Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

El pan. Consejos para almacenar, congelar y tostar

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 4.8/5
  • 17 votos

El pan es el alimento más básico que existe desde que el tiempo es tiempo y también uno de los que más gustosos de comer en cualquier rincón del planeta. Agua, harina y sal es todo lo que se necesita para que se obre el milagro de dar forma a este gran bocado que durante siglos nos ha acompañado y que tantas bocas alimenta cada día.

En muchas casas no se concibe un día sin pan y el paseo diario hasta la panadería de turno es una tarea de obligado cumplimiento que nos garantiza pan fresco cada día sobre la mesa. Así ocurría en mi familia y así me gustaría que siguiera ocurriendo, pero mi rutina es muy diferente a la que años atrás y no siempre puedo salir a comprarlo cuando quisiera.

Como esto es algo que tengo muy asumido, me organizo almacenando el pan de la mejor manera posible para que se mantenga en buenas condiciones y pueda disfrutarlo como si estuviera recién horneado.

Además, los panes de hoy en día no son lo que eran antes. Al menos eso nos dicen las abuelas, que seguro se lo habéis escuchado en alguna ocasión. Antiguamente el pan duraba durante varios días, se compraba una hogaza el domingo y se conservaba en buenas condiciones hasta mitad de semana sin necesidad de hacer nada para conseguirlo.

No es que fueran otros tiempos, más bien es que eran otros panes. Hoy en día, el pan se endurece rápidamente. Tanto que, en ocasiones, la compramos a primera hora de la mañana y a la hora de la cena ya está seca. La industrialización del proceso de elaboración del pan, las masas congeladas, el abuso en el uso de las levaduras, la reducción en los tiempos de fermentación y horneado son la causa de que el pan de hoy no sea como el de antaño.

Podemos hacer pan casero, buscar una panadería artesanal o seguir comprando el pan de barra común. Sea como fuere, si no consumimos el pan en su momento óptimo en algún momento se secará y esto es algo que da mucha, pero que mucha, rabia. El endurecimiento del pan viene causado por la pérdida de humedad en las moléculas de almidón. Cuando estas pierden el agua de su interior se degradan tanto que vuelven al pan duro y seco.

Cómo almacenar el pan

Frenar el envejecimiento del pan es misión imposible, pero alargar su estado está al alcance de nuestra mano si sabemos cómo almacenar el pan en condiciones y aplicamos los siguientes consejos.

  1. Comprar un buen pan. Como mencionado anteriormente, el pan de calidad, natural y artesanal, soporta mejor el paso del tiempo que un pan de mala calidad.
  2. Usar una bolsa de tela o de papel. El pan endurece al contacto con el aire y se reblandece en un ambiente húmedo.
  3. Para evitar que el aire reseque el pan, lo mejor es guardarlo envuelto en una bolsa de tela, preferiblemente de lino o de algodón que son tejidos que permiten que el pan respire al tiempo que lo protegen del aire. Si no tenemos una bolsa de tela, también podemos usar una de papel para envolver el pan.
  4. El uso de plástico. Evitar usar el plástico porque este acelera la aparición de mohos a no ser que vayamos a consumir el pan en las 12 horas posteriores. Por ejemplo, al día siguiente para desayunar.
  5. Si lo tostamos el resultado es muy agradable ya que la corteza se vuelve crujiente por efecto del calor y el interior queda blando y esponjoso. Eso sí, hay que comerlo caliente porque endurece con rapidez.
  6. Deja que el pan se enfríe antes de guardarlo. En casa solemos preparar muy a menudo molletes, pero hago un montón, con lo que no me queda más que tener en la manga consejos para que nos duren lo máximo posible.
  7. Sí compramos pan recién horneado, lo dejamos al aire hasta que se haya enfriado completamente y solo entonces lo guardamos. Si lo guardamos en caliente, el calor generará vapor que humedecerá la corteza y el pan se volverá chicloso.
  8. El deterioro del pan es proporcional a su tamaño. Cuanta más superficie de corteza tenga un pan, más rápido se secará. Por eso, una barra de pan dura menos que una hogaza.
  9. La temperatura ideal para conservar el pan y que este nos dure el mayor tiempo posible sin secarse es la temperatura ambiente. Ni frío ni calor. Meter el pan en la nevera solo consigue acelerar su descomposición, excepto el pan de molde, así que mejor dejarlo en una panera, en un lugar fresco y seco.
  10. Y si queréis aprovechar el pan para hacer pan rallado o panko, sólo tenéis que seguir los consejos que damos en el post del panko casero.

Cómo congelar y descongelar pan

Si no queremos o podemos almacenar el pan que nos ha sobrado del día, siempre podemos congelarlo pues soporta muy bien la congelación. Para hacerlo correctamente también hay una serie de trucos y recomendaciones.

  1. Envolver el pan en una bolsa de plástico cerrada herméticamente o en papel de aluminio. Entero, troceado o rebanado según las necesidades de cada cual, siempre teniendo en cuenta que una vez descongelado no podremos volver a congelarlo.
  2. Si congelamos pan regularmente y se nos acumula en el congelador, conviene indicar la fecha de congelación en el envoltorio y consumir antes el que primero hemos congelado.
  3. A la hora de descongelar el pan, lo desenvolvemos y dejamos al aire. No tarda mucho en recuperar la temperatura, sobre todo si es una pieza pequeña. Mejor evitar el microondas (que lo puede dejar correoso) aunque sí vamos con prisas lo podemos meter unos segundos envuelto en papel de cocina y luego dejarlo reposar antes de retirar el papel.
  4. Si, a pesar de conocer todos estos consejos y trucos para alargar la vida del pan mediante un correcto almacenado y/o congelado, se nos ha pasado el tiempo y el pan se ha quedado duro siempre podemos humedecer ligeramente la corteza y hornearlo unos minutos a 70ºC para regenerarlo.
  5. Luego cortarlo en finas rebanadas y secarlo al horno a baja temperatura hasta obtener biscotes o rallarlo y utilizarlo para empanados, gratinados y otras elaboraciones.

Espero que te haya ayudado con todos estos consejos para que tengas siempre en casa pan como recién hecho.

¿Conoces algún truco más? Ayúdanos a completar este post y que sea el mejor de la red, con tu ayuda mucho mejor. Deja tu comentario con tu consejo y lo publicaremos inmediatamente.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *