Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Croquetas caseras de jamón

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.7/5
  • 19 votos
Croquetas caseras de jamón

Info.

Ingredientes para Croquetas caseras de jamón

  • ½ l. de leche entera
  • 200 ml de caldo de cocido o carne
  • 1 cebolla mediana
  • 250 gr de jamón serrano picado finamente
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 5 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de almidón de maíz
  • Sal y nuez moscada (al gusto)
  • Pan rallado y 2 huevos para rebozar las croquetas
  • Aceite de oliva virgen extra (fritura)

Cómo preparar unas croquetas de jamón. El mejor consejo para hacer unas croquetas de campeonato es “tener paciencia y una muñeca potente para remover”.

Esta receta de aperitivo que os propongo es la que hemos comido en casa siempre. Mi abuela, una de las mejores cocineras que haya conocido, tenía varias especialidades, entre las que destacaban las croquetas y la leche frita. Hoy cocinamos “croquetas de jamón”, receta de mi abuela.

Aunque se trata de un plato de aprovechamiento, es decir, para dar uso a las sobras, su origen es mucho más exquisito. De hecho, en la actualidad los grandes cocineros lo utilizan para dar forma a muchas de sus genialidades culinarias. Allá por el año 1690, en tierras francesas, el cocinero de Luis XIV dejó constancia de esta receta, que combinaba trufa, mollejas y crema de queso, “la croquette”.

En España modificamos un poco este preciado bocado, convirtiéndolo en lo que hoy conocemos y encontramos en cualquier restaurante. En mi casa, la croqueta, es la reina de las sobras. ¡Qué sobra merluza, pues croquetas!; ¡qué sobra carne de cocido, pues croquetas!

Quizás hablar de las mejores croquetas es como hacerlo de la mejor tortilla de patata. No voy a presentaros una receta de la mejor croqueta de jamón que hayáis probado nunca. Una única y universal, está claro que esta es mi receta, la de casa que me enseñó mi madre. Yo sólo aporto una más y espero que os gusten.

Esta es después de varios años una croqueta equilibrada, una bechamel suave para una masa suave y sabrosa y terminar con un rebozado crujiente. Si queréis aportar vuestro punto de vista, no dejéis de enviarme un mail, iremos mejorando la receta entre todos, unas croquetas de rechupete.

Preparación de la base de las croquetas de jamón

  1. Picamos la cebolla muy pequeña (o pasamos por la picadora). El objetivo es que casi no se note al morder, aunque si os gusta con tropezones de jamón, no piquéis el jamón, cortadlo a mano muy fino. Reservamos.
  2. Picamos el jamón o si lo preferís podéis comprar jamón serrano en virutas. Reservamos.
  3. En una sartén grande, ponemos una cucharada colmada de mantequilla y dos cucharadas colmadas de aceite de oliva virgen extra. Añadimos la cebolla y la ponemos a pochar a fuego muy bajo.
  4. A continuación añadimos el jamón picado y rehogamos 1 minuto o dos, hasta que se integren bien los ingredientes.
  5. Continuamos con el fuego bajo (3 o 4 de mi inducción) y añadimos la harina para tostarla, removiendo sin parar para que no se queme.
  6. Inmediatamente después vertemos, poco a poco, la leche sin dejar de remover. Disolvemos la maicena con el caldo y lo agregamos a la bechamel. Si no quieres añadir caldo de cocido, incrementad la cantidad de leche en la misma proporción.
  7. Seguimos removiendo y añadimos una pizca de nuez moscada. Yo le añado pizca y media, porque me gusta mucho esta especia y un poco de sal al gusto (cuidado que el jamón ya es muy salado).
  8. Cuando la masa se despegue de los laterales de la sartén, la pasamos a una fuente grande y dejamos que se enfríe.
  9. Para que la masa quede bien, hay que tener paciencia y remover mucho tiempo. Hasta que se despegue de los bordes al pasar el cucharón.

Rebozado y fritura de las croquetas de jamón

  1. Una vez fría tapamos la fuente con film y la dejamos en la nevera hasta el día siguiente (24 horas aproximadamente). Es importante que no pongáis el film inmediatamente. Para evitar que salgan gotas por el calor y el vapor.
  2. Pasadas las 24 horas, comenzamos a dar forma a las croquetas, este es quizás mi secreto, el reposo, así la masa quedará más consistente al rebozar.
  3. Si tenéis mucha prisa o son para el mismo día. Podéis emplear el congelador para que enfríen rápido y sean más sencillas a la hora de manipular.
  4. Batimos dos huevos en un plato hondo y ponemos abundante pan rallado en un plato liso. Preparamos en boles los ingredientes para el rebozado, los huevos batidos y el pan rallado.
  5. Formamos la forma deseada para las croquetas, en casa nos ayudamos de una cuchara. Para bolear las croquetas con la mano, lo mejor es untarlas con un poquito de aceite para que no se nos pegue la masa.
  6. Cogemos una porción de masa y le damos la forma deseada. Alargadas o en forma de bolitas y las pasamos, inicialmente por pan rallado.
  7. Sumergimos cada bolita de croqueta en el huevo batido y luego, bien escurridas. Las rebozamos con el pan rallado.
  8. Para conseguir una corteza exterior bien crujiente o aconsejo que repitáis la operación bañando cada croqueta de nuevo en huevo y pasándola por segunda vez por el pan rallado.
  9. Calentamos en una sartén honda una buena cantidad de aceite suave para freír y, una vez caliente vamos friendo las croquetas.
  10. Tenemos que tener la precaución de ir bañando las croquetas con el aceite por su cara superior mientras se van friendo. Así evitaremos que se nos abran y les salga el relleno.
  11. Reservamos sobre un papel absorbente, y así quitaremos el sobrante de aceite.

Consejos y recomendaciones para unas croquetas de jamón perfectas

  • Con las cantidades que os he puesto al principio. Os saldrán unas 20 croquetas, en función del tamaño que les deis. Si duplicáis la medida, podéis congelar unas cuantas (siempre sin freír) y así las tendréis disponibles para cualquier día.
  • Si no vais a hacer todas, preparad tuppers y al congelador. Para congelar las croquetas, colócalas en una fuente (sin amontonar).
  • Mételas en el congelador y al cabo de 12 horas cuando estén como piedras, sepáralas y consérvalas en una bolsa de plástico limpia y cerrada.
  • Para freírlas no es necesario descongelarlas. Se fríen en aceite muy caliente durante 2 minutos moviendo la sartén en vaivén para no tener que tocarlas.
  • Si no disponemos de freidora, lo mejor es hacerlas en tandas de cuatro o cinco cada vez. Si tenemos freidora las croquetas quedarán sumergidas en su totalidad dentro del aceite.
  • Estas croquetas de jamón son un bocadito de cielo, un auténtico capricho, ideales tanto para un entrante de fiesta, como para un picoteo informal en casa. Un bocado de rechupete.
  • Os animo a que visitéis más recetas de tapas, aperitivos y pinchos perfectos para una velada inolvidable con los vuestros.
  • Perfectas para una cena ligera, una fiesta o porque sí.
  • Una manera deliciosa de compartir la comida con los amigos y la gente a la que queréis. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en este álbum de receta de croqueta casera de jamón.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Josefina dice:

    Las abuelas gallegas son muy buenas cocineras, así que a por ello. Soy muy mala haciendo croquetas, pero con los trucos que diste en la receta las croquetas salen sabrosas y perfectas. Gracias Alfonso. Un saludo

  2. Carmen dice:

    Hola Alfonso! gracias por la receta de las croquetas de jamón, pero se te olvido la cantidad de leche. Gracias

  3. carlos dice:

    Hola Alfonso! En el apartado de rebozado y fritura ,en el punto 4 se preparan dos huevos batidos ,pan rallado y harina. Mi pregunta es ¿que se mezcla el pan rallado y la harina? o ¿en el punto 6 es pasar primero por harina ? . Un saludos y gracias

    • Alfonso dice:

      Hola Carlos! Sí, se podría hacer así, primero harina, luego huevo batido y por último pan rallado. Pero en este caso, será sólo pan rallado, huevo y al final por más pan rallado. Gracias por avisar del error, ya lo he corregido para que no haya más dudas :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *