Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulcesRecetas para ocasiones especiales

Tarta de chocolate mexicana con frambuesas. Receta paso a paso

  • 10 personas
  • Preparación fácil
  • 1 €/persona
  • Tiempo de preparación: 45 minutos
Receta de tarta de chocolate mexicano

Ingredientes

  • 600 ml de nata líquida o crema de leche (3 bricks de 200 ml)
  • 100 ml de leche entera y 6 huevos enteros y grandes
  • 2 tabletas de chocolate 70% (elegid el que más os guste, cada tableta de unos 100 grs.) y 2 cucharadas de cacao puro.
  • 2 cucharadas de azúcar blanquilla y 1 chupito de ron añejo o el licor preferido
  • 2 cayenas molidas, 1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida y sal en escamas (una pizca)
  • 10 galletas tipo Digestive de naranja-soja y 50 grs de frutos secos variados (yo le he añadido también semillas de sésamo)
  • 50 grs de mantequilla irlandesa Kerrygold
  • Para adornar: 1/2 tarro (del pequeño) de Nutella y frutos secos (almendras, avellanas y nueces) picados.

Este es un auténtico placer adulto: tarta de chocolate picante con frambuesas. No me digáis que no se os hace la boca agua, la fresca sensación de la frambuesa unida a un trozo de chocolate especiado y dulce a la vez, y si además parte de la tarta es un crujiente de galleta cítrica y frutos secos tostados… uff, para mí casi ronda la perfección. Pues bien, esta es la tarta que le he preparado a mi novia por su cumpleaños, creo que la fiesta comenzó bien. Os animo a caer en la tentación.

El chocolate en México se suele tomar con un toque picante, cada casa tiene su receta propia y deliciosa aderezada con sus especias preferidas. El cacao es un ingrediente de contrastes, las especias y las escamas de sal le dan un punto que potencia su sabor y hace que los que saben apreciar un buen chocolate, lo disfruten más y mejor. Ya decía Hernán Cortés: “Una sola taza de chocolate fortalece tanto al soldado que puede caminar todo el día sin necesidad de tomar ningún otro alimento”, no hace falta que os diga más, podéis curiosear la receta de Tiramisú y por qué se llama así. Pícaro lo justo, y es que el chocolate ayuda a ser feliz, así que no dudéis en poner una onza de buen chocolate en vuestra dieta diaria. No os arrepentiréis de caer en la tentación y atreveros con esta tarta.

Preparación de la base de galleta crujiente:

  1. Derretimos la mantequilla usando el microondas, así es más rápido. Con la picadora trituramos las galletas (si no tuvieses, en un trapo de cocina echamos las galletas, envolvemos y las machacamos con una cucharada o algo pesado, no queda tan fino pero sirve igual) y añadimos por encima la mantequilla derretida. Para la base de galleta he usado unas galletas tipo Digestive con soja y naranjas muy ricas, pero las típicas María también sirven, a vuestra elección.
  2. Tostamos los frutos secos que más nos gusten y las semillas de sésamo en una bandeja de horno a 180º durante 5 minutos, lo justo para que desprendan sus aceites y aromas y queden con un toque más crujiente. Los picamos de igual manera que las galletas y añadimos a la masa anterior.
  3. Distribuimos y repartimos por la base de un molde desmontable grande. Presionamos contra el fondo con la ayuda de una cuchara o con los dedos. Y las introducimos al horno a 180º unos 10 minutos para que se endurezcan.
  4. Mientras se endurece vamos preparando la crema de chocolate mexicano.

Preparación de la crema base de chocolate:

  1. Añadimos la nata y la leche entera a calentar en una cazuela a fuego bajo durante unos 5 minutos. Cuando esté caliente (sin que hierva, solo caliente) añadimos el chocolate 70% de la marca que más os guste y 2 cucharadas colmadas de cacao puro. Dejamos a fuego bajo que se funda todo durante otros cinco minutos, ayudaos con una cuchara de madera o una espátula de silicona como la que tengo de Le Creuset que es la caña.
  2. En un bol ponemos los huevos y el azúcar. Batimos hasta que quede una mezcla homogénea, cremosa y no demasiado espumosa.
  3. Ponemos el horno a calentar a 180ºC, para que cuando metamos la tarta la temperatura este uniforme.
  4. Cuando el chocolate se haya fundido con la nata apagamos el fuego y apartamos la mezcla. Añadimos los huevos y el azúcar, mezclamos bien (durante 2 ó 3 minutos) y dejamos reposar fuera del fuego.
  5. Picamos dos cayenas y las añadimos a la crema con pimienta negra recién molida y unas escamas de sal. Removemos con la espátula sin batir, sólo para mezclar y juntar su sabor en la crema.
  6. Una vez que tenemos la crema lista, la dejamos enfriar 10 minutos. Es muy importante que tanto la crema como la base de galleta estén templadas porque sino al añadirla al recipiente de tarta, la galleta se puede levantar y fastidiarnos la tarta. Colocamos la crema con un cazo sopero poco a poco sobre la base de galletas e introdimos en el horno a 180ºC durante unos 40 minutos (depende del horno, el mío es eléctrico pero en el de gas en un poco más, aún así utiliza el truco del tenedor ). Pinchamos la tarta y cuando salga limpio la tarta ya está.
  7. Si la tarta sube no os preocupéis (el horno hincha parte de la tarta pues no es un pudin pero tampoco un bizcocho), sólo tenéis que dejar que se enfríe en el mismo horno apagado durante 10 minutos y bajará. Se agrieta la superficie pero tampoco es dramático ya que la cubriremos con más chocolate… vamos que es la bomba (calórica).

Como adornar la tarta:

  1. Tostamos el resto de los frutos secos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra ILove Picual y cuando empiecen a dorar retiramos a un plato.
  2. Untamos la superficie con crema de cacao y avellanas, sólo para cubrir la superficie, tampoco os paséis pues si no sabe demasiado a Nutella (que es la que empleé yo) y lo que queremos es que tenga un toque, pero que sepa al chocolate de la crema horneada.  Y por último espolvoreamos con los frutos secos picados y tostados hasta cubrir toda la superficie.
  3. Y el toque final, unas frambuesas ricas ricas para darle un toque de color y también sabor a fruta. Al chocolate le va genial la fruta y en especial los frutos rojos. Probad otras combinaciones con fruta de temporada: fresas, arándanos, moras…

¡Y voilá! la tarta ya está hecha, la dejamos enfriar unas horitas en la nevera antes de comer. Lo mejor es acompañarla de nata montada, de nuestro helado preferido o un buen café o té. Y aquí tenéis queridos/as amigos/as, una tarta deliciosa a buen precio y sobre todo muy sencilla.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir