Recetas de rechupete

Recetas de masas y rebozadosRecetas de pescado y mariscoRecetas de tapas y aperitivos

Tigres o croquetas de mejillón

  • 6-8 personas
  • Preparación Fácil
  • 0,6 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 45 minutos
Receta de Tigres o croquetas de mejillones

Ingredientes

  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Sal y pimienta (al gusto)
  • 2 cebollas
  • 1 pimiento rojo
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 250 g de gambas
  • 1 k de mejillones
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de tomate fríto (mejor si es casero)
  • 1/2 cayena molida
  • Pan rallado
  • 2 huevos
  • 1/2 l de Bechamel (explicación en el link a Bechamel)

Esta receta es una versión de los clásicos mejillones-tigre que preparabamos en Santiago de Compostela en mi época universitaria. Es una receta muy sencilla y agradecida. Tiene la cremosidad de la bechamel y ese sabor a mar que nos dan los mejillones gallegos, es muy importante que sean de calidad y a mi parecer los de mi tierra son los mejores. No deja de ser una manera diferente de comer croquetas, mucho más original y fácil. La medida del relleno nos la da la concha del mejillón, así que sólo tenéis que rellenar, rebozar y freir en abundante aceite de oliva.

Esta tapa tiene un patrón común con las croquetas: utiliza bechamel y otro ingrediente para darle sabor, en este caso los mejillones. En España existen variaciones a la hora de preparar los tigres, es común que en el País Vasco el compango (relleno) vaya debajo y la bechamel encima, en Galicia es más bien una mezcla del mejillón y la bechamel. Hay gente que le añade langostinos, otros gambas u otro tipo de marisco o pescado. Los tenéis picantes o muy picantes: Tigres Rabiosos. La receta que os presento aquí es la del tipo gallego y en este caso sólo tienen un pequeño deje picante para que todo el mundo los pueda comer. Espero que os gusten y os animéis a prepararlos, no os olvidéis de acompañarlos con una cerveza bien fresquita…

Preparación de los Tigres:

Lo fundamental para que está receta sea un éxito es hacer una buena bechamel, la base que decide si los tigres van a estar buenos o no. Y como os decía anteriormente que los mejillones sean de calidad.

  1. Lavamos muy bien los mejillones en agua fría y quitamos todas las impurezas que vengan en la bolsa. Ponemos a calentar un vaso de agua en cazuela, cuando el agua empieze a hervir añadimos una hoja de laurel y a continuación los mejillones. Lo dejamos cociendo 3 minutillos y en cuanto estén todos abiertos los retiramos con una espumadera. Dejamos enfriar y reservamos en un plato. El agua de la cocción no la vamos a tirar, la colamos y dejamos en un vaso.
  2. Sacamos los mejillones ayudados por un buen cuchillo, arrastramos todo el mejillón hasta que quede el interior limpio. Reservamos toda la carne del mejillón en un plato y limpiamos con el cuchillo la cáscara de la concha por si tuviese algún resto pegado a su superficie. Tenemos que lavar muy bien las conchas pues las vamos a meter en la boca. Yo las suelo lavar en el lavajillas, con un programa corto quedan perfectas. Además después de comer los tigres no tiro las conchas porque las utilizo para otras recetas al igual que las conchas de las vieiras y zamburiñas. Ya os explicaré como hacer falsas vieiras a la gallega sólo con verdura…están de muerte.
  3. Las gambas las suelo comprar peladas, así que lo único que tengo que hacer es picarlas en trozos pequeños. Podéis utilizar también langostinos o incluso calamares (quedan también muy ricos). Reservamos en un plato.
  4. Limpiamos los bien los filamentos y las conchas rotas que se quedan pegados al mejillón. Picamos con un buen cuchillo los mejillones en trozos pequeñitos y mezclamos con las gambas.
  5. Picamos las cebollas, los dientes de ajo y el pimiento en trozos muy pequeños. Añadimos aceite a la sartén y sofreímos primero los dientes de ajo durante medio minuto, luego la cebolla y por último el pimiento morrón todo a fuego lento durante unos 10 min hasta que quede pochadito, no debe quedar crujiente.
  6. Probamos y salpimentamos. Añadimos las gambas y los mejillones.
  7. Añadimos el 1/2 vaso de vino blanco, la mitad del vaso del agua de los mejillones, el tomate frito y la cayena picada. Dejamos que reduzca aproximadamente durante unos 10 minutos a fuego medio.
  8. Removemos con una cuchara de madera unos minutos y apartamos del fuego.
  9. A continuación vamos a preparar 1/2 litro de bechamel. Seguid las indicaciones de la receta de salsa de bechamel que publiqué hace tiempo. La receta es para un litro aproximadamente, de forma que usaremos la mitad de cantidad en los ingredientes: 1/2 litro de leche, 2 cucharadas colmadas de harina, 2 de mantequilla, un poco de sal, nuez moscada y una pizca de pimienta negra si os gusta.
  10. Mezclamos el relleno del compango de los mejillones con la bechamel. Juntamos todo bien con una espátula de silicola o algún instrumento de cocina con el que sea fácil trabajar la mezcla.
  11. Rellenamos con una cuchara las conchas del mejillón y rebozamos en huevo batido. Pasamos por un poco de pan rallado por los dos lados y lo dejamos en un plato.
  12. Si sois pocos en casa como es mi caso, podéis preparar los tigres, envolverlos en papel plástico transparente y congelarlos.
  13. Dejamos una hora en la nevera y freímos en abundante y caliente aceite de oliva.

Consejo: Para congelar los tigres (si os sobrán), colócalos en una fuente (sin amontonar), congelalos y al cabo de 12 horas sepáralos y consérvalos en una bolsa de plástico limpia y cerrada. Para freírlos no es necesario descongelarlos. Se fríen, en aceite muy caliente, en 2 minutos moviendo la sartén en vaivén para no tener que tocarlos.

Yo creo que no es tan díficil pero ya me contaréis. La receta la he redactado un poco extensa para que nos os perdáis en ningún paso, aún así si tenéis cualquier consulta me la enviáis a elcocinero@recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir