Recetas de rechupete

Recetas de carnes y aves

Frikadelas danesas o Frikadeller “Chef Andersen”

  • 6 personas
  • Preparación fácil
  • 2,10 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 40 minutos
Receta de Frikadellen danesas

Ingredientes

  • 1.4 K de carne picada (600 g de cerdo, 800 g de ternera)
  • 3 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 cucharaditas de café de sal
  • 1/2 cucharadita de café de pimienta molida
  • 1 huevo
  • 150 ml de leche entera
  • 4 Remolachas medianas cocidas o Rødbede en conserva danesa
  • 8 patatas medianas cocidas
  • 150 g de mantequilla
  • 300 g de caldo de carne (salsa)
  • 30 g de harina (salsa)
  • 15 g de mantequilla (salsa)
  • 1 cucharadita de colorante danés kulør

Este fin de semana os voy a sorprender con una receta muy tradicional de origen danés. Y es que la cocina danesa está de moda desde que el restaurante Noma de René Redzepi que se ha confirmado como uno de los mejores restaurantes del mundo. La gastronomía danesa es muy completa, tenemos platos de pescado como el troceado de bacalao a la mostaza o el salmón crudo en escabeche; pero también carnes de calidad, es famosa la pierna de corzo con manzana o el “lammesteg“, un exquisito cordero asado al horno.

En mi trabajo tengo un compañero y gran profesional danés, Christian Andersen, que se convierte en cocinillas los fines de semana y de vez en cuando prepara con su madre las famosas frikadelas danesas. Él fue el que me ha pasado la receta que os presento, un poco readaptada a los productos españoles pues es difícil conseguir todos los ingredientes daneses. Los “frikadeller“ son albóndigas danesas que se comen acompañadas de patatas cocidas, col lombarda cocida y “brun sovs“, una salsa marrón preparada a base del jugo de la carne y el agua en la que han hervido las patatas. Estas albóndigas planas son populares en Dinamarca, Suecia y Alemania. “Frikadeller” también es una opción popular en el almuerzo buffet danés y se puede servir frío, en rodajas finas como base de bocadillos a cara descubierta en el pan de centeno.

Preparación de las frikadelas

  1. Comenzamos mezclando la carne picada en un bol o cuenco grande, en alguna otra receta danesa he visto que pueden sustituir la ternera por cordero picado, me imagino que quedarán un poco más fuertes.
  2. Salpimentamos la carne, tanto la de ternera como la cerdo.
  3. En la versión original picamos la cebolla muy fina y se la añadimos a la carne. Yo las he preparado en casa dorando la cebolla con un poco de mantequilla a fuego suave, sin prisa. Al cabo de uno 15 minutos la sacamos de la sartén, dejamos que se enfrie y la añadimos a la carne. Le quita ese sabor crujiente cuando encuentras la cebolla que a mí no me gusta mucho.
  4. Rompemos el huevo y lo añadimos a las rebanadas de pan sin la corteza pasadas anteriormente por la leche, y sin miedo empezamos a trabajar la masa con las manos hasta que quede todo bien mezclado.
  5. Comenzamos a formar unos lomitos de unos 8 cm de largo por 5 de ancho aproximadamente. Aplastamos con la ayuda de la mano como si fuesen filetes rusos, nos saldrán unas 3 frikadelas por persona. Reservamos.
  6. Pasamos las frikadelas a una sartén con el aceite de oliva o la mantequilla y vamos dorando hasta que tenga una costra casi quemada por ambos lados. Debemos cocinarlas a fuego no muy alto porque no deben quedar crudas por dentro, sólo jugosas y crujientes por fuera.
  7. Reservamos para el emplatado.

Preparación de la salsa danesa con Kulør

Mientras preparamos las frikadelas vamos preparando la salsa y las patatas, para luego comer todo al mismo tiempo.

  1. Tamizamos la harina con un colador. Este paso es muy importante para que luego no se produzcan grumos.
  2. Ponemos en un cazo a calentar a fuego medio el caldo durante 4-5 minutos sin que llegue a hervir. De esta forma aceleramos el proceso de preparación de la salsa danesa.
  3. En otro cazo introducimos la mantequilla y la calentamos a fuego bajo hasta que se derrita, tiene que tornar a un color avellana. Luego añadimos la harina tamizada y dejamos que se mezcle hasta que formen pequeñas masas de  tono dorado (Roux, es el nombre que tiene este paso o mezcla de harina y mantequilla, que nos ayudará a ligar la salsa, no sólo se utiliza en esta salsa sino en muchas otras). Esto es muy importante porque si la harina queda cruda la salsa sabrá mucho a harina y no es lo que queremos.
  4. En el paso anterior he utilizado mantequilla, pero si queremos podemos utilizar a medidas iguales mantequilla y aceite de oliva. El aceite le da un toque especial,  probad a ver si os gusta.
  5. Removemos muy bien con una cuchara de madera la harina con la mantequilla hasta quede como una bola.
  6. Echamos el caldo de carne en el cazo con la harina y la mantequilla. Añadimos sal, pimienta al gusto, unas cucharadas del aceite sobrante de freir las frikadelas y el kulør, un espesante y colorante de color marrón que podéis encontrar en grandes superficies.
  7. Removemos de manera continua con una varilla (5-6 minutos). Vamos controlando la temperatura, en este paso lo mejor es dejarlo al mínimo. Quedará un mezcla homogénea y lo más importante sin grumos. Si no tenéis controlada esta salsa y os quedan grumos, podeis arreglarla con un toque de batidora. Así os quedará perfecta.

Preparación de las patatas para la guarnición:

  1. Lavamos muy bien las patatas y las colocamos en una cazuela grande con un litro de agua que esté ya caliente. Añadimos la sal.
  2. Dejamos hervir entre 20 minutos a fuego medio. Vamos pinchándolas con un tenedor para ver como están de duras, es importante que no se pasen porque comerás puré de papa. Cuando veas que estén tiernas las sacamos y las pasamos por agua fría para cortar la cocción.
  3. Pelamos y reservamos.

Consejo de emplatado:

Sacamos las frikadelas recién hechas y servimos 3 en cada plato con dos cucharones de salsa, las patatas cocidas y remolacha (Rødbede) en conserva al estilo danés o lombarda en conserva danesa  (Rødkål) o en su defecto alemana (la danesa es más fina pero más difícil de encontrar en España). Lo servimos bien caliente y con un poco de pan porque la salsa de esta receta es grandiosa. Muy apetitoso y fácil de hacer. ¡Que aproveche!

Recomendaciones:

Esta receta bien vale una buena cerveza danesa, Christian nos recomienda la famosa Carlsberg o una Tuborg bien fría. Aunque existen otras bebidas tracionales como el “Juglogg“, un vino caliente con clavo, vodka y canela. Otra opción es el “Gammel Dansk“, un licor nacional bastante fuerte que es muy típico en fechas tan señaladas como la Pascua y las Navidades.

Y si no os apetece cocinar y estáis por Madrid os recomiendo el restaurante  “Olsen”, un rincón danés en Madrid. Su carta combina recetas del norte de Europa con ingredientes básicos como carnes, frutas rojas, pescados y frutos del mar. Todo ello dirigido por el chef Germán Martitegui.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas