Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Pesto rosso o rojo. Salsa italiana

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.5/5
  • 15 votos
Pesto rosso o rojo. Salsa italiana

Info.

Ingredientes para Pesto rosso o rojo. Salsa italiana

  • 12 tomates secos (en aceite de oliva)
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas generosas queso parmesano rallado
  • 10 hojas de albahaca fresca
  • 20 gr. de piñones
  • Un chorrito de aceto balsámico de Módena
  • Un toque de sal (recordad que lleva Parmesano)
  • Un peperoncino, guindilla o cayena (opcional)
  • Unas gotas de zumo de limón o lima

Cómo preparar pesto rojo o rosso. Cuando preparamos en casa alguna receta de pasta, muchas veces nos decidimos a acompañarla con una salsa pesto.

Normalmente cuando hablamos de pesto, la mayoría entiende que es el pesto verde, preparado con albahaca que le da ese precio color. Pero lo que muchos no saben es que el pesto rosso está igual o incluso mejor.

Cuando hablamos de pesto rosso podemos encontrar varios nombres, pesto rojo, pesto di pomodoro, pesto de tomates secos o pesto siciliano. Muchos nombre para un pesto menos popular que el pesto genovés, pero es igualmente muy fácil de hacer, muy versátil y sabroso.

Este pesto tiene como ingrediente principal el tomate seco, aunque encontraremos recetas de pesto con tomates frescos como el pesto trapanese. El resto de ingredientes que acompañan a esta salsa depende mucho de cada casa, incluso de la zona de Italia donde lo probemos.

Es una receta mucho menos rigurosa que el pesto verde y que admite muchas variaciones, entre ellas la que os presento hoy. Este pesto me lo pasó una buena amiga italiana, Chiara, así lo preparan en su casa, con un toque de lima que acompaña la acidez del vinagre de Módena.

Pero os aseguro que he visto muchas y muy variadas recetas de pesto rojo, desde la más básica con tomates secos, ajo, queso, piñones y albahaca, hasta las que incluyen pimientos asados, pimiento rojo, tomates pera en conserva, anchoas, orégano, alcaparras… incluso cambiando los piñones por nueces, almendras o avellanas. Y estoy seguro que estarán también muy buenos. Os dejo con el pesto de Chiara y ya me contaréis si os animáis con él, disfrutadlo.

Preparación de la salsa pesto rosso o rojo. Ingredientes base, tomate.

  1. Para preparar este tipo de pesto, es necesario emplear tomates secos, es la base de la receta. Y mejor si están en aceite de oliva, así tendréis el aceite y los tomates de la salsa.
  2. Si los tomates secos no viene en aceite de oliva, debes ponerlos en remojo unas horas en agua para que se ablanden. Podemos hacerlo más rápido, agua bien caliente y los dejamos en remojo durante 20 minutos o hasta que estén blandos.
  3. Escurrimos y secamos con papel absorbente para retirar el exceso de agua.
  4. Mezclamos con el aceite de oliva y luego introducimos los tomates secos hidratados. El aceite de oliva que usemos para hacer el pesto debe ser un aceite de oliva virgen extra pero suave, para que su sabor no eclipse al del resto de ingredientes.
  5. Tapamos bien el táper o envase y dejamos macerar al menos 24 horas. Un proceso un poco laborioso si tenéis prisa aunque los podéis comprar en cualquier supermercado o gran superficie. Los venden en botes de cristal perfectos para usar en esta salsa u otras recetas italianas.

Tostado de los piñones

  1. Tostamos un poquito los piñones en una sartén sin aceite para que liberen todos sus aceites, aroma y sabor. Al dorar los piñones le da a la salsa un sabor mucho más intenso.
  2. Si queréis preparar el pesto rosso tal como lo hacen en Italia, debéis darle al mortero o pestello.
  3. Aunque es mucho más complicado que hacer pesto verde, pues los tomates suelen estar un poco duros. Si te armas de paciencia puedes hacerlo a la vieja usanza italiana, para ello majamos los ajos pelados y picados con un toque de sal.

Preparación del pesto con mortero

  1. Añadimos las hojas de albahaca fresca sin los tallos (sólo las hojas) bien lavados, los piñones ligeramente tostados, los tomates y un chorrito de vinagre o aceto balsámico de Módena.
  2. Le damos con brío hasta que formen una pasta suave y homogénea, si queda muy densa, podemos añadir el jugo de una lima o limón, con unas gotas le aportamos un toque de acidez que acompaña el vinagre y que le va bien para ayuda a mezclar mejor los ingredientes.
  3. Si os gusta el toque picante, en casa somos muy fans. Os recomiendo añadir un peperoncino, guindilla o cayena. Aunque es un ingrediente opcional le va a dar mucha vida a la salsa.
  4. Una vez que tenemos la pasta, añadimos muy lentamente un buen aceite de oliva virgen extra (el aceite de los propios tomates es perfecto para la salsa) hasta que quede una pasta espesa. Le damos bien en el mortero hasta que se forme una mezcla uniforme y fina.
  5. Rallamos el queso parmesano y lo añadimos a la salsa. Integramos bien con los demás ingredientes.
  6. Las variaciones de esta salsa en cada casa o de región de Italia consiste en el queso que cada uno suele usar. El clásico es el Parmigiano, pero el Pecorino le va muy bien, sobre todo el Pecorino sardo.
  7. Probamos el pesto y rectificamos de sal si hiciese falta, aunque con el queso seguro que estará perfecto. ¡Ya está! Esta sería la famosa salsa italiana.

Preparación del pesto con picadora

  1. Si lo preparamos con la picadora (sólo es pecado venial y es más rápido) colocaremos todo en un bol.
  2. Trituramos hasta que quede una pasta parecida a un puré o salsa ligera.
  3. Podéis añadir un poco más aceite hasta obtener la textura y densidad deseada, depende de para que lo vayamos a emplear. Recuerda picar bien la albahaca para que no se enrede en las cuchillas de la batidora.
  4. Una vez hecho el pesto puedes utilizarlo directamente. Aunque si la conservas en un recipiente bien cerrado unas cuantas horas se potenciará la fusión de sabores.
  5. Lo mejor es guardarlo en la nevera y dejar reposar una noche en frío, para que sabor se intensifique. Una vez lista, la puedes guardar hasta 15 días en la nevera.

En el blog tenéis un montón de ejemplos de acompañamiento de pesto genovés y rosso, desde estos tomates asados con pesto a una sencilla ensalada de tomate raf.

Si os gusta el intenso sabor de los tomates secos, os va a encantar esta salsa. Si no os queréis perder ningún paso de esta receta de pesto rosso, aquí tenéis un paso a paso que no se deja nada en el tintero.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Amaia dice:

    Estoy de acuerdo contigo ,es una de las mejores salsas que conozco y adictiva , no es tan conocida como la carbonara o la boloñesa pero para mi gusto las supera a ámbas .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *