Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Baklavas griegos caseros

  • 10 personas
  • Dificultad difícil
  • 2,25 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 50 minutos
Receta de Baklava

Ingredientes

  • 150 g de azúcar
  • 300 g de pasta filo "Feuilles de FILO" (12 láminas)
  • 100 g de pistachos
  • 250 g de nueces
  • 150 g de almendras
  • 50 g de piñones
  • 300 g de mantequilla
  • 5 cucharadas de agua de azáhar
  • 1 limón/ su jugo y su cáscara
  • 1 rama de canela/ 2 cucharadas de canela molida
  • 1 vaso de agua
  • 2 clavos de olor

Vamos a seguir con otra receta griega, en este caso uno de sus postres más famosos en la utilizaremos la pasta filo. Aprovechando que tenía un paquete abierto en la nevera, lo que me quedaba de hacer el strudel de manzana. Haremos una famosa receta griega, uno de sus postres por excelencia, muy conocido pero un poco complicado. Eso sí, con este postre triunfas seguro, recibirás todo tipo de halagos.

El baklava, baklawa o baclava, es un pastel elaborado con una pasta de nueces trituradas, distribuida en la pasta filo y bañado en almíbar o jarabe de miel, existiendo variedades que incorporan pistachos, anacardos, almendras, piñones o cualquier fruto seco que se te ocurra. En bastante denso, así que con un pequeño trozo es suficiente para quedar satisfecho. Excelente con un buen café como los que preparan en Grecia o Turquía, negro y muy fuerte. Estos pastelitos se conservan muy bien durante seis o siete días en la nevera, con lo cual lo mejor es hacer bastante y así tienes para toda la semana. Espero que os gusten y os animéis con ellos.

Preparación de los baklavas

  1. En una picadora picamos las almendras y  las nueces. El tamaño debe ser similar o más pequeño que un grano de pimienta. Colocamos todos los frutos secos en un bol grande y añadimos 3 cucharadas de azúcar y la canela molida. Removemos todo muy bien para que se mezclen los sabores. Este será el relleno del baklava, es imposible que estos pastelillos no esten buenos.
  2. Derretimos la mantequilla al baño maría o en el micro hasta que quede líquida y preparamos la pasta filo en una superficie cómoda para trabajar. Necesitaremos al menos 12 hojas de pasta filo.
  3. Engrasamos un recipiente ayudados con un pincel de silicona, en mi caso he elegido una fuente típica de hacer bizcochos de 30 x 40 cm. Una vez engrasado empezamos a colocar las hojas de pasta, untándolas con mantequilla una a una. Colocamos 2 hojas juntas como base y rellenamos con una capa de frutos secos. Seguimos colocando capas de pasta filo, capas de relleno hasta que tan solo nos queden 2 láminas que serán la cubierta del pastel. La última capa tambien la pincelamos con mantequilla. Presionamos bien para que quede compacto y acto seguido enfriamos en la nevera durante 30 minutos.
  4. Sacamos la fuente y cortamos cuidadosamente el pastel con un cuchillo bien afilado y largo en forma de rombos o cuadraditos, depende de la fuente que uses.
  5. Precalentamos el horno a 190º durante 5 minutos e introducimos la fuente en el horno en la bandeja del medio, con calor arriba y abajo durante 30 minutos.
  6. Preparamos el almíbar mientras la baklava se está haciendo. Calentamos en un cazo un vaso de agua junto con el agua de azahar y cuando hierva añadimos una cucharada de zumo de limón, canela, cáscara del limón, los clavos de olor y 5 cucharadas de azúcar. Removemos con una cuchara de madera durante 15 minutos y cuando esté listo dejamos enfriar. Colamos y reservamos para después.
  7. Sacamos los baklavas del horno y los bañamos con el almíbar. Picamos los pistachos y los espolvoreamos por encima. Dejamos enfriar durante 2 horas antes de servirlos. Es de por si un postre muy nutritivo, así que un poco de café o un buen té de menta como acompañamiento le quedan perfectos.

Masa filo, consejos de utilización y horneado

  • La pasta filo es de origen oriental, es básica en la cocina griega y turca, siendo la base de este delicioso postre que os presento hoy y de su evolución, el strudel, que en el blog os presento en 2 recetas, Strudel de manzana, nueces y piñones y el Strudel de manzana y zanahoria.
  • Me encanta la pasta filo por lo versátil que es en la cocina. Sus usos son múltiples, ya sea para preparar comidas saladas o dulces. La pasta filo es una masa muy laboriosa que al final se trabaja en hojas de masa muy finitas y el que se utilizan varias capas para la elaboración de la receta.
  • Es una de esas masas que se utilizan en recetas crujientes que se preparan al horno. Al igual que con el hojaldre el horno no debe estar nunca frío cuando metemos la masa pero al trabajarla debe estar lo más fría posible. Debemos evitar que  se exponga al aire mientras no trabajamos con ella y cuando tengamos todo preparado tal como comento en la receta sacarla de la nevera, el frío le va genial.
  • Se prepara pintando cada hoja con mantequilla en estado líquido, si está clarificada mucho mejor.
  • La pasta filo cuando está horneada se rompe con mucha facilidad de forma que debemos servirla inmediatamente una vez horneada.
  • Para su conservación debe estar herméticamente cerrada en la nevera, aguanta unos 3 meses. También podríamos congelarla aunque se suele agrietar un poco al descongelar y luego es más difícil de trabajar.
  • La temperatura ideal para hornear la pasta filo es entre 190 y 200ºC ni más ni menos. A menor temperatura no conseguirás un buen resultado y a mayor harás que se queme.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir