Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Torrijas de leche sin lactosa

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 4.8/5
  • 5 votos
Torrijas de leche sin lactosa

Info.

Ingredientes para Torrijas de leche sin lactosa

  • 1 barra de pan del día anterior o tu propio pan de torrijas casero (sin lactosa)
  • 1 l de leche sin lactosa
  • 3 huevos medianos
  • 2 palos de canela en rama
  • 1 vaina de vainilla
  • La piel de un limón y de una naranja
  • 300 g de azúcar blanca
  • 1 l de aceite de oliva virgen extra suave para freir

Cómo hacer torrijas de leche sin lactosa. La receta de postre que os presento hoy es la tradicional de la casa, hecha tal y como me enseñó mi madre cuando era peque, con tan sólo una variación que la leche es sin lactosa.

Un postre perfecto para todos aquellos intolerantes a la lactosa y que quieren todo el sabor de las torrijas de siempre, jugositas, casi babosas y con todo el sabor a Semana Santa. En mi casa, como en casi todas, este era un postre de reciclaje y se reutilizaba el pan de días anteriores, en Galicia se come la barra de pan gallego que es un poco más gruesa que la habitual de Madrid.

Hace unos años cuando emitíamos en directo el programa Recetas de rechupete en vivo, Gala, una de las reporteras con las que trabajaba en los comienzos de Terra TV (good time Gala, ¿verdad?). Me comentó que esa Semana Santa se iba a quedar sin torrijas. Me extrañó un montón, pues justamente la semana siguiente teníamos previsto realizar un especial Semana Santa con buñuelos de bacalao y torrijas de leche, y le pregunté el por qué. No tenía ni idea que era intolerante a la lactosa.

Las mejores torrijas se las preparaba su madre en Vigo, como sólo una madre lo puede hacer a una hija, y por supuesto, sin lactosa. Gala me comentaba que le era imposible hacerlas como su madre. Pensé, le voy a dar una alegría a la chiquilla, a ver si pueden estar a la altura de las que ella recuerda. Prueba casi superada, es imposible hacerlo igual que su madre pero os aseguro que se le parecían. Aún recuerdo la cara de alegría de Gala con su torrija.

Os dejo con esta receta sencilla por si queréis probar unos bocados para chuparse los dedos y que os aseguro que después de probarlas, no sé si seremos más buenos, pero seguro que somos más felices.

Preparación de la leche infusionada

  1. El primer paso es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche sin lactosa. Este paso previo es muy importante pues vamos a incorporar a la leche un montón de aromas y sabores que harán de nuestra rebanada. Algo delicioso, casi pecaminoso.
  2. Colocamos la leche en un cazo ancho.
  3. Lavamos muy bien el limón y la naranja. Rallamos la piel de los dos cítricos, sin llegar a la parte blanca para que luego nos amargue el postre. Añadimos todo a la leche.
  4. En la preparación de la leche aromatizada tenemos un ingrediente que va a marcar la diferencia, también el precio pues no es barata, las vainas de vainilla.
  5. Para esta receta vamos a necesitar la vaina abierta entera. Para sacarle el mayor provecho, cortamos los extremos, la parte más ancha de la vaina con un cuchillo. La rajamos de un extremo al otro, abriéndola como un libro.
  6. Raspamos el interior con la hoja de un cuchillo (lo mejor es abrirla bien con los dedos y rasparla con la mitad de la hoja del cuchillo), así sacaremos las semillas que vamos a guardar.
  7. La vaina limpia es la que vamos a añadir a la leche sin lactosa, además una vez aromatizada la leche, la vamos a sacar y secar, la guardaremos para otras utilizaciones, por ejemplo para aromatizar azúcar y hacer nuestro propio azúcar avainillado.
  8. Calentamos la leche sin lactosa a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego.
  9. Añadimos la vaina de la vainilla, la piel del limón y por último la rama de canela. Dejamos todo en reposo durante 5 minutos, es decir, infusionando la leche. La leche aromatizada debe estar tibia o fría cuando la empleemos para empapar las torrijas. Reservamos.

Preparación de las torrijas sin lactosa

  1. Escogemos un recipiente cómodo para ir mojando el pan elegido para las torrijas. Lo llenamos con la leche infusionada sin lactosa y fría que tenemos reservada.
  2. Batimos los huevos hasta que espumen un poco y añadimos dos cucharadas de leche infusionada. Volvemos a batir y colocamos en otro plato que sea cómodo para mojar las torrijas antes de freír.
  3. Ponemos una sartén con aceite de oliva virgen extra y calentamos a fuego medio.
  4. Mientras se calienta el aceite bañamos las rebanadas de pan en la leche infusionada.
  5. Le damos la vuelta para que se impregnen bien pero que no chorreen y la pasamos por el huevo batido que ya tenemos preparado. De ahí directamente a la sartén con aceite bien caliente.
  6. Freímos las torrijas por todos dos lados hasta que estén doradas, nos ayudamos de un tenedor para ir dando la vuelta a la torrija.
  7. Retiramos a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite.
  8. Llenamos un recipiente ancho con azúcar y canela en polvo (unas dos cucharaditas de canela en polvo por cada 100 g de azúcar). Mezclamos bien con un tenedor.
  9. Rebozamos las torrijas en esa mezcla, que se impregnen bien de azúcar y canela.
  10. Dejamos enfriar y degustamos a temperatura ambiente o frías, simplemente deliciosas.

Si os gusta esta receta no dejéis de visitar nuestro especial de postres y dulces de Semana Santa y Pascua. No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Consejos para unas torrijas de rechupete

  • Un truquillo para que las torrijas no salgan empalagosas es no añadirle azúcar a la leche que hemos infusionado. Sino cuando preparemos el almíbar o con el azúcar y la canela que añadiremos al final. De esta manera unificamos sabores y os quedará realmente deliciosa.
  • Para esta receta vamos a necesitar la vaina abierta entera. No es necesario añadir el interior, es decir las semillas, estas las podemos guardar para otro postre. Mi recomendación es que las congeléis en un papel de aluminio y vayáis utilizando poco a poco dependiendo de la receta. Así podéis economizar este ingrediente.
  • Las torrijas tradicionales, en Madrid se suelen hacer con otro tipo de pan, más ancho, esponjoso y grueso de lo habitual. Para mí es otro punto de vista de este conocido postre y que se puede hacer con leche sin lactosa.
  • Las torrijas están mejor de un día para otro, como podéis ver en las fotos he dejado que sudaran, así se recubren de una capita de almíbar dulce y suave que las hacen supremas. Vamos, de rechupete, no lo dudéis.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *