Recetas de rechupete

Recetas de carnes y aves

Guiso de pollo con piña, jengibre y cilantro.

  • 6 personas
  • Preparación Fácil
  • Tiempo de preparación: 60 minutos
  • 2,2 euro/persona
Receta de pollo guisado con piña

Ingredientes

  • 1 pollo campero o de casa entero (troceado para guiso)
  • 2 Cebollas grandes
  • 4 dientes de ajos
  • 50 ml de aceite oliva virgen extra Ilove
  • 2 puerros
  • 1/2 jengibre fresco
  • 1 bote de 480 g de piña en su jugo (10 rodajas)
  • Sal y pimienta negra molida (al gusto)
  • Tomillo y nuez moscada (para el pollo)
  • 1/2 manojo de cilantro fresco (al gusto)
  • 1 vaso de vino blanco tipo ribeiro y 2 de agua
  • El jugo del bote que trae la piña
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco

Compañeiros de la cocina, hoy os presento un guiso casero de pollo hecho como toda la vida pero con un toque asiático que hará las delicias de los amantes de los sabores y aromas frescos del cilantro y jengibre. Además el toque de piña le da un sabor agridulce impresionante que me encanta en la comida, aparte de esta fruta últimamente suelo incorporar en mis recetas manzana, pera, platano, melocotón o mango. Este es uno de los guisos preferidos en casa y espero que también lo sea de todos vosotros. Los que habéis probado recetas que mezclan sabores estoy seguro que os atreveréis con esta, éxito asegurado.

En cualquier guiso la calidad de los ingredientes es fundamental para que salga de rechupete y en este caso os aseguro que son de primera puesto que los acabo de traer tras las vacaciones navideñas en Galicia: pollo de corral que cuida con mimo una amiga de mi madre en la aldea, cebollas y puerros de la huerta de mi padre en la zona de la Ribeira Sacra, vino blanco de la vendimia de septiembre y vinagre de casa. En cuanto al jengibre, la piña y cilantro… va a ser que no son gallegos, pero dadle a mi padre unos años más y seguro que los introduce en el huerto… jeje. Porque en Galicia plantas cualquier cosa y crece, es increíble. Espero que os guste y ya me contaréis, gracias de antemano por vuestros comentarios, os dejo con la receta.

Preparación del guiso de pollo con piña, jengibre y cilantro:

  1. A la hora de comprar el pollo no escatiméis en precio, comprad un buen pollo, si es de casa mejor. Pedidle al carnicero que lo corte a trozos regulares para hacer este guiso. Si no os es posible comprad los trozos de pollo que más os gusten, los zancos y las alitas son los preferidos en casa.
  2. Salpimentamos el pollo añadiendo las especias. Reservamos.
  3. Pelamos los ajos y picamos muy finamente.
  4. Añadimos aceite de oliva virgen extra Ilove aceite a una cazuela de unos 30 cm y no muy alta, no debe cubrir toda la superficie. Calentamos el aceite de oliva y añadimos el ajo y el pollo. Marcamos los trozos de pollo hasta que queden bien dorados, soltarán parte de la grasa que tiene la piel y que le dará al guiso un sabor inconfundible. Retiramos el pollo en un plato y reservamos.
  5. Pelamos y picamos las cebollas y el puerro. Los sofreímos en el mismo aceite donde hemos dorado el pollo durante unos 10 minutos a fuego lento.
  6. Añadimos los trozos de pollo y removemos con el puerro y cebolla pochada, mezclando bien los sabores de los ingredientes. Subimos a temperatura alta e introducimos el vaso de vino blanco que hayamos elegido para beber con esta receta y las 2 cucharadas de vinagre. Este guiso bien vale un buen vino blanco, no escatiméis con la calidad del vino con el que cocinéis porque es uno de los secretos para que salga un guiso de 10 puntos. Probamos la salsa y rectificamos sal y pimienta si hace falta. Dejamos que reduzca un poco removiendo para que se junten bien los sabores, aproximadamente unos 10 minutos, los 5 primeros a fuego alto y los últimos 5 a fuego medio.
  7. Pelamos el jengibre fresco y lo rallamos sobre el guiso, la cantidad al gusto, podéis añadirlo entero o sólo la mitad. A mí el jengibre me encanta de todas las formas y colores, molido, machacado, rallado o cortado en trozos grandes o pequeños. Le va a dar a esta receta un sabor fresco, un poco picante y un aroma especial (os aseguro que no es el mismo sabor a colonia que tiene cuando está crudo). Removemos todo bien con una cuchara mezclando sabores.
  8. Añadimos las rodajas de piña cortadas en 6/8 trocitos para que no resulte incómoda a la hora de comer. Removemos para que se mezcle todo y cubrimos con los vasos de agua y el jugo de piña sobrante hasta que quede a ras con los ingredientes de la cazuela.
  9. Guisamos a fuego lento hasta que reduzca el líquido y el pollo esté en su punto (aproximadamente unos 30-35 minutos). Es importante que remováis de vez en cuando para que no se pegue al fondo de la cazuela.
  10. Picamos el cilantro fresco y justo antes de servir añadimos a la cazuela.

Servimos bien caliente y con un poco de pan porque la salsa de esta receta es grandiosa. Que aproveche.

Espero que os guste y la preparéis en casa, como véis es una receta en la que el tiempo y la paciencia van a ser fundamentales para que el guiso salga de rechupete. Si la podéis preparar el día antes estará incluso más rica que recién hecha (para calentarlo usad la misma cazuela a fuego muy lento moviendo de vez en cuando).

El cilantro en nuestra cocina, curiosidades, usos y recomendaciones:

Cilantro, culantro, coriander, perejil chino o coriandro:

  • Historia: Esta hierba aromática o especia es conocida como “perejil chino” dada su influencia en la cocina asiática, además es de uso común en Oriente Medio, el Mediterráneo, India, Asia del Sur, México, América Latina, China, África. Al ser un ingrediente básico en la cocina latinoamericana se ha introducido de unos años a esta parte en nuestra gastronomía gracias a nuestros amigos ecuatiorianos y peruanos. En nuestra casa ya ocupa un lugar habitual en nevera y es bastante fácil de encontrar en supermercados (Eroski, Carrefour…), mercados y fruterías tradicionales. Se puede confundir fácilmente con el perejil de hoja plana por su aspecto similar pero su aroma es inconfundible, así que asegúrate de olerlo con cuidado o preguntar a tu frutero. Todas sus partes son comestibles pero las hojas frescas y las semillas secas son las más utilizadas en la cocina. Sus amplias y delicadas hojas verdes poseen un sabor semi-picante y son muy aromáticas.  Lo podéis encontrar durante todo el año pero en Enero y Febrero es cuando mayor cantidad encontramos en los mercados.
  • ¿Cómo almacenar?: Debemos guardarlo en la nevera y si es posible en un tarro con agua y las hojas cubiertas por una bolsa de plástico. Si no queremos que nos aromatice toda la nevera conservadlo en el frigorífico dentro de envases herméticos y procurad consumirlo en 4 ó 5 días ya que se marchita rápidamente. No debe secarse ni congelarse porque pierde el aroma. El precio del manojo de cilantro es de 1,7€ aproximádamente y da para una semana sin problema.
  • Modo de preparación y consejos: Debemos lavar y secar antes de usarlo ya que las hojas pueden traer impurezas. Yo empleo sobre todo la parte de las hojas, las troceo y sirven tanto de presentación como para aromatizar el plato. Siempre debemos añadir el cilantro al final de la receta, justo antes de servir, pues el calor destruye totalmente su aroma y sabor. Acompaña muy bien a recetas de pollo, pescados, carne de cerdo, arroz, ensaladas, salsas, mariscos, tomate, yogurt, cordero, lentejas, mayonesa, pimientos…

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir