Recetas de rechupete

Vuelta al cole. Ideas fáciles para el Tupper de pequeños y mayores.

Ha llegado uno de los momentos más esperados por los padres y los niños: la vuelta al cole. Por fin muchas mamás van a tener un poco de tiempo libre y los niños vuelven a ver a sus amigos después de unas vacaciones infinitas. Pero en septiembre también se dispara el gasto, libros, material escolar, la mochila nueva, calzado, ropa, el chandal que se queda pequeño…  otro gasto más, muy importante y mensual, es el comedor. Pero este curso arranca con una novedad, más de un millón de niños que vuelven al clase se encontrarán con el regreso de la típica fiambrera al comedor. Muchos de nosotros comemos de tupper diariamente, el blog mismo comenzó como una recopilación de la comida que mi novia lleva a su trabajo. Ahora el tupper con las lentejas que ha preparado papá o mamá se lo llevarán tanto los mayores como los niños.

Lo importante es que preparemos comidas equilibradas y saludables, nada de fritangas a saco y cosas precocinadas, podemos preparar la misma comida para todos y tomarla, unos en casa, otros en la oficina y nuestros críos en el cole. No es nada nuevo comer de esta manera y no resulta para nada difícil. Con la crisis en la que estamos sumergidos todo ayuda, hoy más que nunca llevar comida casera al trabajo es una opción muy demandada y además es más saludable que comer fuera.

En el post de hoy os voy a recomendar las 10 recetas que más éxito tienen en casa a la hora de preparar el tupper semanal, no son las más famosas del blog, pero son buenas, fáciles y baratas. Resisten bien de un día para otro, se pueden hacer muchas raciones, se recalientan bien en el micro y quedan como recién hechas. Algunas las podréis congelar, nosotros en el congelador siempre tenemos un tupper de lentejas, así cuando el día ha sido duro y no se quiere cocinar tienes algo preparado para el día siguiente. Recordad que tenéis que acompañar vuestra comida con una o dos piezas de fruta y comer por lo menos un trozo de pan, aquí no hay primero y segundo, plato único y consistente, sano y sobre todo de rechupete.

Hay que seguir tres normas para que la comida en la oficina o en el colegio resulte tan sabrosa como en casa, y también más económica y saludable que algún menú del día en el bar de al lado.

  1. Lo que preparemos tiene que ser variado, no hay nada peor que tener siempre el mismo menú, no puedes comer cinco días seguidos lentejas porque acabarás odiándolas. Menudo aburrimiento.
  2. Debemos planificar el menú por lo menos con un par de días de antelación, y más si lo vas a preparar para ti, tu pareja y los niños. Ideas tenéis de sobra, en el blog y en este post os daré unas cuantas pero podéis visitar muchos más por la red, en el blogroll tenéis los que suelo visitar yo, altamente recomendables.
  3. Hay que tener claro que comer de tupper no es ir de picnic, no debemos comer de bocata o de sandwich, aunque algún día suelto caiga uno. La comida deber ser variada, organizada y lo más completa posible. El menú deber incluir alimentos proteícos, hidratos, frutas y verduras, debes considerar la bebida, recuerda que la mejor es el agua y el postre que vas a consumir, la mejor opción es siempre fruta de temporada. Si el tupper es para tu niño intenta que sea lo más apetecible posible pero no tienes que hacer siempre lo que le gusta (patatas fritas con patatas fritas no es la opción más recomendable, aunque te lo pida todos los días). Haz comidas con colores variados y sabores diferentes. Pero no pretendas que si en casa no come brocoli, lo vaya a hacer en el cole.

Recordad que son ideas nada más, recetas para tomar como plato único a la hora de la comida y por tanto las raciones de carne, pescado, huevos, fruta, verduras o lácteos que falten para completar la pirámide nutricional se deben tomar por la noche o los fines de semana. Y muy importante es ir bien desayunado al colegio o a la oficina para no morirte de hambre por la mañana, no seas de los que se les oye rugir el estómago como un león en el zoo…

Calamares rellenos con salsa de cebolla:Los calamares rellenos son un plato casero de toda la vida que he visto preparar a mi madre desde pequeño y que a todo el mundo le encanta. Se están haciendo tan populares y aplaudidos en casa que han desplazado a mi famosa lasaña de verduras. Es una receta un poco trabajosa de hacer, aunque más por el tiempo empleado que por su dificultad, haced muchos y así los podréis congelar, un tupper de estos sabe a gloria.

Lentejas con chorizo o las lentejas vegetales:Lentejas al estilo tradicional. Una receta de abuela que llevo haciendo desde pequeño, sencilla y digna de reyes, o a mí me lo parece. Con o sin chorizo son perfectas para el tupper diario, además las puedes congelar siempre que no las prepares con patata.

Lasaña casera de carne:Otro clásico para llevar a comer al trabajo o el cole, a casi todos los niños le gusta. No os paséis con la cantidad, con una porción llega, es bastante completo y te da para superar un día lleno de energía. La que os recomiendo es de carne, pero tenéis muchísimas formas de rellenarla, siguiendo la receta pordéis hacerla con verduras como coles de bruselas, brócoli, espinacas, etc… el pescado es una gran opción, atún, merluza o incluso combinarla con marisco. Y si sois de los que con un café aguantáis toda la tarde sin bostezar, animáos con algo más potente como chorizo o morcilla. Al gusto de cada uno y perfecta porque también se puede congelar.

Estofado de carne o guiso de la abuela:El clásico guiso de toda vida, muy apañado para cualquier situación y una receta que siempre triunfa. No apto para congelar ya que lleva patata cocida.

Albóndigas con salsa al curry y patatas:Otro gran clásico, albóndigas, aunque esta vez cocinadas de una manera más imaginativa: con curry. Por no hacerlas como siempre con la salsa española o con tomate frito. Os aconsejo las patatas fritas por arroz blanco, mucho mejor para comer este plato como recién hecho.

Guiso de pollo campero con piña y azafrán:Uno de mis guisos preferidos y espero que también lo sea de todos vosotros. El toque de la piña le da un sabor agridulce impresionante que me encanta en la comida, también la manzana, pera, platano, melocotón o mango son frutas que suelo incorporar últimamente en mis recetas. No es aconsejable congelar.

Merluza en salsa verde:Un plato sencillo, de calidad y que se prepara en un plis-plas. Sano y muy saludable.

Hamburguesa de Salmón o Laxwallenbergare:Más allá de las albóndigas del Ikea, los escandinavos adoran un plato parecido a las hamburguesas pero de pescado. Esta receta sueca pertenece a la famosa familia del “lax” que es el nombre sueco para el salmón.  En esta receta cambiamos la carne picada de ternera, el famoso Wallenberg por salmón picado y lo convertimos en una comida festiva fácil de cocinar, el Laxwallenbergare sueco. ¡Buenísimas!

Acelgas con bacon y tomate:Unas acelgas para comer algo de verdura, si lo preferís se pueden sustituir perfectamente por espinacas. La acelga es una verdura muy apreciada ya que aporta vitaminas, fibra, ácido fólico y sales minerales con un alto contenido de agua. Las hojas exteriores, que suelen ser las más verdes, son las que contienen mayor cantidad de vitaminas y carotenos. Este es un plato muy completo no sólo por las acelgas sino por el aporte del bacon y las hortalizas.

Guisantes con jamón ibéricoUn plato simple y delicioso, pero sobre todo muy rápido, se hace en 5 minutos. Para los que no tienen tiempo que perder en la cocina y dicen no cocinar porque lo rico lleva tiempo. Lo idóneo es prepararlo con guisantes frescos, pero su temporarada es pequeña y suelen ser bastante caros, así que estos son de lata, eso sí, de lo mejorcito que tenían en el super. Los tienes también ultra congelados, guisantes finos, muy finos o normales.

Para aquellos que están en plan “tipo fino” y quieran bajar esos kilos de las vacaciones os recomiendo empezar con ensaladas, mejor que sean completas frente a las aburridas de tomate y lechuga. Tenéis un montón de ideas en el recetario de ensaladas, pero no os olvidéis que el aliño hay que añadirlo siempre al momento de comerla (podéis llevarlo en un botecito de cristal desde casa), que si no, no hay quién se la coma.

¿Qué lleváis de comer a la oficina? ¿Qué tenéis pensado para vuestros chavales? Espero vuestras respuestas en facebook, twitter o al mail.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir