Recetas de rechupete

Recetas de ensaladas y verdurasRecetas de pescado y marisco

Espinacas con gambas en salsa de tomate casero.

  • 4 personas
  • Preparación fácil
  • 2,5 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 25 minutos
Receta de espinacas con gambas y tomate

Ingredientes

  • Espinacas frescas (unos 700 g, normalmente un par de esas bolsas que hay en el súper)
  • 4 dientes de ajo y 1 cebolla.
  • Salsa de tomate casera. Con unos 300 g aproximadamente es suficiente como para que al final el conjunto resulte cremoso.
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • Una docena y media de langostinos o dos docenas de gambas grandotas.
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Agua y unas hojas de laurel para el caldo de marisco.

¿Os gustan las espinacas? ¿Y a vuestros hijos pequeños? Si la respuesta es no puede que penséis que esta receta no os va a gustar nada, pero no os fiéis porque con esta preparación el sabor de la espinaca se vuelve dulce y podréis llegar a zamparos varios platos. Esta receta que os presento hoy es un éxito en casa desde hace muchos años.

Este plato está asociado a muy buenos recuerdos, cuando lo cocino pienso en as Festas do monte ou a Festa do viño en A Guarda (Pontevedra) muy cerca de Tuy y que os recomiendo al 100%, como siempre que algo merece la pena. Durante varios veranos acudí a estas fiestas con el amigo Moncho y su madre, Rosa, un gran cocinera, que nos preparaba este plato entre muchos otros. En ellas los vecinos se echan al Monte Tecla cargados de vino para disfrutar de un día lleno de diversión, el vino es la bebida para refrescarse durante la subida, tanto por dentro como por fuera. Son pocos los que acaban con la camiseta limpia, el 90% de los participantes en la fiesta acaban con cierto tono morado en sus ropas (mejor que no vayáis de blanco), eso sí, no se pasa calor. El objetivo final es disfrutar del día con los amigos, de la música de las charangas y observar el impresionante paisaje que se ve desde lo alto del Monte Tecla, una vista de las más bonitas de España. Estáis convencidos, ¿no?

Os dejo con una receta muy veraniega, llena de vitaminas y sumamente saludable. Una forma buenísima de que coman verdura vuestros hijos.

Preparamos los gambones, gambas o langostinos

  1. Para esta receta podéis elegir los que más os gusten, os recomiendo los langostinos aunque yo he usado unas gambas que tenía en el congelador. Sean unas u otros, los descongelamos en la nevera la noche antes. Los pelamos, quitamos la cabeza y la cáscara que los protege.
  2. Ponemos una cazuela ancha de cocer pasta con agua bien caliente y dos hojas de laurel y añadimos cabezas y cáscara de los gambones para cocer a fuego medio durante diez minutos. Colamos este agua de marisco que hemos improvisado y lo reservamos para futuras recetas, aquí se aprovecha todo, con este caldo podréis hacer unos arroces que quitan el hipo, sopas o salsas de pescado impresionantes, lo mejor es congelarla.
  3. Una vez que tenemos los gambones o los langostinos ya pelados les quitamos el intestino (el hilo negro que tiene en el centro) y los reservamos.

Preparación de las espinacas con gambas

  1. Una vez que tenemos las gambas preparadas, picamos muy bien los dientes de ajo y las cebollas y sofreímos a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Sin dejar que se nos quemen, añadimos las colas de los gambones o langostinos y la sal. Retiramos del fuego para que no se nos pasen demasiado.
  2. Mientras tanto, escaldamos en agua hirviendo las espinacas (mi recomendación es que sean frescas, yo las escaldo visto y no visto… 2 minutos máximo), si son congeladas, tendrías que descongelarlas y añadirlas en el paso 4. Las escurrimos bien y reservamos.
  3. Volvemos a poner los langostinos al fuego, y añadimos la salsa de tomate frito casera, si no tenéis del bueno, del que hacéis vosotros, elegid una marca de calidad porque es importante para el sabor de la receta. La salsa de tomate la debemos añadir en cantidad suficiente como para que al final la textura sea la adecuada, que haya salsa de sobra pero que no sea una sopa. Dejamos al fuego medio durante 3-4 minutos para que reduzca un poco el agua.
  4. Añadimos las espinacas y cocinamos a fuego lento durante 5 minutos, listas para servir bien calentitas ¡Te saldrá de rechupete!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir