Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Strudel o Apfelstrudel de cerezas del Jerte y manzanas

  • 8 personas
  • Preparación difícil
  • 1,50 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 45 minutos
Receta de Strudel de cerezas

Ingredientes

  • 300 g de pasta filo "Feuilles de FILO" (7 hojas)
  • 150 g de azúcar (100 g para el relleno y 50 g para hacer azúcar glass)
  • 6 manzanas grandes y 200 g. de cerezas (el tipo que más o guste)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de canela en polvo (15 g)
  • 1 chupito de ron y 150 ml. de mantequilla
  • Para pincelar el Strudel antes de meterlo en el horno: 1 huevo y unas gotas de leche entera o con 50 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • Para acompañar: Con helado de vainilla o chocolate o bien con una crema de chocolate (50 ml de nata líquida y 50 g de chocolate 70% cacao)

Uno de los postres que más me gustan, el strudel, con una de mis frutas preferidas y de temporada, las cerezas. Es un clásico cumpleañero que preparo en el mes de Junio, un Strudel con cerezas del Jerte, aunque como tenemos en la familia a Carlos Gayo que es un apasionado de las manzanas, al final lo hice con las dos frutas, el resultado… de rechupete. En esta receta podemos hacerlo con todo tipo de cerezas, al igual que las manzanas hay diferente clases. Otra de las de mejor sabor, es la denominada Ambrunes, negra, carnosa y sin rabo, que hoy día encontramos en los mercados. Pueden venir tanto del Jerte, como de Aragón, Cataluña… Sea con picotas o con ambrunes ya tenemos otro postre más para la lista de favoritos. Su preparación, tal como os comenté en el anterior strudel, es de dificultad media ya que el tratamiento de la masa es un poco engorroso, aunque podéis cambiar la masa filo por hojaldre y aunque el crujiente no es el mismo, el resultado en sabor será similar.

Este postre es tradicional de la cocina austriaca y sur de Alemania, y se dice que sus orígenes podrían remontarse a antiguas recetas de las cocinas bizantina, armenia o turca. El relleno más clásico es el de manzana aunque podéis prepararlo con lo que más os guste, los he visto de frambuesas, de ciruelas, peras, melocotón, de fresas y semillas de amapola, incluso con rellenos salados. En cualquiera de los casos, la manzana es la reina y combina genial con casi cualquier tipo de fruta y fruto seco. Así que imaginación al poder y animaos con este postre, muy similar a la empanada de manzana. Sólo tenéis que añadir las proporciones exactas para que el sabor de la manzana sea el principal.

Preparación de las manzanas y de las cerezas

  1. Exprimimos medio limón y reservamos su zumo. Pelamos y descorazonamos las manzanas, las que mejor le van a esta receta son las golden o reinetas. Las cortamos en trozos no muy grandes, desechamos el corazón de la fruta y añadimos el limón para que no se oxiden.
  2. Sacamos la mantequilla de la nevera para que vaya cogiendo temperatura.
  3. En un recipiente apto para microondas incorporamos los trozos de fruta, 2 cucharadas de azúcar, la canela y un chupito de ron, removemos con las manos para que se mezclen bien todos los sabores. Incluso sin hornear huele que te mueres.
  4. Metemos el recipiente con su tapa entreabierta en el micro durante 15 minutos a potencia alta. Obtendremos los trozos de fruta pochados con todo el sabor y aromas.
  5. Lavamos bien las cerezas, si podéis conseguir picotas mucho mejor. Le quitamos el hueso y las vamos añadiendo al relleno de manzanas, no hace falta el toque de microondas, pues con el horneado quedarán perfectas. Podéis variar las proporciones de ambas frutas, no tendréis problemas, yo usé las cerezas que me quedaban, si no seguro que le añadía unas pocas más. Reservamos el relleno.
  6. Enfriad el relleno en la nevera, recordad que debe estar frío para que no nos estropee la masa philo que también debe estar fría, mi recomendación es que preparéis el relleno el día antes.

Preparación del Strudel de cerezas y manzanas:

  1. Precalentamos el horno a 220º C para que vaya cogiendo temperatura.
  2. Empezamos con la masa filo, es un poco complicada de trabajar pero una vez que le coges el truco a la primera lámina todo mejora sustancialmente. Derretimos un poco más de mantequilla en el micro a temperatura baja durante un 1 minuto, si tenemos tiempo de clarificarla mucho mejor. Cuando esté líquida preparamos la zona de trabajo: el tazón con la mantequilla, un pincel de silicona, un trapo de algodón fino, la masa y el relleno.
  3. Encima del trapo ponemos la primera lámina de masa filo (cuidado que es muy fina y se rompe con facilidad al manipularla) y la untamos de mantequilla con el pincel, repetimos poniendo una nueva lámina encima y volviendo a untar. Así sucesivamente hasta juntar 3 o 4 láminas.
  4. Añadimos el relleno sobre la masa estirada y comenzamos a enrollarla con la ayuda del trapo, primero los bordes, doblándolos hacia dentro como si fuese un pañuelo y luego al estilo del sushi, de derecha a izquierda presionando con el trapo. Nos tiene que quedar como si fuese un brazo de gitano pero de masa filo.
  5. Antes de meter el strudel en el horno tenéis dos opciones a la hora de pintar la superficie:
    • Batimos un huevo y mezclamos con un poquito de leche, con este el truco de añadir las gotas de leche al huevo conseguiremos que no se queme enseguida y aguante mejor.
    • Untado y pincelado con aceite de oliva virgen extra. Lo que conseguimos de esta manera es que el Strudel quede incluso más crujiente, aunque tenemos que ponerle un poco de papel de aluminio durante la mitad de la cocción para que no se queme.
  6. Colocamos el strudel en una hoja de papel de horno y lo introducimos en una bandeja en el fondo del horno a 180º C durante 30 minutos hasta que torne en un color dorado. Si vemos que comienza a tostarse demasiado le ponemos un trozo de papel de aluminio encima. Sacamos del horno y dejamos que se enfríe. Adornamos con azúcar glas y un poco de crema de chocolate (nata y chocolate 70% en proporciones iguales).

Os aseguro que es un postre increíble, con la textura tierna de la fruta y el crujiente de la masa filo.

Masa filo, consejos de utilización y horneado

  • La pasta filo es de origen oriental, es básica en la cocina griega y turca, siendo la base del delicioso baklava, uno de los postres que más me gusta de la cocina árabe. Me encanta la pasta filo por lo versátil que es en la cocina. Sus usos son múltiples, ya sea para preparar comidas saladas o dulces.Es una masa muy laboriosa que al final se trabaja en hojas de muy finitas y en la que se utilizan varias capas para la elaboración de la receta.
  • Es una de esas masas que se utilizan en recetas crujiente spreparadas al horno. Al igual que con el hojaldre el horno no debe estar nunca frío cuando metemos la masa pero al trabajarla debe estar lo más fría posible. Debemos evitar que  se exponga al aire mientras no trabajamos con ella y cuando tengamos todo preparado sacarla de la nevera.
  • Se prepara pintando cada hoja con mantequilla en estado líquido, si está clarificada mucho mejor.
  • La pasta filo cuando está horneada se rompe y reblandece con mucha facilidad de forma que debemos servirla inmediatamente una vez fuera del horno.
  • Para su conservación debe estar herméticamente cerrada en la nevera, aguanta unos 3 meses. También podríamos congelarla aunque se suele agrietar un poco al descongelar y luego es más difícil de trabajar.
  • La temperatura ideal para hornear la pasta filo es entre 180 y 200º C ni más ni menos. A menor temperatura no conseguirás un buen resultado y a mayor harás que se queme.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas