Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Fideos chinos con verduras, bacon y toque de mostaza Dijon

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos
Fideos chinos con verduras, bacon y toque de mostaza Dijon

Info.

Ingredientes para Fideos chinos con verduras, bacon y toque de mostaza Dijon

  • Para la salsa de tomate: aceite de oliva extra virgen, 100 ml.
  • 2 latas de tomate entero pelado (780 g x 2) (escurrido 480 g x 2, sin el agua)
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Para el pisto con bacon: 5 cucharadas de aceite de oliva, 2 cebollas, 2 dientes de ajo, 4 tomates, 1 calabacín grande, 1 pimiento rojo y otro verde, 4 lonchas de bacon gruesas, 1 cucharada de mostaza Dijon, 3 cucharas de soja Kikkoman, sal (poca pues le hemos añadido soja) y 1/2 cucharita de jengibre molido.
  • Un paquete de fideos chinos de huevo o trigo de 300 g. ó 2 paquetes de Yakisoba marca Nissin (100 g x 2)

En una visita reciente a la calle General Margallo 4 en Madrid me traje toda la tienda de Iberochina que como dice la amiga Lúa Monasterio:

“Esta tienda esconde, ante una apariencia de chino de barrio sin más, un montón de comida sorprendente e importada. Desde pasta udon picante hasta planta -que no salsa- de mostaza, pasando por jengibre fresco, decenas de variedades de té, dim sum congelados, noodles de trigo sarraceno… Todo un festival asiático con letras inteligibles que le pone las cosas muy difíciles a los indecisos.”

En la receta de hoy me decidí por unos fideos chinos de trigo (no de arroz) con huevo, muy similares a los noodles japoneses de la anterior receta. La gran diferencia es que estos están elaborados con una pasta ligeramente salada (así que a la hora de cocerlos no necesitamos añadir sal) y no presentan rizo pues no llevan kansui, además respecto a la pasta más famosa en España, la italiana, sólo necesitamos de 4 a 5 minutos para su cocción.

¿Quién inventó la pasta? Hace seis años se descubrió el fideo más viejo del mundo en Lajia (China) en la zona del río amarillo en Qinghai. Se dice que tiene una antigüedad de 4,000 años y fue elaborado con mijo y setario,  además la primera referencia escrita sobre estos procede del este de la Dinastía Han entre el año 25 y 220 CE. Así que según los chinos ellos son los primeros creadores de la pasta en forma de hilo. Varias leyendas dicen que Marco Polo llegó a Italia de sus viajes en Oriente con esta pasta, pero se ha comprobado que no es verdad y hay pruebas de que era conocida en Grecia e Italia desde la antigüedad. En la España árabe hay referencias escritas de los fideos (aletría) desde el siglo XII. Todo el mundo intenta defender su veracidad, pero lo mejor de todo es que hoy la tenemos en nuestra casas, y es uno de los ingredientes básicos de nuestra alimentación.

Después de una clase magistral de Valentín con sus Noodles con pollo y verduras, os presento una receta tuneada, similar en esencia pero muy diferente en ingredientes.Y es que se me ha ocurrido tener sabores de occidente y mezclarlos con un toque asiático, un poco de pisto con ajo y mostaza Dijon por un lado y el jengibre, la soja y los noodles por otro. El resultado os puedo asegurar que es magnífico, sólo tenéis que probarlos.

Preparación de la salsa de tomate concentrada

  1. Abrimos la lata de tomates enteros pelados y retiramos el exceso de líquido (el agua del tomate) ya que en este caso sólo vamos a utilizar la pulpa. Se puede guardar en un bote para otra futura receta con agua de tomate o bien poner este agua en un cazo y dejar reducir durante 15 minutos para tener pasta de tomate concentrada.
  2. Introducimos en una cazuela el aceite de oliva virgen extra y los tomates, los partimos a la mitad con ayuda de una cuchara de madera. Dejamos pochando hasta que reduzcan a menos de la mitad de su tamaño, unos 15 minutos a fuego alto removiendo continuamente para que no se peguen a la cazuela.
  3. Añadimos una cucharadita de azúcar para reducir acidez, una pizca de sal y pimienta negra recién molida, removemos todo bien juntando sabores.
  4. Probamos y rectificamos con sal, aunque lo más seguro es que no haga falta. Removemos unos minutos y apartamos del fuego. Reservamos para añadir al pisto.

Preparación del pisto

  1. Para preparar un buen pisto necesitamos unos buenos ingredientes de la huerta: tomates, cebollas, unos dientes de ajo, pimientos y calabacines (en algunos casos lo he preparado con berenjenas, depende del gusto de cada uno y de lo que tenga en la nevera). Lo más importante para que salga bien es el orden de cocción: primero las cebollas, después los pimientos, los calabacines y al final, los tomates.
  2. Lavamos muy bien las verduras. Picamos los dientes de ajo en láminas, la cebolla en juliana (en tiras más o menos iguales y estrechitas), los pimientos, los tomates y el calabacín en cuartos de tamaño mediano, del tipo Brunoise“, que suele ser de 0,5 centímetros de grosor. Para aquellos que sean nuevos en la cocina y que estén haciendo esta receta por primera vez, os aconsejo cortar primero en rebanadas y luego hacer cortes iguales primero horizontales y después verticales. Este tipo de corte también se le llama “a la jardinera”.  
  3. Añadimos el aceite de oliva virgen extra a la cazuela y sofreímos primero las cebollas y el ajo. Una vez que tengan color, añadimos el calabacín, los pimientos y el tomate. Tardarán aproximadamente unos 10 minutos a fuego medio, recordad que tenemos que remover para que no se queme y pegue a la cazuela. Añadimos los tomates y dejamos que se haga todo a fuego lento durante unos 15 minutos. Cuando queden 5 minutos de cocción añadimos el bacon troceado.
  4. Rectificamos sal y pimienta y dejamos que reduzca todo un poco. Añadimos la salsa de tomate concentrada que tenemos reservada y el jengibre en polvo, juntamos todo bien para mezclar sabores. Apartamos del fuego y escurrimos el líquido sobrante, reservamos.

Cocción de los fideos chinos

  1. Mientras estamos preparando el pisto, añadimos los fideos a una cazuela con agua muy caliente y sin sal. Hay que tener cuidado porque estos fideos tardan menos en cocerse que la pasta italiana, generalmente requieren menos de 5 minutos para llegar al estado al dente. De hecho algunos fideos alcanzan este estado en menos de un minuto, estando listos para servir. Así que con 4 minutos es suficiente, los retiramos del fuego y escurrimos para añadir cuando esté el pisto hecho. El líquido no lo tiramos.

Presentación del plato

  1. Ponemos en una cazuela plana el pisto escurrido (no hace falta añadirlo todo, el resto lo juntáis en un bote con el líquido que sobró y lo podéis emplear para otra receta) y lo completamos con una cucharadita de mostaza Dijon, le va muy bien el sabor ácido de la mostaza.
  2. Añadimos los noodles o fideos chinos recién hechos a la cazuela y mezclamos todo con una cuchara para que se junten bien los sabores.
  3. Decoramos cada plato con un poco de cilantro picado y lo espolvoreamos por encima de los fideos chinos. Los servimos calentitos, con o sin palillos.

Desde luego es una receta exótica, de las que se repite plato. No dejéis de probarla y ya me contaréis…

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *