Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Bizcocho de frutas

  • 8 personas
  • Dificultad fácil
  • 1 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 40 minutos.
Receta de bizcocho de frutas

Ingredientes

  • 300 g. de harina de trigo
  • 175 g. de azúcar blanquilla
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 yogurt natural
  • 1 sobre de levadura química tipo Royal
  • 3 huevos grandes
  • 3 melocotones pequeños o pavías
  • 2 manzanas
  • 1 naranja
  • 1 cucharada de uvas pasas
  • 3 orejones
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de Brandy

Esta semana os puedo asegurar que tengo la nevera llena con más cosas sanas y ricas del mundo, verduras, hortalizas y sobre todo un montón de fruta de la huerta de mi padre, estamos en plena temporada de peras, melocotones y pavías, ciruelas, manzanas y asoman las primeras mandarinas con mucho sabor. De todo un poco pero sin duda lo mejor es que mi querido padre me ha preparado una caja llena de pavías, unos melocotones pequeñitos de mucho sabor con una carne dura y blanca que se convierte en rojo sangría en cuanto se acerca al hueso. He regalado más de la mitad, pero aún tengo para preparar muchas recetas, así que preparaos, este bizcocho es el principio, el fin de semana será tiempo para una deliciosa tarta tatín de pavías y mucha mermelada, para tener para todo el año.

Ya decía nuestro amigo Álvaro Cunqueiro: “Quizás una buena pavía en sazón, sea la reina de las frutas nuestras”. Es verdad que antes esta fruta se encontraba con mucha más facilidad, hoy apenas se ven el mercado y en las fruterías, aunque en la zona de la Ribeira Sacra son muchos los injertos que se han hecho en muchos frutales para conseguir esta fruta, una de las preferidas de mi familia. No os preocupéis si no las encontráis, para esta receta podéis emplear melocotones, la variedad que más os guste.

Este bizcocho es un acompañamiento perfecto para un buen desayuno o merienda, aunque si lo ponéis de postre con una bola de vuestro helado preferido, os quedará de rechupete. Si tenemos que compararlo con otros bizcochos del blog, este tiene ese don que nos traslada los perfumes veraniegos llenos de fruta, más que los que llevan frutos secos, muy otoñales. Es más ligero y porque no, más bonito, pues esta lleno de color. La receta no tiene complicaciones y es muy sencilla, la base es el bizcocho de toda la vida, el esponjoso de yogurt que tomamos de pequeñitos, sano, con poca grasa, la justa y mucha fruta. Podéis cambiar las frutas con las que más os guste siguiendo las indicaciones básicas, y tendréis vuestro bizcocho de rechupete. Espero que os guste.

Preparación de las frutas:

  1. Elegimos las frutas que vamos a usar para el bizcocho, podemos utilizar aquellas que más os gusten o como es en mi caso, aquellas que tengamos por casa y sobre todo que sean de temporada. La receta lleva: manzanas, una mandarina, uvas pasas, 2 orejones, una naranja y unas pavías que me traje de Ourense. Mi recomendación las manzanas, melocotones y pera. Pelamos la fruta y la partimos en trozos grandes.
  2. En una cazuela echamos 2 cucharadas de mantequilla, introducimos la fruta y cuando empiece a soltar su jugo echamos una cucharada de brandy o el licor que más nos guste, un poco de licor de naranja le va que ni pintado. Removemos de vez en cuando y lo dejamos cociendo durante 10 minutos a fuego medio. Nos quedará casi como una compota pero no tan hecha.
  3. Retiramos y lo dejamos enfriar, reservamos hasta que tengamos la masa del bizcocho.

Preparación del bizcocho de frutas:

  1. Tomamos el vasito de yogurt como medida para calcular la cantidad a usar de los distintos ingredientes.
  2. Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen, y cuando ya estén bien mezclados añadiremos la levadura con la harina tamizada si es posible, el yogurt, el aceite de oliva virgen extra y batimos hasta que no queden grumos.
  3. En una fuente previamente engrasada con mantequilla y espolvoreada con un poquito de harina echamos la mezcla e introducimos las frutas. Es mejor que el molde o fuente sea profundo pues protegemos mejor la masa. Si el molde es muy pequeño puede llegar a hundirse por el centro, pues hace que el bizcocho suba demasiado deprisa y después se acaba hundiendo.
  4. Precalentamos el horno a 200º C durante 10 minutos. Metemos en el horno a 180º C durante una media hora (tal como comenté en alguna otra receta, todo depende del horno, siempre mirar con un tenedor, pinchad el bizcocho y cuando este seco, retirad). El bizcocho tenemos que situarlo en el centro del horno, tanto en altura como en la bandeja. Es importante no abrir la puerta del horno bajo ningún concepto mientras éste este cociéndose, ya que tendríamos perdida de calor y se hundiría.
  5. Si vuestro horno tiene mucha potencia en la parte superior puede llegar a quemarse la superficie, esto tiene una fácil solución, cubrimos la parte superior con papel de aluminio los últimos 10 minutos de la preparación.
  6. Apagamos el horno y dejamos la puerta un poquito abierta, para que repose, así lograremos que no haya un cambio de temperatura muy brusco al sacarlo y no se bajará de golpe. Recordad que si el bizcocho ha subido irregularmente una de las causas más comunes es que la rejilla del horno puede estar inclinada o la masa no se ha repartido por igual en el molde, mirad si esta bien nivelada.
  7. Sólo nos falta el último paso, no seáis impacientes. Desmoldamos y dejamos enfriar.

Un bollo fabuloso para tomar con un buen café y tal como veis el bizcocho de yogurt es la base para miles de recetas. Sólo tenéis que dejar rienda suelta a vuestra imaginación.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir