca espectacular, vino goloso, fresco, con tremendo equilibrio ácido-dulce. En boca excelente ataque, se presenta sedoso, glicérico y untuoso, sus 13º se equilibran con una acidez perfectamente integrada. Un buen vino relación calidad-precio que marida perfectamente con esta receta, con vegetales, aunque lleve carne, con arroces y lógicamente con pescados y marisco. De lo que se dejan beber y que invita a un nuevo trago.”

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir