Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Canelones de lacón con grelos

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 1 voto
Canelones de lacón con grelos

Info.

Ingredientes para Canelones de lacón con grelos

  • 18 canelones
  • 300 gr. de lacón
  • 200 gr. de grelos
  • 100 ml. de caldo de cocción (o agua)
  • 1 cebolla grande
  • 1 tomate grande maduro
  • 100 gr. de queso para gratinar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra (al gusto)
  • Para la bechamel: 500 ml. de leche entera Central Lechera Asturiana
  • 60 gr. de harina
  • 80 gr. de mantequilla Central Lechera Asturiana
  • Nuez moscada y sal (al gusto)

Una de las cosas que os comento con frecuencia es que “hay aún vida después de una buena receta”. Me refiero al aprovechamiento de las sobras de nuestras comidas/cenas, con las que podemos crear nuevas recetas tan ricas y buenas como la original. Una fórmula perfecta para esto son las pastas rellenables, como una lasaña o canelones. Está demostrado que un plato de pasta tiene un éxito asegurado en la mesa, así que vamos a aprovecharlo.

Hoy me he decidido por estos canelones rellenos de lacón con grelos. Me he venido de Galicia con un “tupper” lleno de las sobras de la comida familiar del domingo, en casa de mi madre. Ella prepara este plato como nadie, y he querido darle una segunda oportunidad a lo sobrante. En los meses de frío, en Galicia, las cocinas se llenan de platos tan tradicionales como el cocido y el lacón, sobre todo en las celebraciones de los domingos, cuando se juntan las familias alrededor de una mesa.

Muchos consideran el Lacón con grelos como el “hermano pequeño” del cocido gallego. Supongo que se basan en la menor cantidad de ingredientes que conlleva, porque a mi entender, este plato bien preparado y con producto de calidad es comparable a cualquier plato de categoría. En 1973, el gran maestro Álvaro Cunqueiro, en su conocido libro “A Cociña Galega”, comenta algunos aspectos sobre este plato tan típico de Galicia:

 “Ya sé que con el lacón acostumbran a servirse grelos, patatas y chorizos. En la tradición germánica, los codillos de cerdo van al plato solamente con verdura. El lacón, entiendo yo, debe ir solo, y no demasiado cocido, con los grelos. Al cocer estos, ha de estar la tartera destapada, y conviene remover despacio, con una espumadera, oreándolos, y así conservarán un verde más lucido”

“Hay muchos que prefieren el lacón cocido frío, cortado en lonchas delgadas. ¡Si lográsemos que lo sirvieran así, con un puré de castañas! También se hace lacón cocido, deshuesado y prensado. También, ya prensado, se puede mechar y trufar, que es receta muy del señorío del lugués. También se asa el lacón. Hay que adobarlo bien, con orégano, con pimienta. Lacón de la matanza, claro, que no ha ido a la sal.”

Ya sé que cualquier receta de canelones lleva su tiempo prepararla, pero bien merece la pena llevar el trabajo de prepararlos. La calidad de los ingredientes es muy importante, tampoco los rellenéis con cualquier cosa, un buen cocido también sirve. La bechamel sale perfecta con los pasos que os presento. Una crema suave y cremosa con la leche que compramos siempre en casa, os recomiendo la leche entera de Central Lechera Asturiana, para aportar sabor y ese punto crema y una mantequilla que le da el punto perfecto para preparar la roux y que ligue perfectamente la mezcla. Cualquier relleno que nos guste, añadido a una bechamel y el queso gratinado, es un placer culinario que bien os merecéis.

Antes de cocinar los canelones

  1. Comenzamos por preparar las partes sobrantes, que formarán el relleno. Troceamos  (a cuchillo) los restos del Lacón, y reservamos.
  2. Picamos la cebolla en ‘brunoise’ pequeña. Lavamos el tomate, y los cortamos en pequeños dados. En una sartén con una lámina de aceite de oliva, echamos primero la cebolla y sofreímos 2/3 min. A continuación el tomate y continuamos cocinando otros 5 min.
  3. Es el turno del lacón. Lo añadimos al resto, removemos y seguimos a fuego medio otros 5/6 minutos.
  4. La carne irá soltando parte de su grasa. Vertemos el caldo, y dejamos que reduzca. De esta manera nuestro relleno tendrá un intenso sabor.
  5. Hemos dejado los grelos para el final, ya que no necesiten mucho más de preparación.
  6. Los troceamos un poco, añadimos a la sartén y mezclamos. Una vez terminado, vamos a dejarlo enfriar para cuando llegue el momento de rellenar los canelones.

La bechamel y los canelones

  1. En esta receta lo mejor es hacer una bechamel ligera, que podréis preparar fácilmente siguiendo las indicaciones que ya tenemos en el blog.
  2. Vuelvo a insistir, que en recetas de canelones y lasaña, el relleno siempre va antes que la pasta. Para la pasta, lo más cómoda es comprar placas de canelones para cocer o incluso unas que ya vienen precocinadas.
  3. Si compráis de las primeras, debéis cocer la pasta en abundante agua (1 litro por cada 80 gr.). Cuando comience a hervir, añadimos un puñado generoso de sal y seguidamente los canelones en 2 tandas (mitad y mitad). Así se cocinarán mejor y no se pegarán.
  4. Respetad los tiempos de cocción que marca el fabricante. Una vez cocidos, los retiramos, escurrimos y reservamos sobre un paño seco, para que se enfríen.
  5. Con la segunda opción, usando pasta precocinada, basta con seguir las instrucciones del fabricante. Por lo general hay que sumergirlos en agua bien caliente durante unos 20 minutos. Es importante que los remováis de vez en cuando,  para evitar que se peguen.

El montaje y horneado

  1. Con el relleno y la pasta fríos, procedemos a rellenarla y montar el plato. Con la ayuda de una cuchara, sin prisas y de manera cuidadosa, vamos colocando un poco de relleno en el centro de cada placa de pasta. Enrollamos y reservamos.
  2. Escogemos una fuente para horno, con un poco de altura, que nos quepan dos pisos de canelones. Primero, extendemos una fina capa de bechamel en la base. Colocamos los canelones, de manera que dejemos algo de espacio entre ellos.
  3. Ponemos a precalentar el horno: 10 minutos, a 200ºC.
  4. Terminada la primera tanda, vertemos por encima de los canelones una capa de bechamel,  cubriendo por completo. Esparcimos algo de queso para gratinar en la parte superior. Repetimos el proceso con la segunda tanda de canelones. Terminamos con bechamel y esta vez con abundante queso para gratinar.
  5. Horneamos en dos tiempos. Primero 15 minutos a 200ºC, y después 5 minutos más con la función grill activada, para que se dore y gratine el queso. De todas maneras controlad la potencia de vuestro horno, no se vaya a quemar demasiado.
  6. Retiramos la bandeja del horno y dejamos reposar. El plato sale muy caliente, así que lo aconsejable es que durante unos 5 minutos lo dejemos que se asiente y coja consistencia. Así también podremos cortar las raciones sin miedo a que se desmoronen los canelones.

Una receta deliciosa donde aprovechamos los restos de un lacón con grelos o un cocido, el reciclaje total. Se pueden hacer platos increíbles con las sobras de un pollo asado, un asado de carne o un guiso, ideas miles, aquí tenéis una, aunque también se pueden hacer unas croquetas o incluso un arroz. Espero que os guste y os animéis con esta receta gallega e italiana a la vez.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *