Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Cómo preparar la mejor pizza casera

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 4/5
  • 11 votos
Cómo preparar la mejor pizza casera

Info.

Ingredientes para Cómo preparar la mejor pizza casera

  • Un bol/cuenco grande
  • Una báscula o un medidor de cantidades
  • Plástico film
  • Un paño limpio
  • Papel de hornear
  • Ingredientes básicos: harina, agua, levadura, sal y aceite de oliva virgen extra.
  • Para ser más “profesionales”, vendría bien una rasqueta/cortador de masa (suele ser de plástico, muy barata), un pulverizador de aceite y para el horneado, una piedra de hornear, que nos ayudará a aumentar la temperatura que reciba la masa.

Esta es la guía definitiva para hacer una buena pizza casera ¡Porque hacer una buena pizza casera es posible! Y ya todos estaréis pensando en que la clave está en la masa de pizza. Pues es un punto importante, eso seguro, pero hay otros aspectos a tener en cuenta para que nuestra pizza casera resulte excelente.

Hay pizzas muy buenas que podemos comprar en pizzerías o restaurantes, pero no hay nada como hacerla en casa, con  los ingredientes que más nos gustan. Dentro de las limitaciones, ya que utilizaremos un horno convencional, sí es posible aproximarnos a las pizzas que nos pueden servir en Trattorias/Pizzerías especializadas.  Como hemos dicho, la masa es fundamental, y para hacerla en condiciones necesitamos tomárnoslo con calma. Una de las recetas más visitadas del blog es la de Masa para pizza italiana , la cual he ido perfeccionando a medida que he preparado pizzas en casa.

Mi receta de masa de pizza me la enseñó a preparar mi buen amigo italiano Aldo, y desde aquellas ha cambiado la manera de hacerla y hemos disfrutado de auténticas pizzas estilo italiano. Vamos entonces con esta Guía, que espero os ayude en esta tarea y no morir en el intento.    

Antes de nada, un poco de planificación

Preparar una buena pizza en casa no puede ser motivo de la improvisación o de un impulso. Es necesario decidir con tiempo cuando la vamos a degustar, que ingredientes vamos a utilizar y también cuantos comensales vamos a ser.

Tened en cuenta que el proceso de amasado y levedado de la masa os llevará al menos 2 horas, por lo que no os recomiendo andar con prisas. Por lo tanto, dejad los antojos repentinos para otro momento y planificad con un tiempo prudencial vuestra pizza casera.

En Recetas de Rechupete podéis consultar:

Como preparar Masa para Pizza italiana. Receta paso a paso

Qué materiales vamos a necesitar

En principio no necesitaremos nada muy específico. Con los utensilios que solemos tener en casa podremos salir airosos. Y el horno, pues con el convencional también nos apañaremos.

Una lista básica de necesidades sería:

  • Un bol/cuenco grande
  • Una báscula o un medidor de cantidades
  • Plástico film
  • Un paño limpio
  • Papel de hornear
  • Para ser más “profesionales”, vendría bien una rasqueta/cortador de masa (suele ser de plástico, muy barata), un pulverizador de aceite y para el horneado, una piedra de hornear, que nos ayudará a aumentar la temperatura que reciba la masa.

Los ingredientes básicos para la pizza

La masa de pizza se prepara con ingredientes muy básicos, que tenemos siempre en casa: harina, agua, levadura, sal y aceite de oliva virgen extra.

  1. La calidad y “fuerza” de la harina es un punto clave. Entre una y otra marca hay grandes diferencias, por lo que en la medida de lo posible, intentad usar una harina de fuerza de calidad. Yo siempre uso la del Amasadero, es garantía de éxito.
  2. Estas harinas “de fuerza”, con más aporte de gluten, van a favorecer el manejo de la masa, que será más elástica, tierna y suave. También son adecuadas para el correcto crecimiento de la masa en el proceso de reposo o levedado. Las harinas convencionales, más flojas, nos darán peores resultados.
  3. En casa podéis experimentar con una mezcla de harinas, utilizando un 10% de harina integral o de otro tipo, para darle un toque personalizado.
  4. En cuanto a la levadura, se puede usar seca de panadería o fresca, aunque siempre respetando las proporciones adecuadas: para 1 kilo de harina de fuerza, se usarán 8 gr. de levadura seca o 25 gr. de la fresca.

Importante: para la masa de pizza, no utilicéis levaduras químicas en polvo (tipo Royal). Éstas son gasificantes, y solo actúan en el proceso de horneado, por lo que la masa no crecerá durante el reposado. Esto es perfecto para bizcochos, pero no para masas.

  • El agua influirá en el sabor de la masa, por lo que si el agua que tenéis en casa no os convence o tiene algún tipo de sabor, lo recomendable es emplear agua mineral embotellada.
  • Finalmente, el aceite mejor de calidad, que sea de oliva y virgen extra. Le aportará un sabor suave y especial a la masa.

Nos ponemos manos a la masa

  1. La superficie de trabajo debe de ser amplia, estar limpia y despejada de elementos que no vayamos a necesitar. Tened todos los ingredientes y utensilios bien a mano. Un mesado de mármol, piedra o similar, es la superficie perfecta para preparar nuestra masa.
  2. Antes de comenzar, leemos bien los pasos a seguir, para no ir luego improvisando sobre la marcha. Pesamos todos los ingredientes y los disponemos en la zona de trabajo.
  3. El primer paso es siempre disponer la harina en un bol grande, hacemos un hueco en el medio,  y vertemos el agua más la levadura disuelta. A continuación el aceite, y finalmente la sal. Mezclamos con una cuchara, sin amasar y tapamos con film transparente
  4. Si no vamos a trabajar con ella al momento, podemos dejarla en la nevera, entre 1 y 3 horas, para que vaya “engordando”. Si estamos en verano o en una zona cálida, bastará con una hora. Cuando se acerque el momento de trabajarla, sacarla un tiempo antes del frío, para que coja temperatura ambiente.
  5. Volviendo al punto anterior, seguimos removiendo con la cuchara, hasta que comprobamos como va cogiendo cuerpo. Una mezcla pegajosa pero con cierta firmeza.
  6. Echamos bastante harina en la encimera, sacamos la masa del bol y la trabajaremos con las manos. Para que no se nos pegue demasiado, podéis mojar las manos con agua fría.
  7. Comenzamos a amasar con las manos. La estiraremos como un churro, y luego la retorcemos en espiral varias veces. Volvemos a juntar y repetimos el proceso. Poco a poco la masa irá cogiendo elasticidad y será más manejable.
  8. Durante el proceso, añadiremos un poco de harina, según nos la pida la masa. Pero tampoco se debe de abusar, con unos 100 gr. a mayores nos llegará para trabajar la masa de 1 kilo. La medid correcta diría que es “hasta que la harina no se pegue a las manos”.
  9. Amasamos durante 10/12 minutos, hasta que comprobamos que la masa es homogénea y elástica. Hacemos una bola, y la pasamos de nuevo al bol, que previamente enharinamos. Tapad con un paño limpio (de algodón) y dejad reposar al menos 1 hora, hasta que aumente el doble su tamaño.
  10. Para saber en qué momento está lista, yo utilizo el siguiente truco: presiono la masa con un dedo, y si vuelve a su posición original, significa que la masa está en su punto para preparar la pizza.
  11. Con las cantidades que tengo en mi receta de Masa de Pizza os dará para varias unidades. Por ejemplo, con una bola de 250 gr. os da para una pizza para 2 personas.  La masa puede congelarse sin problema. Envolvedla en film transparente, y descongeladla 24h antes, cuando queráis utilizarla.
  12. Cuando vayáis a estirar la masa, no utilicéis el rodillo. Enharinad bien las manos y estirad la masa con la ayuda de las palmas, con cuidado de no romperla. Poco a poco le daréis la forma redonda (o cuadrada), y con los dedos se contorna con un borde. Para los más avezados, podéis probad a lanzar la masa hacia arriba y volver a recogerla con los puños, al puro estilo de una auténtica pizzería.

No dejéis de preparar alguna de las recetas de pizza casera que tenemos en el blog, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de la masa de pizza en este álbum, no os perdáis detalle y os saldrá perfecto.

La cobertura de la masa de pizza

  1. Mientras nuestra masa crece durante la fermentación, es momento de ir preparando los ingredientes que vamos a utilizar en nuestra pizza. Necesitamos hacer una “mise en place” que nos permita luego completar la pizza sin demoras.
  2. Elegidos los ingredientes, los lavaremos y cortaremos, según sea necesario. La calidad de los mismos será importante para el resultado final. Escoged combinaciones de ingredientes que casen bien entre ellos, y no utilicéis demasiados. Mi recomendación es no emplear más de 4/5 ingredientes para la cobertura.
  3. Sobre la masa irá una base de salsa de tomate, preferiblemente casero, que extenderemos uniformemente por toda la superficie. Sobre el tomate, repartiremos el queso, en porciones o desmenuzado. Usaremos mozzarella fresca, que se puede combinar con otros tipos de queso: parmesano, gorgonzola, ricota, queso manchego, Arzúa-Ulloa, etc.
  4. A continuación dispondremos el resto de ingredientes, repartidos por igual, por toda la pizza. Una buena elección es incorporar hierbas aromáticas frescas, como la albahaca o el romero. Le darán a nuestra pizza un toque especial.
  5. Enharinamos la bandeja del horno y colocamos la pizza sobre ella. También podéis colocar un papel de horno, de esta manera será más fácil retirar la pizza.

El horneado de la pizza

  1. Como vamos a tener que cocinar con el horno convencional de casa, tendremos que crear las condiciones más parecidas a un horno de pizzería, y así tener éxito con la pizza. Un horno de ese tipo alcanza sobre 300-350º C y el de casa no suele pasar de 250º C.
  2. Pondremos a precalentar, a la máxima potencia (pero no grill), con la función calor arriba/abajo, unos 15/20 minutos. Si tenéis una piedra de hornear, introducirla mientras se calienta el horno.
  3. Colocaremos la bandeja en la parte central del horno, con la pizza sobre ella. Hornearemos unos 8/10 minutos a 250º C. En este tiempo deberíamos de tenerla lista, aunque puede variar en función del grosor de la masa o lo que “apure” vuestro horno. Tened en cuenta que muchos “mienten” y no dan la temperatura real que marcamos en el termostato.
  4. Un truco para comprobar que nuestra pizza está en su punto, es levantar la base con una espátula (o similar). Si vemos que el fondo está comenzando a tostarse/dorarse, significa que la pizza ya está lista para retirar del horno.
  5. Una vez fuera, la dejamos reposar unos minutos. Para no quemarnos al degustarla y para que los ingredientes de la cobertura se asienten con la base de queso y tomate.
  6. Con todo  lo que hemos tratado queda bien claro que hacer una buena pizza casera es posible, aunque tampoco hay que dejarlo  todo a la improvisación. La recomendación final es que  cojáis una cervecita bien fresquita y disfrutéis de vuestra señora Pizza. Seguro que estará de rechupete.

Top 5 de recetas de pizza casera en Recetas de Rechupete

Pizza casera cuatro quesos

Pizza Caprichosa

Pizza Napolitana

Pizza vegetal

Pizza de lacón con grelos y queso Arzúa-Ulloa

Para la base de la pizza, mi receta especial de Salsa de Tomate frito casero

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. victoria eugenia dice:

    la masa quedo perfecta ,gracias

  2. Jon dice:

    Hola Alfonso,
    ¿Cómo debería hacer para preparar la masa el día previo a cocinarla y que se conserve correctamente?
    ¿La dejo fermentar a temperatura ambiente unas horas y luego la guardo envuelta en film en la nevera?

    • Alfonso dice:

      Hola Jon! Lo mejor es dejar que fermente durante una hora. Luego la vuelves a amasar para quitar todo el aire y haces las porciones para cada pizza. Con esta receta te salen 2 pizzas grandes. Y luego la metes en la nevera todo el día, sin problema. En un plato con papel film que lo proteja.
      En la nevera seguirá fermentando poco a poco, aunque esté en frío. Cuando vayas a hacer la pizza, la sacas de la nevera (la porción que vayas a emplear) y la dejas reposar 1 hora a temperatura ambiente.
      También puedes congelarla, todo igual pero tienes que descongelar en la nevera. Espero que te haya servido de ayuda y por supuesto, buena pizza!!

  3. Natividad dice:

    hola,,,,,tengo una duda, ¿esta masa no necesita un toque de azucar¿

  4. Antonio dice:

    Hola, sigo teniendo una duda con la cantidad de aceite para un kilo de harina ¿Cuánto lleva por fin? Gracias

    • Alfonso dice:

      Hola Antonio! Esta es la receta que suelo trabajar en casa:
      1 kg de harina de trigo de fuerza
      560 ml litro de agua fría
      25 gr. de sal
      25 ml de aceite de oliva virgen extra
      14 gr. de levadura fresca de panadero o bien levadura en grano liofilizada de panadería (4-5 g)

  5. Luis dice:

    Excelente receta l
    Solo que tengo una duda en hornos caseros donde el calor es en la parte de abajo es posible hacer esta receta y cual seria la forma correcta

    • Alfonso dice:

      Hola Luis! No quedaría igual, el horno necesita todo el calor (la parte de arriba también). No llegaría a gratinar la parte superior de la pizza. Estoy seguro que de sabor te va a quedar muy rica pero no con el resultado esperado. ¿Has probado la pizza a la sartén?

  6. patito dice:

    Hola Mr. Alfonso. gracias por compartir esta receta de masa para pizza. Otro preparado que me gusta…Hace tiempo que traigo en mente hacer pizza…hasta compre algún librito. Pero no lo he hecho. Hoy que veo esta sección, me ha animado.
    Saludos desde la ciudad capital de México….recién bautizada: Cd. de Méxio.

  7. Ana dice:

    Hola Alfonso, me he animado a hacer la masa de pizza, un éxito, tengo que mejorar el punto de cocción, pero para la próxima. Gracias por tus recetas, y sobre todo tus comentarios, para mi son de gran ayuda para personas como yo, que queremos crecer como cocineros. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *