Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Cómo pelar tomates de manera sencilla

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos

Info.

Ingredientes para Cómo pelar tomates de manera sencilla

  • 1 k. de tomates
  • Agua fría y agua caliente
  • 1 cuchillo afilado

Estamos en plena temporada de tomates y al mail me llegan un montón de dudas, la mayoría pidiéndome un vídeo de como pelar tomates. Ya lo hemos publicado en Youtube pero hoy lo explico como es habitual en el blog. El tomate es un alimento muy popular en el sur de Europa, se emplea en infinidad de platos y es fácil combinarlo con otros alimentos. Si el tomate es de calidad nos encontramos con platos casi gourmet, muy sencillos. En casa no hay nada que nos guste tanto como una sencilla ensalada de tomate con queso fresco, por no hablar de las innumerables salsas que podemos hacer con él.

Aunque siempre os recomiendo que comáis frutas y verduras con su piel en la medida de lo posible, hay platos que agradecen su ausencia como es el caso del tomate, que en ciertas preparaciones, una vez pelado resulta mucho más fácil de comer. En muchas ocasiones me habréis escuchado con este último ingrediente que no hace falta pelarlo, como en el caso del gazpacho o el salmorejo. Normalmente no le quito la piel pues la batidora de vaso que empleo es bastante potente y no queda ningún indicio de la moleta piel, pero si empleáis una batidora normal deberías pelarlos.

En otras muchas de las recetas del blog cocino con el tomate sin piel, como en la salsa arrabiatta y en la mayoría de las ensaladas de tomate, sobre todo fuera de temporada, ya que tiene la piel más dura. Otras elaboraciones que a menudo requieren pelar los tomates son las salsas que no se pasan por el pasapurés o por la batidora, como la boloñesa o la clásica salsa de tomate y en los acompañamientos de un ceviche, guacamole o ensaladas de pasta o arroz. También lo habéis visto en alguna de las salsas vinagretas de las ensaladas o para aromatizar algún guiso o sopa.

Otro ejemplo donde debemos pelar el tomate es cuando cortamos en concassé o concasser. Una forma de trocear el ingrediente de en cuadraditos de un tamaño aproximado de 0,5 centímetros de lado y sin piel ni pepitas, por lo que es un corte de tamaño superior al denominado brunoise. Este tipo de corte se suele emplear para preparar salsas, ensaladas, tortillas, pizzas o aperitivos.

Pelar tomates no es una tarea muy agradable. Si utilizamos el cuchillo siempre se pierde pulpa y también mucho tiempo. La manera más fácil de hacerlo es escaldándolos en agua hirviendo durante unos segundos.

Cómo pelar los tomates

  1. Ponemos un cazo o cazuela con agua y subimos la temperatura al máximo hasta que llegue a ebullición. Dejamos un tupper o bol grande con agua en la nevera y si tenéis sitio en el congelar, necesitamos que el agua esté bien fría. Otra opción sería poner el agua con cubitos de hielo. El contraste entre el agua caliente y el agua fría hace que la piel del tomate se separe de la carne. Por eso es muy importante que ese contraste sea muy brusco y por eso debemos asegurarnos de que el agua caliente esté hirviendo y de que el agua fría esté helada.
  2. Mientras se calienta el agua colocamos los tomates en una tabla y aplicamos un corte en cruz sobre la base del tomate. El corte debe ser lo más superficial posible, si cortamos sólo la piel mejor pero si se te va un poquito el cuchillo para la carne del tomate tampoco pasa nada.
  3. Cuando el agua esté a tope de temperatura y salgan todas las burbujas añadimos los tomates y los dejamos en el agua hirviendo 20-30 segundos. Hay que ser muy preciso al controlar el tiempo, ya que de lo contrario la parte superficial del tomate quedaría cocinada. Los sacamos con una espumadera al bol con el agua fría y los dejamos un rato hasta que pierdan temperatura, con 2 minutos será más que suficiente.
  4. Sacamos los tomates del agua fría y separamos por donde vemos que la piel se ha abierto, sólo tenemos que tirar de ella quitarla totalmente. De este modo ya tienes los tomates totalmente pelados. Sólo quedaría quitarle la parte dura del medio y los tendríamos listos para cocinar.

Si vamos a utilizarlos para una ensalada no os olvidéis de hacer este proceso antes, dejad los tomates en la nevera para que se enfríen adecuadamente antes de comerlos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *