Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Bocata de calamares fritos a la madrileña

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 4 votos
Bocata de calamares fritos a la madrileña

Info.

Ingredientes para Bocata de calamares fritos a la madrileña

  • 800 g de calamares
  • Harina especial para fritura
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 4 panecillos para bocadillo
  • Sal (al gusto)
  • Limón (opcional)

Cómo hacer un bocata de calamares. Para quienes nos lean de lejos, para quienes anden despistados y, en general, para quienes no lo sepan todavía, os contaremos que el bocadillo de calamares fritos es una de las cosas más típicas que uno puede comer en Madrid.

Hay muchos bares que los venden, pero no todos lo saben hacer en condiciones. Lamentablemente. El éxito del bocadillo de calamares madrileño es relativamente reciente, comenzó en los años 60. Pero no ha necesitado de mucho recorrido para convertirse en un clasicazo de la capital y, concretamente, de la zona centro. Los alrededores de la Plaza Mayor y calles no muy lejanas albergan varios de los más afamados bocadillos de calamares de la ciudad. Si estáis por Madrid no dejéis de probar una buena ensaladilla rusa, croquetas, los callos a la madrileña, unos deliciosos soldaditos de pavia, los tradicionales boquerones en vinagre o la tortilla de patata… son parte del famoso tapeo madrileño.

Las tapas son un alimento perfecto para cualquier momento del día: desayuno, almuerzo, comida o cena. Entra tan bien que se puede comer a todas horas y si lo acompañamos de una cerveza fresquita y bien tirada, entonces el gusto está asegurado.

Para que un bocadillo de calamares alcance la categoría de sublime se necesita buena materia prima, es decir, un pan de calidad tipo baguette o barra, de miga tierna y corteza crujiente y unos calamares frescos y de calidad. Podemos condimentar los calamares de un chorrito de limón o acompañarlos de un poco de alioli o mayonesa. Al gusto.

Si visitáis la ciudad, os diremos que es obligado que probéis los bocatas de calamares en algún sitio de confianza. Aunque si os encontráis lejos siempre podéis prepararlos en casa siguiendo nuestra receta y recomendaciones para que os salga de rechupete.

Limpieza de los calamares

  1. Comenzamos limpiando bien los calamares. Para ello, separamos el cuerpo de los tentáculos que reservamos para otra elaboración.
  2. A nosotros nos encanta usarlos en arroces. También enharinados y fritos en abundante aceite y comerlos como tapa con un chorrito de limón. Sea como sea, no los vamos a usar para los bocatas así que los guardamos.
  3. Lavamos los cuerpos y les damos la vuelta dejando el interior en el exterior y viceversa, como si se tratara de un calcetín. Así podemos limpiar bien el interior de cada uno de ellos. Retiramos posibles restos de suciedad, tierra o vísceras.
  4. Escurrimos bien los cuerpos  y los cortamos en anillas del grosor que más os guste. Tened en cuenta que encogen mucho con la fritura, así que no conviene que sean demasiado finas. Nosotros las cortamos de unos 1 cm de grosor aproximadamente.
  5. Salamos al gusto. Reservamos antes de la fritura.

Fritura y presentación del bocata de calamares

  1. Calentamos abundante aceite en una sartén pequeña y honda, rebozamos las anillas en la harina especial para fritura y las freímos a fuego fuerte. Lo hacemos en pequeñas tandas para que no se enfríe el aceite y nos queden demasiado grasos.
  2. Retiramos los calamares fritos con una espumadera y los colocamos dentro de los panecillos que tendremos preparados, previamente cortados a lo largo, sin escurrir ni nada parecido.
  3. Una de las cosas más maravillosas de este bocata es el toque a aceite que coge el pan con los calamares fritos. Así que no nos privemos de ello.
  4. Podemos, como ya hemos dicho, rociar los calamares con un poco de zumo de limón, alioli o mayonesa. Esto va en gustos.
  5. Pero lo que no podemos dejar de hacer en hincarle el diente a “la de ya” porque este bocata no es lo mismo si se come frío.

Os animo a que probéis a hacerlos en casa, el resultado es impresionante. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de este bocata de calamares a la madrileña en este álbum.

Consejos para un bocata de calamares fritos al estilo madrileño de rechupete

  • Para un rebozado hiper crujiente, los calamares tiene que estar bien secos antes de pasarlos por la harina y de ahí, directamente y sin esperar, a la sartén.
  • La temperatura del aceite tiene que rondar los 180º C. Podemos permitirnos que esté un poco más alta, pero no más baja. Cuanto menor es la temperatura, más aceite cogen los calamares y menos tiernos quedan.
  • Los calamares se pueden enharinar simplemente, como hemos hecho nosotros. O rebozar en huevo y harina, a la romana o en tempura.
  • La tempura lleva un rebozado más basto, grueso y graso. Pero si eres de los que gustan de ello pues adelante y a disfrutarlo.
  • A la hora de freír las anillas de calamar enharinadas el aceite salte mucho y ensucia que da gusto. Esto se puede evitar un poco (que no frenar) si remojamos las anillas de calamar en leche una vez limpias. Luego se secan y se procede como explicamos en la receta.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. David Richani dice:

    Excelente receta, es muy sencilla y practica, gracias por darnosla a conocer a todos los amantes de la buena cocina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *