Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Escalopines al cabrales. Receta asturiana

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos
Escalopines al cabrales. Receta asturiana

Info.

Ingredientes para Escalopines al cabrales. Receta asturiana

  • 8 escalopines de ternera 125 gr./ud.
  • 3 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • Para rebozar: 4 cucharadas de harina, 2 huevos y 3 cucharadas de pan rallado
  • Aceite oliva suave
  • Sal (al gusto)
  • 150 gr. queso Cabrales
  • 500 ml. leche entera
  • 1/2 cebolla
  • 75 ml. vino blanco

Los escalopines al Cabrales son, sin duda, uno de las recetas más tradicionales de la cocina asturiana. Se trata de un plato que encontraréis seguro en prácticamente todas las casa de comidas o restaurantes de la región, un clásico muy presente en el día a día de la comunidad asturiana. Como premisas básicas para una buena ración de escalopines al Cabrales son una carne de calidad y el conseguir una salsa equilibrada con el queso Cabrales, ni muy líquida ni con grumos, con su característico sabor sin que por ello se oculte la carne.

El queso de Cabrales es uno de los muchos que se hacen en Asturias, quizá el más conocido fuera de sus fronteras, propio del concejo de Cabrales y que desde 1981 cuenta con denominación de origen. Es un queso azul que se elabora de forma artesanal a partir de leche de vaca, oveja y cabra y que tiene su proceso de maduración en cuevas situadas en los Picos de Europa.

El resultado final es un queso de olor penetrante, untuoso, cremoso y de color verde-azulado cuando está maduro. Este queso es perfecto para tomar untado en pan con unas sidrinas o para preparar este tipo de platos, como acompañamiento de carnes. Si sois de los que os encanta este queso y buscáis una excusa para visitar Asturias, el último domingo de agosto se celebra en Arenas de Cabrales el Certamen del queso Cabrales. Así que ya sabéis, nos vemos por Asturies!

Y recordad que si os gusta la cocina asturiana en el blog podéis encontrar un montón de recetas. En Asturias no solo se come bien, sino que además en abundancia. Además de ser un paraíso natural, le acompaña un gran compañero, su gastronomía envidiable. Os recomiendo estas recetas para enamorarte un poco más de este paraíso verde. ¿Hay ‘fame’?

Un cachopo de ternera no te va a decepcionar si te gusta la carne, si te gusta el cuchareo, no puedes dejar de probar su famosa fabada, sus mundialmente conocidas fabes con almejas o esas espectaculares verdinas, para abrir boca, tienes sus bollos preñados o unas cebollas rellenas (a mi las que más me gustan son con bonito, pero también las tienes con carne). Para acabar una jornada gastronómica que no olvidarás, sus postres, el arroz con leche más rico que habrás probado nunca o el tocinillo de cielo de Pravia. Y por supuesto un buen café o infusión debe ir acompañada de unas moscovitas o unas Casadielles o Casadiella. Son un montón de recomendaciones que no debéis dejar de probar en Asturias o en vuestra casa, ¿por qué no?

Preparación de los escalopines al Cabrales

  1. Adobamos los escalopines con ajo y perejil y dejamos que se adoben durante 2 o 3 horas. Retiramos los ajos y el perejil y, mientras calentamos 5 o 6 cucharadas de aceite de oliva en una sartén, salamos y rebozamos los escalopines pasándolos con el clásico rebozado, pasándolos por harina, huevo y pan rallado. La harina ayuda a que el huevo se adhiera mejor a la carne, y el huevo actúa como pegamento para fijar el pan rallado.
  2. Hay quien da una capa y hay quien prefiere usar dos. Lo mejor es rebozar con una sola capa para que no sea demasiado grueso. Así resultan más ligeros y absorben menos aceite en la fritura.
  3. Para freír nos interesan aceites con alto punto de humo que se oxiden (quemen) menos. Esto depende de la calidad del aceite que empleemos, yo os recomiendo un aceite de oliva virgen extra suave, por ejemplo un arbequina. Estos aceites nos permitirán freír a alta temperatura resultando un empanado crujiente tras un corto proceso, por lo que el interior quedará más jugoso.
  4. Cuando tengamos todos los escalopines preparados calentamos abundante aceite en una sartén y los vamos friendo a temperatura media-alta. Siempre en tandas pequeñas para no bajar en exceso la temperatura del aceite. Es importante que el aceite no esté muy caliente al freírlos, así evitamos que se queden muy tostados por fuera y crudos por dentro. Los cocinamos 2 minutos por cada lado.
  5. Retiramos a una bandeja con papel de cocina para absorber el aceite sobrante. Reservamos.
  6. Para preparar la salsa de queso comenzamos pelando y cortando la cebolla en brunoise, en daditos pequeño. Sofreimos la cebolla en una sartén con 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva. La cocinamos a temperatura media-baja hasta que esté bien blandita, durante unos 15 minutos.
  7. Añadimos el vino al sofrito y dejamos que se evapore el alcohol antes de incorporar el queso de Cabrales desmenuzado. Con ayuda de una cuchara de madera ayudamos a que el queso se vaya derritiendo mientras se cocina con la cebolla.
  8. Cuando el queso se haya desecho totalmente incorporamos la leche y cocinamos a fuego medio hasta que vemos que ha comenzado a espesar. Comprobamos la sal y añadimos si es necesario.
  9. Tenemos que tener en cuenta que a medida que la salsa se vaya templando espesará un poco por lo que no es necesario que esté muy espesa para que esté lista.
  10. Incorporamos los escalopines que tenemos reservados a la sartén y los calentamos durante 4 o 5 minutos con la salsa. Ya veréis como los preparáis varias veces en casa para cenar porque son rápidos y muy sencillos.

Os recomiendo acompañar el asado con la guarnición más socorrida y utilizada en nuestro país, las patatas. Ya sean unas patatas fritas en dados bien regadas con la salsa al Cabrales, unas patatas asadas al estilo Jamie Oliver,  Ya sean patatas a la francesa, unas papas con mojo, cocidas, patatas fritas, patatas guisadaspapas al horno, patatas a la importancia, patatas rellenas, acompañadas de salsa brava, en ensalada o simplemente un puré de patatas, las patatas son un recurso fácil y acertado para acompañar de manera perfecta esta receta. ¡Disfrutad de su dulce sabor!

Si os gusta este tipo de corte de carne para acompañar vuestros platos, podéis encontrar un montón de recetas de solomillo que seguro triunfan en casa, podéis impresionar a vuestros invitados en casa. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *