Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Bizcocho de zanahoria

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos
Bizcocho de zanahoria

Info.

Ingredientes para Bizcocho de zanahoria

  • 300 gr. de zanahorias ralladas gruesas.
  • 200 gr. de nueces troceadas (para el pastel y su decoración).
  • La ralladura de 1 naranja y su zumo.
  • 150 gr. de mantequilla en pomada.
  • 200 gr. de azúcar moreno o tipo blanquilla
  • 5 huevos
  • 170 gr. de harina con levadura tamizada.
  • 1 cucharadita tipo postre de levadura química tipo Royal.
  • Especias: 1 cucharadita de canela en polvo, 1/2 de nuez moscada molida y 1/2 de jenjibre en polvo.
  • 1 pizca de sal
  • Para el glaseado de mascarpone y naranja:
  • 100 gr. de queso mascarpone y 200 gr. de queso crema (el que más os guste).
  • 100 gr. de azúcar glass o en polvo.
  • 1 naranja, su ralladura y su zumo.

La primera vez que probé este bizcocho de zanahoria me flipó, tenía que pedir la receta e intentarlo en casa, me parecía raro el tema de la zanahoria en un bizcocho pero os aseguro que le da un sabor dulce delicioso y su color, precioso. Es una receta sencilla y os en casa no pasó de un día, me dejaron un trocito para el desayuno. Si lo quieres preparar para una ocasión especial os aconsejo que hagáis el frosting de queso y naranja, le dará un aspecto de 10 puntos y mucho más sabor.

La historia de los postres con zanahoria es bastante curiosa. A mediados de siglo, la popularidad del pastel de zanahoria había saltado desde Inglaterra a América. Se dice que durante la Segunda Guerra Mundial hubo un exceso de zanahoria enlatada en los EEUU y un emprendedor llamado George C. Page contrató panaderos para encontrar usos a las latas de zanahorias con el objetivo de crear una demanda para el producto. La solución fue el pastel de zanahoria, que luego vendió a través de su empresa “Mission Pak”. En 1960 se pone de moda en restaurantes y cafeterías de EEUU, al principio como una novedad, pero a la gente le gusta tanto que se convierte rápidamente en un clásico, compitiendo los locales para hacer la mejor y atraer al mayor número de clientes.

La “Food Network” con sede en América considera el pastel de zanahoria, con su crema de queso o frosting como uno de los principales alimentos de moda de la década de 1970. Para aquellos que no hayáis probado este tipo de postre porque no os gustan las zanahorias, os animo a que le deis una oportunidad. Al igual que la tarta de calabaza, es una gran tarta, su sabor es sublime y una gran sorpresa.

Preparación del frosting de queso y naranja

Las primeras referencias al uso de glaseado de queso crema en este postre aparecen en EEUU hacia el año 1960, cuando se empezó a enfriar este tipo de tarta.

El bizcocho de zanahoria puede comerse tal cual, pero a menudo se glasea o recubre con queso crema y nuez picada. Son populares en este tipo de formato, como un bizcocho, pero lo podéis encontrar en tarta redonda, relleno de más crema o en cupcakes tan de moda ahora.

  1. Utilizaremos un bol grande, si está frío mucho mejor, al igual que el queso o crema de queso que debe de salir de la nevera. ¿Por qué frío? La crema de queso es grasa y con el calor pierde consistencia, si no está fría va a ser difícil que suba como queremos, si es que sube. La temperatura idónea es de unos 10º C.
  2. Lavamos la naranja y la rallamos con un buen rallador. Es importante no llegar a la parte blanca, nos amargaría la receta. Con la naranja hacemos zumo y colamos, no queremos que las pepitas nos estropeen la receta. Reservamos.
  3. Juntamos los dos tipos de crema de queso con el zumo de naranja, batimos hasta que pase de estado líquido a una especie de crema, con un poco de volumen (no mucho). Este proceso nos llevará unos 3-4 minutos nada más. Una vez que hemos alcanzado esta especie de crema líquida densa, añadimos el azúcar, si es glass mejor, y batimos hasta que llegue a estado casi sólido. Fácil, ¿no? Os aseguro que con el truco del frío sale perfecto. Conseguiremos una crema suave, homogénea y sin ningún grumo, perfecta para poner encima de la tarta de zanahoria cuando esté fría. Reservamos en la nevera hasta el montaje final.

Preparación del bizcocho de zanahoria

  1. Batimos la mantequilla en pomada con el azúcar hasta que parezca esponjoso. Añadimos los huevos uno a uno a la mezcla de mantequilla, incorporándolos cada vez con las varillas manuales.
  2. Lavamos la otra naranja y la rallamos, hacemos zumo y lo colamos. Lo echamos todo a la mezcla anterior y removemos.
  3. Tamizamos sobre la mezcla la harina y la levadura y mezclamos bien hasta que esté integrado. Agregamos la pizca de sal, el clavo, la canela, el jengibre y la nuez moscada. Mezclamos todos y al final rallamos o picamos la zanahoria. Con un toque de picadora de la batidora os quedará perfecta, con un rallador también podéis hacerlo, debe quedar un poco gruesa.  Mezclamos la zanahoria rallada y las nueces picadas muy bien con el resto de la crema.
  4. Untamos de mantequilla un molde en “barra” preferiblemente de silicona de unos 30 cm. Si no tenéis de este tipo puede ser de metal pero debe ir forrado de papel sulfurizado para horno.
  5. El horno debe estar precalentando a 180ºC (temperatura arriba y abajo) 10 minutos antes de introducir el bizcocho. Metemos el molde en la bandeja media del horno. El tiempo de cocción será  aproximadamente entre 45-50 minutos, o hasta que lo pinchemos con un tenedor y veamos que sale limpio. Cuando lleve 20 minutos en el horno (se verá que ya tiene un poco de costra, que empieza a cuajar) ponemos un poquito de papel de aluminio para tapar la superficie y evitar que se nos queme. Los últimos 5-8 minutos la dejamos destapada para que pille color.
  6. Una vez transcurrido el tiempo, sacamos el bizcocho y lo dejamos enfriar en el molde (sin desmoldar) durante una media hora mínimo, para posteriormente pasarlo al plato donde lo vayamos a presentar con la crema de queso.

Presentación y degustación

  1. Añadimos la cobertura aplicando sobre el bizcocho una capa gruesa lo más uniforme posible del frosting ya preparado. Conservaremos la tarta en la nevera y la sacaremos unos 15 minutos antes de que lleguen vuestros invitados. Adornamos con nueces picadas y la ralladura de naranja que tenemos reservada, además unas hojas de menta le van que ni pintadas para darle un toque de color verde que contraste con el naranja.

No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros. Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla, vale la pena.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *