Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Pasteles de Belem (Pastéis de Belem). Receta tradicional portuguesa

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.3/5
  • 3 votos

Info.

Ingredientes para Pasteles de Belem (Pastéis de Belem). Receta tradicional portuguesa

  • 1 litro de leche entera.
  • 500 gr. de azúcar blanquilla.
  • 100 gr. de harina de trigo.
  • 12 yemas de huevo.
  • 600 gr. de masa de hojaldre (2 planchas rectangulares de 300 gr.)
  • La piel de medio limón.
  • 1 palo de canela.
  • Mantequilla para untar los moldes.
  • Moldes metálicos: pequeños y bajos a ser posible.

Cómo preparar pasteles de Belem. Lisboa es una ciudad que “engancha”, una vez la visitas por primera vez ya estás pensando en volver para disfrutar de sus encantos. Quizás sea por sus hospitalarias gentes, su mezcla de modernidad y tradición o, como a mí me sucede, por la excelente gastronomía que nos ofrece.

De ella, junto con el bacallao a bras, son muy conocidos sus recetas dulces, entre los que se encuentran estos “Pastéis de Belem”. Unos pastelillos de hojaldre y crema originarios del barrio de Belem, a las orillas del río Tajo en su desembocadura en el Atlántico. Antiguamente Belem era una población separada de Lisboa pero con el tiempo ha terminado anexionada a la gran urbe.

Los “pastéis de belem” o similares podréis encontrarlos por toda Lisboa y el resto de Portugal, y por supuesto tienen una curiosa historia. Actualmente se elaboran en la “Fábrica de los pastéis de Belem” con una receta secreta que guardan celosamente bajo llave y que mantienen desde 1837. A inicios del siglo XIX en Belem junto al Monasterio de los Jerónimos existía una fábrica de caña de azúcar. En 1834, con la Revolución Liberal, muchos conventos de Portugal fueron clausurados dejando a sus habitantes en desamparo.

Para subsistir algunos miembros del convento pusieron en marcha un pequeño comercio anexo a la fábrica de caña, donde preparaban los “pastéis de belem” con una antigua y secreta receta procedente del Monasterio. Tres años más tarde comenzó la fabricación de estos dulces de una manera más organizada y en mayor cantidad. Desde ese año continúan con la tradición y manteniendo la receta original, algo que es muy meritorio y que otorga a estos dulces un valor añadido.

Los cocineros/as que trabajan en la fábrica deben firmar un contrato de confidencialidad asegurando el secreto de la receta, la cual solamente se prepara en un cuarto exclusivo llamado por ellos la “Oficina do Segredo”. En la Fábrica de Belem se elaboran unos 20.000 “pastéis” al día, llegando en ocasiones a doblar esa cifra si es una fecha especial o día festivo. Tanto la receta como el nombre están registrados internacionalmente, ya que su popularidad ha llegado al resto del mundo, sobre todo a las antiguas colonias portuguesas de Brasil, Angola y Macao.

Os dejo con la receta más aproximada a los auténticos, espero que os gusten. Por supuesto están de rechupete, una vez que comes uno no puedes parar.

Preparación de la masa para los pasteles de Belem

  1. Comenzamos con la masa de hojaldre porque necesitamos que repose un tiempo dentro de los moldes antes de añadir el relleno.
  2. Con cada capa de hojaldre (que deben ser rectangulares) haremos el mismo proceso: enrollamos la masa haciendo un rulo o cilindro. Cortamos porciones de unos 3 cm.
  3. Untamos de mantequilla los moldes y colocamos un cilindro en el centro de cada uno. Los moldes que he usado son tipo flan de huevo, en España va a ser difícil encontrarlos iguales a los Portugal pero tal como veis en las fotos sirven. Los moldes de papel aluminio quizás sean los que más se parecen.
  4. Poco a poco vamos adaptando la masa para que coja la forma del molden, del centro hacia fuera, dejando el borde un poco más gordito. También pinchamos con un tenedor la base de la masa. Dejamos que repose unos 20 minutos.

Preparación de la crema para rellenar los pasteles de Belem

  1. Separamos unos 200 ml de la leche en una taza y añadimos la harina.
  2. Batimos bien con un tenedor, para que se vaya diluyendo. No deben quedar grumos así que incluso podemos darle un toque de batidora. Reservamos.
  3. En una cazuela, calentamos la leche junto con la piel de limón (sin la parte blanca, para que no de amargor) y el palo de canela, así se infusionan y le aportan sabor.
  4. Cuando comience a hervir la leche, añadimos poco a poco la mezcla de harina y leche sin parar de remover. Cuando vuelva a hervir, retiramos la piel de limón y el palo de canela.
  5. Añadimos ahora el azúcar, de nuevo poco a poco, al mismo tiempo que removemos continuamente. Cuando obtengamos una masa bien homogénea, apagamos el fuego y dejamos que repose 10 minutos. Durante este tiempo espesará un poco.
  6. Separamos las claras de las yemas de una docena de huevos.
  7. Las claras las guardamos ya que nos pueden servir para otras preparaciones como una tortilla. Hacer claras montadas o algún otro postre como la bica blanca de Laza (Ourense).
  8. En un bol o taza batimos ligeramente las yemas y las incorporamos pasándolas por un colador al resto de ingredientes.
  9. Mezclamos bien hasta obtener una crema lisa y homogénea, de un color huevo intenso. La textura deseada es la de una crema pastelera semilíquida.

Horneado y presentación final de los pasteles de Belem

  1. Precalentamos el horno 5 minutos a 220º C (función calor total).
  2. Colocamos los moldes en la bandeja del horno, pasamos la crema a una jarra y vamos rellenando las tartaletas sin llegar al borde de la masa. Dejamos un poco de margen para que no se nos desborde la crema.
  3. Introducimos la bandeja en la parte central y horneamos 15-20 minutos a 220º C. Hasta que veamos que la crema está dorada/tostada. Cada horno es un mundo diferente así que estad pendientes no se os vayan a quemar.
  4. No os preocupéis si veis que sube mucho la crema mientras se hornea. Es normal y luego se bajará quedando en su punto óptimo. Pasado el tiempo, retiramos y dejamos atemperar un poco antes de degustarlos.
  5. A la hora de comerlos, pueden disfrutarse tanto calientes como fríos, dependiendo de vuestros gustos. Es típico espolvorearlos con azúcar glass o canela justo antes de degustarlos.
  6. Particularmente a mí me gusta comerlos como los sirven en la Fábrica de Belem, templados y luego espolvoreados con azúcar y canela en polvo por encima.

Consejos y recomendaciones para unos pasteles de Belem de rechupete

  • Queda claro que hoy os explico una receta aproximada, evidentemente no va a ser la secreta del monasterio, aunque después de hacerla y probar los pasteles puedo deciros que se asemeja mucho.
  • No somos portugueses y no tenemos ese toque que le dan ellos, pero os digo que estos dulces están impresionantes, casi tan buenos como los de allá. También encontraréis en muchos lugares de Portugal (y en muchos blogs) los llamados “pastéis de nata”.
  • Son muy parecidos en su aspecto pero que realmente no son los mismos. Aunque se elaboran de igual manera, los de Belem no llevan nata (ni crema de leche tampoco) en sus ingredientes.
  • Hay varias recetas en las que hacen un pequeño jarabe de agua y azúcar. Aunque la auténtica receta de la fábrica de Belem no lleva este almíbar.
  • Si vais por Belem no dejéis de probarlos in situ. En mi opinión los mejores están en Pastéis de Belem, A Rúa de Belém nº 84-92. El precio por unidad: 1,05€. (6 uds: 6,30€ ; 12 uds: 12,60€). Espero que os gusten y “bom proveito”.
  • No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Lucas Ezequiel Morales dice:

    pregunta, con estas cantidades, cuantos pasteles salen? gracias

  2. Fernando carlos Seijo fernandez dice:

    Muy buenas

  3. Beatriz Susana Iglesias Durán dice:

    Otra de las recetas que tengo pendientes! Se me acumula el trabajo Alfonso…
    Te han quedado muy bien, mejor sabrán. Todos sabemos que la receta es secreta pero si tú, después de probar los auténticos, dices que se asemejan mucho, habrá que probarlos. Bicos!!!

  4. Graciela dice:

    Un consejo Alfonso. En un programa de televisión (“Batalla de cocineros Brasil”) los participantes tuvieron que hacer estos postres y a todos les quedó cruda la masa. Les indicaron que debían cocinar primero la masa “a blanco”, luego ponerle la crema y volverlos al horno. Así seguro que saldrán mucho más ricos. Saludos y gracias por la receta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *