Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Cervezas Grimbergen y el Ave Fénix

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos

Variedades de GrimbergenDesde la universidad siempre he sido consumidor, yo diría social, de cerveza. Y una de las que teníamos en el ranking de buenas, buenísimas los amigos Jose&Suso eran las Grimbergen. Así que cuando me invitaron a la presentación de Grimbergen no me lo podía perder, además de catar con maridaje sus distintas cervezas, con su toque, double, blonde y blanche, nos explicaron una pequeña historia. A través de las sabias palabras del Abad Erik y el Padre Karel pudimos saber de primera mano los secretos de esta marca.

El símbolo de Grimbergen es el Ave Fénix, el escudo emblemático. Nos dijeron que todo viene porque la abadía belga ha sido destruida 3 veces en su historia y las tres ha vuelto a ser reconstruida, renaciendo de las cenizas como el Ave Fénix. Como muchos cerveceros ya conocen se refleja en el lema “ardet nec consumitur”, quemada, pero no destruida, junto con el Fénix que resurge entre las llamas, siempre presentes en las etiquetas de la marca desde hace varias décadas.

La abadía fue construída en 1128 y rehabilitada varias veces tras su devastación en incendios y otras penalidades. Así que han empleado con buen argumento comercial para el evento, el renacer de esta cerveza. Hoy siguen elaborando estas cervezas de abadía con la tradición de siempre, con un toque de modernidad para mejorar (un poco más) su proceso de su elaboración.

A primera vista puede parecer un poco extraña cualquier relación entre monjes y medievo con la cerveza. Esta bebida se empezó a elaborar en la Edad Media dado que el agua era imposible de beber y tenían que hervirla, es cierto que muchas veces una cerveza era el único alimento que  tomaban al día, el pan líquido. Este proceso lo llevaban a cabo con otros productos como el trigo o cebada. Así que las abadías, que por aquel entonces eran dueñas de los campos, fueron quienes vieron su nacimiento. Obviamente, los modos de producción se han modernizado, pero la esencia de la cerveza de la Abadía de Grimbergen permanece intacta. De hecho, en los años 50 las viejas recetas de cerveza de los monjes norbertinos fueron recuperadas y volvieron a ser comercializadas.

Grimbergen cerveza Con esta introducción os presento tres variedades que podemos encontrar en España son la Double, Blonde (cerveza rubia) y Blanche, en ocasiones especiales también la Optimo Bruno. Las 3 las distribuye el grupo San Miguel-Mahou y os voy a contar un poquito qué son y sus características, aunque podéis ampliar la información facebook Grimbergen

No se si sois o no cerveceros pero en España el consumo de este tipo de bebida está creciendo como la espuma, se deja atrás la moda de los G&T,s para volver a la cerveza de siempre. Pero aunque todos tenemos una cerveza preferida, debemos probar otras cervezas y así tener una visión más global para mejorar nuestro gusto. No dejéis de leer las cervezas que pudimos catar para que os animéis a probarlas. ¿Cuál es o será la que más os guste?

La Grimbergen Double-Ambrée, que no es una cerveza de doble fermentación sino una cerveza con doble gusto y doble calidad. El origen de la confusión viene de que en tiempos, las cervezas de abadía no pagaban impuestos por lo que los monjes tenían más margen y podían comprar los mejores ingredientes para hacer sus preparaciones.

Los que la probaban entonces decían que era una cerveza doblemente sabrosa, y de ahí quedó ese nombre. La espuma de la Grimbergen Double-Ambree es cremosa y densa con un color similar a la crema de café único. En nariz huele a caramelo y regaliz y en boca, aporta una mezcla equilibrada y agradable de la amargos, tostados y regaliz, con un sabor afrutado de pasas. Una amargura que tiende a ser suave

Esta cerveza es buena para acompañar las carnes y aves, incluso pescados azules que por su sabor tostado que recuerda al caramelo. Muy recomendable por ejemplo para una carne cocinada con la propia cerveza, que en nuestro país podría ser el solomillo de cerdo ibérico. También casa se podría acompañar perfectamente por una tabla de embutidos o por quesos curados.

foto 3 La Grimbergen Blonde es una cerveza rubia más sencilla, llena de matices frutales, que recuerdan a la frutas blancas como la manzana o las peras. Una cerveza joven, con poco tiempo de maduración, de color dorado y aspecto cristalino, presenta una espuma blanca con buena retención y encaje belga, de carbonatación alta. Maridada con una pastela marroquí de pasas, almendras y miel, que eliminaba la acidez a la cerveza, haciendo más cremosa la sensación en boca y realzando el alcohol en el gusto final.

Una clásica Smooth Blonde Ale con toques muy ricos, con sabor a frutas maduras como la piña y notas especiadas de clavo, regaliz y malta ahumada. Cuando la servimos nos encontramos con una espuma densa y abundante con una buena persistencia, además de pequeñas burbujas y un color cremoso. Y al final no dará sabores dulces y amargos, que hace de esta cerveza una sorpresa.

Perfecta para acompañar con pescados de todo tipo y anchoas, platos de marisco y similares. Recuerda que para tomar esta cerveza y apreciar todos sus matices no se debe tomar muy fría.

foto 4La Grimbergen Blanche es la variedad más clara y para su elaboración, se utiliza el grano de trigo. Una cerveza al estilo típico de Bélgica, blanca hecha con un porcentaje de grano de trigo, cilantro y cítricos, que se perciben en aroma como pan. Es la más suave, fresca y tiene ligeros toques picantes, con una burbuja fina y con un color amarillo claro. Huele a frutas cítricas y tiene ese toque a cilantro que me encanta, me recuerda un poco a las cervezas asiáticas a las que soy tan aficionado. Va genial para acompañar platos de pescado y sobre todo de marisco.

Tras la presentación de las cervezas y una cata maridada con recomendaciones para cada cerveza. Nos tenían preparada una sorpresa final, nos invitaron a acercarnos a una biblioteca que había instalada en el fondo de la sala, que representaba el legado literario que posee la abadía y que como bien indicaron, hace que esta cerveza sea rica en sabor y rica en historia. Para nuestra sorpresa las estanterías comenzaron a moverse, cuando el Abada Erik cogió uno de los libros, dejando escapar una nube de humo tras la que desaparecieron los dos monjes, invitándonos a seguirlos al interior de lo que era una discoteca en sí misma, una barra con dos grifos y dos camareros nos esperaban al fondo, luces de colores y música al máximo de volumen. Un momento perfecto para disfrutar de una Double y comentar esta experiencia con cervezas Grimbergen. Podéis ver todas las fotos de este evento en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *