Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Pastel de pollo. Chicken Pie

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos
Pastel de pollo. Chicken Pie

Info.

Ingredientes para Pastel de pollo. Chicken Pie

  • 2 pechugas de pollo
  • ½ puerro
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla mediana
  • Tomillo y romero (fresco a ser posible)
  • 200 ml. nata de cocinar ligera 18% M.G.
  • 150 ml. caldo de pollo o agua
  • 2 cdas. mostaza de Dijón
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 1 huevo para pintar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 rollo de masa quebrada

Aunque la receta de hoy, chicken pie o pastel de pollo, es la opción perfecta para aprovechar los restos de un buen pollo asado, está tan buena y es tan fácil de preparar que bien vale la pena utilizar el pollo partiendo de cero, ya sean pechugas, zancos o contrazancos.

El chicken pie es una receta anglosajona, que podemos enmarcar dentro de las pie saladas, tan famosa como el pastel de carne americano, los pasteles/empanadas salados, ya sean con carnes o pescados, acompañados de verduras. Podemos prepararlos en tarteras o fuentes grandes o de forma individual, pero en todos los casos irán acompañados de verduras y aromatizados, en mayor o menos medidas con hiervas. Los británicos confeccionan este tipo de empanadas con casi cualquier relleno, desde la caza al pescado y marisco, incluyendo ingredientes que nos parecen más extraños como las ostras o la cerveza negra. Este tipo de tartas son también muy típicas en la cocina del sur de los EEUU, originario de los inmigrantes europeos. Suelen estar rellenos de carne u otros ingredientes como verduras, patatas. Los llamados Chicken Pot Pie, conocidos así porque su elaboración era en una olla “pot” de ahí su nombre.

Se trata de una receta tan sencilla como sabrosa, un guiso de pollo cocinados con verduras y acompañado de una salsa espesa. Este relleno se sellará con masa quebrada para continuar su cocción en el horno. Aunque yo he preparado la receta de la forma más simple, siempre podemos añadir otras verduras como champiñones o guisantes, aromatizar la salsa con otros licores o emplear las hierbas aromáticas que más nos gusten, todas las opciones son válidas, lo fundamental es que el pollo quede jugoso y tierno y la salsa ligada abundante y espesa. Os aseguro que este plato está de rechupete, más que bueno, en casa nos ha enganchado a todos, para empezar y no parar, ya me contaréis.

Preparación del pastel de pollo

  1. Limpiamos las pechugas de pollo eliminando restos de grasa y las cortamos en trozos grandes. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana gruesa. Lavamos la zanahoria y la troceamos. Lavamos el puerro y también lo troceamos. Reservamos.
  2. En una sartén calentamos 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva y doramos los trozos de pollo. Sólo tenemos que sellarlos, no se trata de cocinarlos totalmente. Cuando el pollo se vuelva blanco añadimos las verduras ya troceadas, la cebolla en juliana y la zanahoria y el puerro en dados. Incorporamos el tomillo, la sal y la pimienta recién molida. Cocinamos durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que la verdura comienza a dorarse.
  3. Añadimos la mostaza y removemos para que se incorpore al resto de ingredientes. Vertemos la nata y cocinamos durante 10-15 minutos más. Debe de quedarnos bastante salsa, por lo que si fuera necesario añadiríamos un poco de caldo de pollo o agua, en su defecto, comprobando la sal de nuevo.
  4. Retiramos del fuego y vertemos en una fuente profunda apta para horno. Cubrimos con la masa quebrada de tal forma que sellemos la fuente en todo su perímetro. Pintamos con huevo batido y, con el horno previamente caliente a 200 º C, horneamos durante 20 minutos.
  5. Retiramos del fuego. Ya sólo os queda servir este fantástico pastel de pollo bien caliente, con el que os harán la ola en casa. El resultado ha sido fantástico, un relleno abundante y jugoso, de rechupete.

Imaginaos este pastel de pollo, con su abundante relleno, muy cremoso y lleno de sabor, acompañado de la tapa de masa quebrada bien crujiente. No me digáis que nos apetece prepararlo en casa. Sin más tendremos un plato completo y más que bueno, seguro que repetiréis.

Este pastel o “pie” de pollo, se suele servir con las típicas verduras al vapor a las que tan aficionados son los ingleses, como son los guisantes y las zanahoria y por supuesto con el clásico puré de patata. Otra idea sería acompañar nuestro pastel con una ensalada o un entrante ligero ya que el plato sacia bastante y puede servirse perfectamente como plato único. También puede hacerse en moldes individuales de soufflé.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *