10 consejos para cuidar tu lavavajillas

Compartir Twittear
5/51 voto

En mi casa el lavavajillas se ha vuelto el mejor aliado, desde que me dedico profesionalmente al blog cocino más y os aseguro que a veces llego a ponerlo más de 4 veces al día.

Además me gusta tener la cocina recogida mientras cocino sino no me concentro en la tarea principal, cocinar. Es por eso que cuido este electrodoméstico como se corresponde, llevo con él 7 años y ni un solo problema.

Os voy a dar una serie de consejos que empleó en casa para garantizar el buen rendimiento del lavavajillas y que dure otros 7 años más.

En el post de hoy, os dejo con diez consejos y recomendaciones para cuidar este aparato y que influirán en su vida. Si os acabáis de comprar uno o queréis cuidar vuestro electrodoméstico estos consejos os serán muy útiles.

Consejos y recomendaciones para cuidar tu lavavajillas

  1. Antes de meter la vajilla, cubertería y cristalería en él debemos quitar los restos con un poco de agua, debajo del grifo. Con este sencillo gesto este aparato nos durará casi 2 años más según los fabricantes, es una cuestión lógica pero que a veces se nos pasa. Ayudaros de un tenedor o cuchara ya sucios o de alguna espátula de goma blanda para quitarlos.
  2. El lavavajillas no hace desaparecer los restos de comida, grasa,… nos ayuda a limpiar, trabaja sucio por nosotros y esos restos van a través de determinados conductos y un filtro. Esos restos pueden acumularse y llegar a obstruir esas partes del sistema. Con este sencillo paso ayudamos a no forzar el lavavajillas, aunque debemos ayudarlo, limpiar el filtro cada 2 meses (dependiendo del uso del mismo) conseguirá que nos duré más tiempo.
  3. Cargar correctamente el lavavajillas. Hay cargarlo al máximo para ahorrar agua y luz, pero con cuidado de que quede espacio suficiente para que el agua alcance a todos los objetos. Para optimizar el funcionamiento del aparato, la correcta colocación de platos, vasos, copas, cubiertos y demás objetos en su interior.
  4. Colocad siempre los más sucios o grasientos en la parte inferior. Y no tapéis un recipiente con otro, aunque solo sea en parte, ninguno de los dos quedará limpio. Los cubertería en su bandeja especial, si la lleva, o en su cesta siempre con el mango hacia abajo, y no metáis demasiados juntos para que no estén excesivamente apretados.
  5. Retirar la vajilla cuando el aparato haya terminado, ya que dejarlos dentro afecta a sus materiales. Al finalizar el lavado, todo el interior del aparato así como su contenido están muy calientes con lo que se secarán mejor y más deprisa. Si los dejáis sólo conseguiréis perder 10 minutos de vuestro valioso tiempo en secar de nuevo la vajilla. Esta operación representa un ahorro importante de energía.
  6. El agua siempre caliente. Cae por su propio peso, al igual que cuando fregamos a mano es más sencillo quitar la grasa con agua caliente en el lavavajillas pasa lo mismo. Esto asegurará que el aparato trabaje desde el primer momento con agua a alta temperatura, en mi caso siempre a 55º o 65º C, lo cual favorece la limpieza y por tanto optimiza su rendimiento.
  7. Para el correcto funcionamiento del lavavajillas se deben utilizar productos diseñados para esta clase de aparatos. Es decir, en ningún caso se puede usar el detergente normal que se emplea para fregar platos y utensilios a mano, puesto que su abundante espuma causaría graves daños a la máquina.
  8. Si es necesario emplead sal especial para combatir la cal. Si vivís en una zona de agua dura debéis emplear sal especial para lavavajillas, de lo contrario no hace falta. Es conveniente que ajustéis el descalcificador de la máquina a la dureza de vuestra agua. Si no la conocéis mirad en google que tipo de agua hay en vuestra zona.
  9. Eliminar la humedad. Si se detecta la presencia de moho en el interior del lavavajillas. Procurad que, después de cada ciclo de lavado, el aparato quede un poco abierto durante un rato, para evitar que se concentre la humedad en su interior.
  10. Realizar una limpieza general sin nada dentro con algún producto específico, tenéis varios “limpia máquinas universal” en el mercado. Los fabricantes de estos productos recomiendan que se haga cada 30 lavados, pero si los platos se meten ya sin residuos, yo creo que se puede hacer cada 40, o por lo menos en mi caso me va bien. Antiguamente se recomendaba hacer un lavado con el aparato vacío y añadiendo 1 litro de vinagre, pero los productos especiales actuales son mucho mejores, limpian y desengrasan todos los conductos internos del lavaplatos hasta el mismísimo desagüe mucho mejor.
  11. Usarlo con frecuencia. Si tienes un lavavajillas en casa utilízalo, conozco a gente que prefiere perder el tiempo fregando los platos, piensa que ahorran agua. Intento explicarles que el efecto es el contrario, se suele gastar más agua y la vajilla queda peor.
  12. Utilizar el lavavajillas ayuda al buen funcionamiento del lavavajillas, contribuye con la propia limpieza del aparato. Si se deja inactivo durante algún tiempo (como podría ocurrir debido a un viaje más o menos largo), deberéis hacer un lavado previo para quitar toda la suciedad acumulada.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.