Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Tarta a los tres chocolates

  • 8 personas
  • Preparación fácil
  • 1 €/persona
  • Tiempo de preparación: 25 minutos
Receta de tarta tres chocolates

Ingredientes

  • Para la base de galletas: 150 g de mantequilla irlandesa Kerrygold ( o una buena mantequilla si no la encontráis), 1 cucharada sopera de azúcar blanquilla y 1 paquete de galletas a vuestra elección, a mi me gusta tipo María (si es para una persona celiaca, deberán ser sin gluten).
  • Para las cremas de chocolate: 150 gr de chocolate negro 70%, 150 gr de chocolate con leche, 150 gr de chocolate blanco, 90 gr de azúcar blanquilla, 600 ml de nata líquida 35% MG, 600 ml de leche entera y 3 sobres de cuajada tipo Royal (suelen venir 12 g por cada sobre de cuajada).

Auque hace unos años que esta tarta se ha puesto de moda, no la había probado hasta el año pasado, cuando mi prima Pati la llevó para una comida familiar. A aquellos que os apasione el chocolate os digo que es una de esas tartas que tenéis que probar sí o sí. No es nada empalagosa, pues al mezclar 3 tipos de chocolate se equilibran entre ellos, te tomas un trozo y tienes que repetir, una tarta que triunfa donde la lleves.

Mi prima la prepara con la Thermomix pero yo la he adaptado para aquellas personas que, como yo, no tienen el robot. La receta es tan sencilla que ahora entiendo porqué se ha vuelto tan famosa en todos los blogs de cocina, por supuesto en el mío no puede faltar.

El gran secreto de esta tarta es prepararla con los chocolates que más te gusten. El contraste de capas con la diferenciación de colores del chocolate blanco al más oscuro está bien, pero con toda la gama de chocolates que tenemos en el mercado estoy seguro de que podéis improvisar una con chocolates diferentes, incluso si os gusta el chocolate blanco le irá de perlas mezclarlo con un toque de fresas, el contraste es increíble. He visto alguna de más de 3 capas, con capas más finas y la versión que más éxito tiene en casa últimamente es en copas individuales, imaginación al poder para hacer tu mejor tarta chocolatera.

Preparación de la base de galleta:

  1. Untamos una capa muy fina de mantequilla en el molde. Derretimos el resto de la mantequilla usando el microondas, así es más rápido. Con la picadora trituramos las galletas (si eres celiaco deben ser sin gluten, las podéis encontrar en casi todos los supermercados). Si no tenéis picadora, en un trapo de cocina echamos las galletas, envolvemos y las machacamos con una cuchara o algo pesado, no queda tan fino pero sirve igual, debería quedar como si fuese pan rallado.
  2. Mezclamos con unas varillas manuales o una batidora la mantequilla derretida con el azúcar. Añadimos todo por encima de las galletas trituradas, distribuimos y repartimos por la base. Presionamos contra el fondo con la ayuda de una cuchara o con los dedos. La metemos a la nevera durante 1/2 hora.

Preparación de la tarta paso a paso:

  1. De los 200 ml de leche que vamos a utilizar para la primera capa de chocolate negro separamos unos 100 ml aproximadamente, lo que quepa en un vaso, y en ellos disolvemos un sobre de cuajada hasta que estén bien mezclado. El resto de la leche (100 ml) y 200 ml de nata los echamos a un cazo y lo ponemos a hervir con 30 gr de azúcar. Esta será la capa de chocolate menos dulce, pues el chocolate 70% lleva poco azúcar, el contraste estará muy bueno.
  2. Troceamos el chocolate, cuanto más fino quede mejor se fundirá y lo añadimos a la leche que tenemos en el cazo. Removemos con las varillas hasta que obtengamos una crema homogénea y suave, añadimos la cuajada diluida en la leche y removemos hasta que hierva durante 4 ó 5 minutos. No debemos dejarlo más tiempo que el indicado pues si no la crema de chocolate se nos quemará. Retiramos del fuego y dejamos que se temple, vertemos con suavidad sobre la capa de galletas siempre ayudados de una cuchara para que no caiga en cascada directamente sobre las galletas y nos forme un agujero.
  3. Para las siguientes capas el proceso es similar, veréis que el chocolate con leche y el blanco se disuelven antes pues tienen una mayor cantidad de manteca de cacao y otros componentes ajenos. Mientras preparamos la 2ª y 3ª capa de chocolate pasarán unos 7 minutos aproximadamente, el tiempo perfecto para que la cuajada quede consistente y la capa de abajo se haya solidificado ligeramente, de forma que no patine la siguiente capa. Así podemos solapar las capas de la tarta sin tener que esperar a que enfríe como suele pasar cuando empleamos gelatinas. De hecho, si dejáis que enfríe demasiado, las capas no llegarán a solaparse bien y se puede escurrir la mezcla de chocolate. Recordad el tema de la cuchara para evitar romper la capa de abajo que tiene que estar cuajada pero aún pegajosa, lo notaréis perfectamente.
  4. Para que se agarren bien, el truco es raspar con la ayuda de un tenedor la capa de chocolate negro antes de añadir la de chocolate con leche, y en esta antes de añadir la de chocolate blanco. Así os quedarán las capas como si fuesen una sola, los huecos que deja el tenedor se llenarán de chocolate que hará de enganche.
  5. Una vez que tenemos las capas listas introducimos en la nevera con cuidado durante 3 horas hasta que las capas estén totalmente asentadas, recordad que esta tarta está mucho mejor de un día para otro. Os dejo un último consejo, para evitar lavar el cazo en la preparación de la crema, si os da igual podéis empezar por el chocolate blanco y luego con el chocolate con leche y por último el negro. Economía en la cocina.
  6. Cuando lleguen vuestros invitados sacamos la tarta de la nevera y desmoldamos con la ayuda de un cuchillo. Siempre os recomiendo utilizar un molde de cerámica desmontable de 23 cm de Lékué (un día de estos les voy a pedir dinero de tanta publicidad que les hago) ya que es de lo mejorcito en moldes para este tipo de tartas, sobre todo porque al llevar el plato de cerámica incorporado sólo tienes que desmoldar y listo.

¡Qué la disfrutéis! Otro postre de rechupete.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir