Recetas de rechupete

Recetas de pescado y mariscoRecetas de tapas y aperitivos

Mejillones a la vinagreta

  • 4 personas
  • Preparación fácil
  • 2,5 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 15 m
Receta de mejillones a la vinagreta

Ingredientes

  • 1 kg. de mejillones gallegos
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 cebolleta
  • 2 hojas de laurel y medio vaso de vino blanco (albariño o ribeiro)
  • 2 tomates pequeños
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada sopera de vinagre de Jerez
  • Perejil picado y sal (al gusto)

Los mejillones en vinagreta son una de las tapas o aperitivos por excelencia en España y además son realmente simples de preparar, tan sencillos que es imposible que no te salgan. Esta semana estaba de antojo de mejillones y de paso que tenía que comprarlos para el curso de empanadas, así que aproveché para prepararlos con ese toque de vinagreta que me apasiona. debemos de utilizar unos mejillones de buena calidad, y en este caso siempre recomiendo “Mexillón” de Galicia, un valor seguro en cualquier momento. Está considerado el mejor del mundo, debido a los nutrientes del agua de las Rías Gallegas. Esta receta es muy sencilla y agradecida, con ese sabor a mar que nos dan los mejillones gallegos, es muy importante que sean de calidad y a mi parecer los de mi tierra son los mejores. No dejéis de consumirlos pues es un marisco barato y lleno de posibilidades, tenéis muchas maneras de prepararlos como unos Tigres o croquetas de mejillones o una Empanada de mejillones, una receta deliciosa de pasta con mejillones y setas o este Bacalao con crema de mejillones que quita el hipo…y muchas recetas más que os presentaré a lo largo de este año.

En esta ocasión los he preparado al estilo gallego y sólo tienen hortalizas del huerto de mi padre, llenas de sabor, la vinagreta con un buen aceite de oliva virgen extra y los mejillones de la tierra. Si queréis darle otro toque, en el blog tenéis la receta de mejillones con trampó, una receta mallorquina muy similar a estos mejillones a la vinagreta. Ya véis lo sencillo que es disfrutar de este barato y sabroso molusco. Espero que os gusten y os animéis a prepararlos, no os olvidéis de acompañarlos con una cerveza bien fresquita, la mejor bebida para una buena vinagreta.

Preparación de los mejillones

Lo fundamental para que esta receta sea un éxito son sus ingredientes, que los mejillones sean gallegos y de calidad.

  1. Los mejillones deben ser frescos, si no los vamos a consumir en el mismo día los debemos dejar en un recipiente con agua fría el mayor tiempo posible antes de su futura cocción, cambiando el agua cada seis horas aproximadamente.
  2. Lavamos y escurrimos muy bien los mejillones en agua fría y quitamos todas las impurezas que vengan en la bolsa, si lo hemos tenido en el agua no hace falta pues ya las habrán soltado todas.
  3. Ponemos a calentar medio vaso de agua en una cazuela grande y cuando el agua empieze a hervir añadimos una hoja de laurel y a continuación los mejillones. Añadimos un chorro generoso de vino blanco, Ribeiro o Albariño, y unos granos de pimienta negra y un pellizco de sal.
  4. Los dejamos cociendo 3 minutillos y en cuanto estén todos abiertos los retiramos con una espumadera. Dejamos enfriar y reservamos en un plato. El agua de la cocción no la vamos a tirar, la colamos y dejamos en un vaso.
  5. Sacamos los mejillones ayudados por un buen cuchillo, arrastramos todo el mejillón hasta que quede el interior limpio. Limpiamos bien los filamentos y las conchas rotas que se quedan pegados al mejillón. Reservamos los mejillones por un lado y las conchas por otro.
  6. Podemos presentar los mejillones con o sin concha. En este caso preparé un montón y los guardé sin concha con la vinagreta en la nevera pues me encantan bien fresquitos pero si queréis prepararlos para una cena con tus amigos/as y que tengan una buena presentación lo mejor es presentarlos en su concha (tenemos que lavar muy bien las conchas pues las vamos a meter en la boca). Yo las suelo lavar en el lavajillas, con un programa corto quedan perfectas. Además después de comerlos no tiro las conchas porque las utilizo para otras recetas al igual que las de las vieiras y zamburiñas. Ya os explicaré como hacer falsas vieiras a la gallega sólo con verdura, están de muerte.

Preparación de la vinagreta y presentación final

La salsa vinagreta es una de las salsas más internacionales y más versátiles que existen. Esta salsa básica y sabrosa se ha usado desde hace muchos años para aliñar y aromatizar todo tipo de recetas. Las proporciones irán en función del gusto de cada uno, el tipo de aceite, vinagre e ingredientes utilizados pueden cambiar la intensidad del sabor.

En España hay infinitas vinagretas, tantas como tipos de vinagres y aceites. Se emplean generalmente como acompañamiento y aliño de diferentes platos: Ensaladas, carnes, pescados, mariscos, verduras… todo depende de vuestro atrevimiento y gusto. Preparad vuestro tipo de vinagreta y añadidle un buen aceite de oliva virgen extra.

  1. Lavamos todos los vegetales y secamos. Pelamos la cebolla, la cebolleta y los tomates. Picamos todos los ingredientes muy menudos, tienen que quedar muy finos. Mezclamos todo en un bol y añadimos un poco de perejil picado y sal al gusto. Removemos todo bien juntando los sabores de las hortalizas. A mí me gusta la proporción y hortalizas que véis en la receta pero esto es al gusto, si os gusta el puerro, las alcaparras… imaginación al poder.
  2. Para la vinagreta de estos mejillones os recomiendo la clásica vinagreta, aceite de oliva virgen extra y vinagre. En un vaso añadimos una pizca de sal y la pimienta negra recién molida. Introducimos el aceite de oliva virgen extra y el vinagre añejo de Jerez . El vinagre en este caso es uno muy rico que venía en la cesta de Nadal, pero cada cual puede usar el que le plazca, o sea, según sean vuestros gustos. Este vinagre aporta más perfume que acidez, con lo cual la vinagreta no sólo sabe de rechupete sino que huele genial. Por último removemos enérgicamente con un tenedor hasta que quede ligado. Reservamos antes de mezclar.
  3. Añadimos la vinagreta al bol con las hortalizas, mezclamos muy bien juntado todo el sabor. Además este proceso ayuda a la conservación de los vegetales durante casi una semana, siempre que este picadillo lo tengáis en la nevera. Y como no, de esta manera los vegetales se mantienen crujientes y con un sabor increíble.
  4. Podéis presentarlos tipo ensalada, todos en un plato sin su concha, o bien cada mejillón en una concha vacía y cuando estén todos colocados ponemos encima el picadillo a la vinagreta que tenemos reservado ayundándonos con una cuchara. Ricos ricos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir