Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Rosquillas de Candil. Buñuelos de Semana Santa

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.3/5
  • 3 votos
Rosquillas de Candil. Buñuelos de Semana Santa

Info.

Ingredientes para Rosquillas de Candil. Buñuelos de Semana Santa

  • 100 ml de leche entera
  • 350 g de harina de repostería
  • 2 limones
  • 200 g de azúcar blanquilla
  • 4 huevos medianos
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra suave
  • 1 sobre de levadura química en polvo (16 g.)
  • Unas gotas de anís o esencia de anís
  • Aceite de girasol para la fritura
  • Azúcar glass o en polvo para decorar

Cómo hacer rosquillas de Candil. Si buscáis una receta de rosquillas caseras, muy esponjosas, fáciles y deliciosas, no busquéis más, aquí encontraréis la respuesta.

Esta receta dulce es la combinación de las rosquillas fritas de toda la vida y los buñuelos de viento. Una gran combinación para conseguir unas rosquillas muy ligeras, aromáticas y perfectas para el café. En el blog encontraréis multitud de variantes del mundo rosquillero, en cada casa se preparan de una manera, todas deliciosas. En la búsqueda de esa rosquilla perfecta, creo que tenemos un mundo hasta encontrarla. Pero esta gana un montón de puntos, una rosquilla frita, un poco abuñuelada, y súper ligera. Una receta casi insuperable.

En Galicia hay mucha tradición de rosquillas fritas, de masa más densa que la que hoy os presento, estas rosquillas de Candil también están fritas y rebozadas en azúcar glass. Con las rosquillas pasa como con la mayoría de los dulces, hay mil recetas, estoy seguro que este tipo de masa también os encantará, el sabor es similar a la tradicional rosquilla pero que se deshace en la boca.

Para esta receta necesitáis de un utensilio, el candil o buñolera, que podéis encontrar en la mayoría de tiendas especializadas, ferreterías y como no, amazon. Es similar a un cucharón pero que acaba en una rosquillera donde colocas la masa y con un agujero para darle forma a la rosquilla. Animaros a comprarlo y tendréis unas rosquillas de rechupete, una de esas recetas que tendréis que hacer varias veces por lo buenas que están.

Preparación de la crema de las rosquillas de Candil

  1. Lavamos los 2 limones. Rallamos uno de los limones y el otro lo pelamos para emplear la piel para aromatizar el aceite. Reservamos. Recordad, siempre sin llegar a la parte blanca, sólo de manera superficial.
  2. Ponemos a calentar los 100 ml de aceite con una cáscara de limón. En cuanto haga amago de freírse apagaremos y dejaremos templar. Sacamos la piel de limón, colamos y reservamos para la crema.
  3. Batimos los huevos con el azúcar hasta que espumen, que se monten un poco. Añadimos la leche, el aroma de anís o anís seco y la ralladura del limón. Volvemos a batir todo muy bien hasta que quede integrado.
  4. Añadimos el aceite de oliva virgen extra aromatizado (debe estar templado) y volvemos a batir hasta que el aceite esté mezclado.
  5. Unimos el polvo de hornear o la levadura química con la harina de repostería (no hace falta tamizar). La vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior hasta conseguir una masa homogénea. Dejamos que repose en la nevera una media hora.

Fritura y presentación final de las rosquillas de Candil

  1. Pasado el tiempo de reposo de la masa, ponemos al fuego una sartén o una cazuela con abundante aceite de girasol. Para este tipo de rosquillas el aceite de girasol va fenomenal ya quedan muy ligeras y no conservan nada el sabor del aceite.
  2. Pasamos a lo más divertido de la receta, hacer las rosquillas. Sacamos las cáscaras de limón del aceite de girasol.
  3. Metemos el candil o buñolera en el aceite de girasol caliente para que vaya pillando temperatura (sólo en candil sin crema).
  4. Sacamos la buñolera del aceite y rellenamos de crema de las rosquillas hasta la mitad. Yo lo hago con ayuda de un cucharón y introducimos en la sartén o cazuela. Freímos las rosquillas teniendo mucho cuidado de que no se quemen. Poco a poco veréis que se despegan, seguid el paso a paso de las fotos o el vídeo.
  5. Damos la vuelta cuando veamos que la rosquilla esté dorada, con cuidado con un tenedor o unas pinzas de cocina.
  6. Es importante pues después de todo el trabajo no queremos que se nos pasen o se queden crudas por dentro. El aceite que tenemos en la sartén lo ponemos a fuego medio alto sin que llegue a humear.
  7. Freímos en tandas de no más de 2 rosquillas, para que no se enfríe mucho el aceite. Veréis como las rosquillas van engordando un poco, como los buñuelos. No os asustéis.
  8. Cuando estén doraditas por ambos lados. Las colocamos sobre papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite. Dejamos que enfríen.
  9. Una vez frías las espolvoreamos con azúcar glas o azúcar en polvo. Os aseguro que el resultado es fantástico, de rechupete, por supuesto.

Aprovechad toda la variedad de postres de Semana Santa que tenemos en el blog. Si aún así no lo tenéis claro, os dejo un paso a paso en fotos de esta receta de rosquillas. No os perdáis detalle.

Consejos y recomendaciones para unas rosquillas de candil de rechupete

  • Tal como os comentaba, necesitáis de un candil o buñolera. Con él será muy sencillo preparar este tipo de rosquillas, sólo tenéis que rellenar con masa hasta la mitad, tal como podéis ver en las fotos o en el vídeo. Depositar la buñolera en el fondo de una sartén o cazuela con abundante aceite y con la temperatura la masa empezará a despegarse del mismo y a subir a la superficie.
  • La temperatura del aceite es clave, si estuviese demasiado caliente, pueden quedar crudas por dentro, mientras que si está demasiado frío, las rosquillas se abrirán y no tendrán el aspecto deseado. El aceite tiene que estar caliente pero no muy fuerte. En mi placa de inducción, las frío al 7, de 9 que es máxima potencia.
  • Cada rosquilla saldrá de su padre y su madre, es decir, distintas. No es malo, son artesanas y no estamos ante una receta industrial. Tal como veis en la foto de presentación, las rosquillas dicen cómeme. En las fotos podéis ver como queda el interior de una de ellas, como un buñuelo de viento en forma de rosquilla.
  • Podéis aromatizar estas rosquillas con naranja aunque sea más habitual hacerlo con limón como en esta receta. Incluso con los 2 tipos de cítricos, aquí también hemos puesto unas gotas de anís, pero dejamos a vuestra elección los aromatizantes a emplear.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *