Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulcesRecetas para ocasiones especiales

Trufas fáciles y bombones de chocolate

  • 10 personas
  • Preparación fácil
  • 1 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 25 minutos
Receta de trufas de chocolate

Ingredientes

  • Para la base de las trufas: 450 g de chocolate negro (mínimo 55%, en casa empleamos del 70%) y 500 ml de nata líquida 35% MG.
  • Para adornar las trufas: frutos secos triturados (a vuestra elección), 50 g de cacao en polvo, 50 g de coco rallado, 50 g de confeti de chocolate y otro tanto de colores.
  • Para los bombones: 1 parte de pasta de avellanas, 2 partes de chocolate negro, avellanas enteras, crispies, grand Manier, ralladura de naranja, un chile en polvo...

Dicen que preparar un postre relaja, más aún si lo hacemos con mamá. Seguro que cualquiera de vosotros asocia un postre determinado con algún recuerdo infantil, pues para mí estas trufas son uno de ellos, nunca llegaban enteras a la nevera y la cocina quedaba como un campo de batalla. Era extraño que, siguiendo la misma receta, en cada casa las trufas salían distintas y las mejores eran siempre las de mi prima Pati, el secreto: el mejor chocolate con un toque personal a base de algún licor o distinguirlas con la mejor decoración. Cada vez que las vuelvo a preparar recuerdo ese olor o sabor infantil que guardo con celo en la memoria, no dejéis de hacerlas con vuestros hijos ya que no tenéis que emplear ni horno ni fuego, son super fáciles de hacer y en el futuro os lo agradecerán, al igual que lo hago yo ahora, gracias mamá.

“Theobroma Cacao” es el nombre científico que recibe el árbol del cacao. Theobroma viene del griego y significa “bebida de los dioses” debido a la gran energía que ofrece esta semilla. En la cultura maya lo encontramos como “Ka Kaw”, un brebaje especialmente amargo hecho de semillas de cacao que consumían exclusivamente los reyes y los nobles y también usado para dar solemnidad a determinados rituales sagrados. Y es verdad, en mi visita a la Riviera Maya el año pasado tuvimos la oportunidad de tomar la bebida de cacao a partir de sus semillas y no tiene nada que ver al sabor de la pasta de cacao aunque sea chocolate al 99%.

En esta ocasión os ofrezco dos variantes: bombones express y unas sencillas trufas. Los primeros con un toque gourmet y una técnica un poco más elaborada, aunque mucho más fácil que la mousse de chocolate. Podéis emplear chocolates de calidad que ya vienen especiados y donde el grado de azúcar suele ser bastante reducido, con lo que el paladar es más adulto, también podéis incluir chocolates con distintos aromatizantes: naranja, chile, sal, fresas, frambruesas, con algún fruto seco escondido en el interior, bombones muy al estilo Ferrero con su avellana en el centro y mezclados con pasta de avellanas… La otra opción casi con los mismos ingredientes es hacer unas trufas super fáciles con chocolate, congelar, redondear y listas. Espero que os gusten y las hagáis con vuestros hijos.

Preparación de las trufas:

  1. Elegimos el chocolate a utilizar, yo uso uno al 70% de cacao, pero si os gusta con más potencia en el mercado tenéis chocolates con hasta el 99%. Si por el contrario los preferís más suaves recordad que es necesario que al menos tenga un 55% de cacao base porque la receta lleva nata que rebaja el sabor. Troceamos el chocolate, cuanto más fino quede mejor se fundirá.
  2. Calentamos el chocolate troceado al baño María a fuego lento, casi tibio, sin dejar de remover con las varillas hasta que obtengamos una crema homogénea y suave. No debemos calentar el chocolate más de lo necesario, 3-4 minutos será suficiente. Retiramos del fuego y dejamos que se temple. Si no queréis hacerlo al baño María, podéis emplear el microondas, fundiendo el chocolate en fracciones de un minuto para que no alcance mucha temperatura y no se nos queme.
  3. Hervimos la nata en un cazo y cuando esté caliente la volcamos encima del chocolate, mezclamos bien integrando los dos ingredientes.
  4. Ahora que tenemos la crema base tenemos dos opciones:
    • podemos dejar las futuras trufas en un recipiente y dejarlas enfriar en la nevera, reposando unas 3 o 4 horas, pasado este tiempo retiramos el chocolate de la nevera y ya podemos empezar a dar forma a las trufas ayudados de una cuchara y las manos y decorando al final.
    • O bien como aprendí en el curso de chocolate de Esther, que quedan más profesionales, aunque para ello tenéis que tener un molde de semiesferas. Metemos el chocolate en una jarra o en una manga pastelera y llenamos con él cada semiesfera (incluso podéis añadir una avellana dentro). Congelamos durante una hora, sacamos del molde y unimos con un poco de chocolate fundido en la base de cada semiesfera hasta formar una pequeña bola. Luego ya manipulamos con la mano y decoramos al gusto.
  5. Como decoración os aconsejo pasarlas por cacao en polvo, fideos de chocolate, chocolate rallado, coco en polvo, frutos secos triturados… personalizad vuestras trufas y después podéis ponerlas en moldes de papel rizado o en una bandeja.
  6. Como consejo final, dejad las trufas en el congelador hasta el momento de consumirlas en un recipiente que tenga tapa para evitar que cojan olores extraños del congelador. Cuando las vayamos a servir en una cena o porque sí, dejadlas a temperatura ambiente dos minutos antes de hincarles el diente. Deliciosas.

Preparación de los bombones express tipo ferrero:

  1. Preparamos la pasta de avellanas, vamos a emplear avellanas ya tostadas, si la que habéis comprado son sin tostar, es muy fácil. Tostamos como más cómodo os sea, bien en el horno, con lo que tenemos que precalentarlo a 160º, calor arriba y abajo. Extendemos las avellanas en una bandeja y horneamos durante 20 minutos moviéndolas de vez en cuando para que se tuesten por todos los lados. La otra opción es más sencilla, aunque no quedan igual de tostadas, pero el proceso es más rápido, sería tostarlas con una sartén. Las ponemos sobre la sartén en frío y calentamos a temperatura media, las movemos continuamente para que no se quemen y cuando veamos que desprenden ese rico olor al aceite de avellana y están ligeramente tostadas las retiramos. En cualquiera de los dos tipos de avellana, sean sin tostar o tostadas debemos quitarles la piel que les quede.
  2. Pasamos las avellanas a una picadora, de la típica que viene con la batidora y que todos tenemos en casa. Picamos las avellanas durante unos 5 minutos, para que la avellana suelte el aceite que lleva y se haga una pasta. Aconsejo hacer bastante cantidad (de 300 g para arriba) porque si echamos menos puede que la máquina no coja las avellanas con las aspas y no salga bien. Esta pasta es increíble y podemos emplearla para esta crema o en numerosos postres. Cuando tengamos la pasta de avellanas la podemos guardar en un bote de cristal y lo dejamos en la nevera, dura semanas, no se pondrá malo, como mucho se separa el aceite de la pasta, pero basta con moverlo de nuevo para poderlo usar.
  3. Fundimos el chocolate de la misma manera que las trufas y mezclamos bien con la pasta de avellanas. Ya tenemos nuestra base del bombón, con ella podemos hacer trufas, bombones… lo que se nos ocurra. Colocamos en moldes de silicona para hacer formas especiales o hacemos el mismo proceso de moldeado manual, a vuestro gusto.
  4. Los metemos en la nevera, el bombón a la hora de comer tiene que estar frío, así evitamos que se quede blando.

Se pueden personalizar añadiendo crujientes como crispies, cereales, polvo de galletas o cookies.  A disfrutar del rico bombón casero.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir