Aprender a cocinar desde cero

Compartir Twittear
3.9/510 votos

¿Quieres aprender a cocinar de rechupete desde cero?

Y llega el día en que decides aprender a cocinar. Comer es un acto de supervivencia y a pesar de que es más fácil llamar al delivery de turno, aprender a cocinar nos da mucho más que algo para llevarnos a la boca.

Si te estás independizando de quien cocinaba hasta hora (desde tu familia hasta tu ex) aquí empieza tu nuevo capítulo. Lo mismo va para quienes quieren sentir la satisfacción de hacer sus propias comidas.

O por la razón que sea, vas a aprender algo nuevo y eso, por sí mismo, ¡ya merece toda una celebración!

Por dónde empezar

No te estreses. Hay muchísimas recetas y muchísimas muy fáciles, pero necesitarás las herramientas básicas para comenzar, ¿no? Aquí van.

Tu kit básico o fondo de armario para aprender a cocinar

  • Una olla o cazuela con tapa.
  • Una sartén. Lo mejor es tener 2 o 3 medidas, 18, 22 y 26 cm. sería una buena selección.
  • Una bandeja de horno o asadera.
    • Y empiezan las dudas… ¿de qué tamaño? ¿de qué material? Como dirían las abuelas: una mediana de cada una si vives solo. Grande, si son más de 3. Luego ampliarás tu batería de cocina con versiones más grandes y más pequeñas de cada una.
    • Si no consigues buenas de acero inoxidable, opta por las que tengan teflón o algún material antiadherente. Y que la base sea pesada.
    • Salvo que no quede más remedio, intenta comprar ollas y sartenes de buena calidad. Se te pegará menos la comida y podrás sacarle mucho más provecho. Y es posible hasta que te acompañen toda la vida.
    • Ojo, ten en cuenta qué tipo de fogones tienes. No todas son aptas para vitrocerámicas, inducción o fuego.
  • Un colador.
  • Un medidor de líquidos.
  • Tal vez no es el utensilio más básico, pero un kit de cucharas medidoras te ayudarán en las recetas que te dicen “una cucharadita”, “una cucharada”, etc.
  • Tuppers con tapa, si puedes, de varios tamaños. Pero no te desesperes. Empieza por aquellos que te sirvan para guardar una ración de comida. La tendencia es abandonar lo plástico y regresar a los tuper de vidrio termo-resistentes. Son más frágiles, eso sí.
    • Recuerda que hay muchos botes de legumbres y conserva de vidrio que utilizarás a lo largo de tu vida en la cocina. Así que no te agobies comprando miles y miles de tuppers. En pocas semanas, tendrás suficientes recipientes de vidrio también para usar y reciclar.
  • Papel del horno.
  • Papel film.
  • Tabla de cortar.
    • Aquí conviene que aprendas algo muy básico: la contaminación cruzada. Lo mejor es tener una para carnes, otra para pescados, otra para verduras y otra para queso o pan. Respira. Hay kits de tres tablas de diferentes colores que puedes adquirir a muy buen precio.
    • ¿De qué material? Las de silicona flexible te ayudarán a verter los alimentos a las ollas y sartenes más fácilmente. Las que tengan un pequeño surco en su perímetro servirán para drenar los líquidos de carnes o pescados, por ejemplo.
    • ¿Tamaño? Las que te entre en tu cocina. Aunque las que son como una hoja A4, son muy cómodas.

Utensilios de cocina

  • Un cuchillo afilado. Él será tu aliado. Y al contrario de lo que pudiera parecer, cuanto más afilado, más seguro será. Hay muchos tipos de filo y todos están pensados para una función específica. Ya tendrás tiempo de tener todo tipo de cuchillos. Pero empieza por una cuchilla mediana, que la sientas cómoda en tu mano.
  • Cucharón para servir sopa.
  • Una cuchara para revolver. Puede ser de madera, por ejemplo, aunque éstas absorben parte de todo lo que cocines. En cambio, las de plástico o silicona, te ayudarán a no rayar los fondos de tus cazos.
  • Una espumadera. Es esa cuchara redonda, normalmente, con perforaciones. Te servirá para manipular alimentos sólidos que estén en un líquido. Por ejemplo, en trozo de pollo de un caldo o verduras.
  • Un pelapapas, si no eres muy hábil pelando patatas con un cuchillo. Y lo vas a usar para muchas más cosas de las que piensas.
  • Una espátula o paleta como las que se usan para dar vuelta las hamburguesas. También la usarás tanto para voltear alimentos como para servir, por ejemplo, una lasagna o canelones.
  • Un batidor o batidora eléctrica.
  • De todos los aparatos de cocina, tal vez, el básico triturador /batidor eléctrico sea el más útil, por lo menos al principio.

Ingredientes básicos de tu cocina

Aquí dependerá de tus gustos o preferencias alimenticias. Pero en términos generales:

  • Huevos
  • Leche
  • Harina
  • Arroz
  • Pasta
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal
  • Pimienta
  • Orégano
  • Tomillo
  • Romero
  • Pimentón dulce o ahumado
  • Paprika o pimiento molido
  • Ajo, cebolla y pimientos. Tu trío de cabecera con un buen sofrito. Yo conozco a muchos cocinillas que una vez que tienen estos tres ingredientes sofriendo empiezan a pensar qué harán de comer.
  • Patatas
  • Queso

No hace falta que compres lo más caro que encuentres. Pero sí, hazte con buenos productos. Especialmente el aceite de oliva, que sea extra virgen. Es más sano, más versátil y más sabroso.

Kit básico para tus primeras recetas. Fondo de armario

Con este kit básico, puede pasar mucho antes de que te aburras de tus recetas.

Siempre habrá algún ingrediente que comprar, pero si tienes esto en casa, siempre podrás preparar algún plato.

No está de más tener en el congelador un “kit de emergencia” que esté compuesto de varias verduras congeladas. Incluso, ajo y cebolla cortada. Si estás empezando, pueden ser un apaño muy práctico.

Bien ya tienes todo esto en casa… ahora vamos a aprender el ABC de los términos más básicos de cocina.

Que saber cocinar te pille con las manos en la masa

Realmente el secreto de aprender a cocinar es practicar y saber condimentar muy bien los alimentos. Encontrarle el gusto a los sabores.

Puedes comenzar siguiendo recetas paso a paso, pero también estoy seguro de que antes de seguir al pie de la letra un guión, te va a gustar saber qué es cada tipo de cocción.

Ya con la práctica podrás sentirte más seguro para ir haciendo tus propias versiones. Aunque hay platos que pueden empezar a hacer aún sin seguir la receta.

Vamos a por las técnicas más básicas

Cocer

Básicamente es hervir los alimentos. Pones en una olla agua a hervir y cuando haciendo burbujas (punto de ebullición) le agregas los vegetales.

Cuáles son los primeros básicos hervidos:

Esta técnica es el principio de un buen caldo de verduras, cocido y puchero, por ejemplo.

Ventajas de cocer alimentos

En un cazo, puedes mezclar diferentes vegetales. Ten en cuenta que cada uno tendrá su tiempo de cocción. Si utilizas vegetales congelados, en los envases te indican el tiempo de cocción adecuado. El del arroz, la quinoa y el cuscús, también.

Conviene que ,eches un poco de sal al agua y cuando ya te sientas más seguro, puedes agregar algunas hierbas aromáticas, como las de tu kit básico.

Desventajas de cocer alimentos

Si dejas que los vegetales cocinando por demás, se deshacen.

Cocinar al vapor

El vapor cocina los alimentos. Éstos no tocan el agua o el líquido que estés utilizando, por lo que tus vegetales, pescados o carnes no pierden parte de su sabor.

La diferencia entre cocinar al vapor o hervir los alimentos es bastante grande. Cuando hechas los alimentos al agua caliente, éstos pierden algunos nutrientes, por ejemplo. Como cocinando al vapor no tocan el agua, el sabor, la textura incluso el color es más natural y más potente.

Incluso al cocinar pescados al vapor también ganas en firmeza de la carne. Como ves, las ventajas continúan. 

Ventajas de cocer al vapor

Los alimentos conservan mejor sus nutrientes.

Lo único de lo que realmente tienes que estar pendiente es de que el recipiente siempre tenga líquido en el fondo, de que los alimentes no toquen el líquido y que no te pases el tiempo de cocción. ¿Cómo lo sabrás? Pincha tu verdura con un tenedor.

Desventajas de cocer al vapor

Las carnes no quedan doradas, pero sí muy tiernas. Así que puedes hacerlas aquí y luego saltearlas en una sartén o incorporarlas a una salsa.

A la plancha

  • Otra de las técnicas más básicas. Calientas la sartén o plancha, cuando haya cogido temperatura, puedes echar un filete de pescado o carnes.
  • Si no estás seguro si tu sartén o plancha es antiadherente, échale unas gotas de aceite de oliva extra virgen. Pero no te pases, sino quedará frito y será más pesado.
  • La carne como un entrecot o unas pechugas a la plancha son muy socorridas por lo fácil de su preparación, pero no olvides que todo tiene que hacerse correctamente.
  • El marisco es una opción, siendo los langostinos a la plancha, de lo más fácil para empezar.
  • Algunas verduras a la plancha quedan fenomenal.

Ventajas de cocinar a la plancha

Cocinas enseguida.

Desventajas de cocinar a la plancha

Vigila el tiempo de cocción, sino se te pegarán o quemarán los alimentos.

Empieza por filetes de carne que no sean demasiado gruesos y observa el punto que quieres obtener. Gira el filete para completar la cocción del otro lado.

Saltear

Coges a sartén y pones un poco de aceite. Lo suficiente como para cubrir el fondo. Es decir, más que para hacer a la plancha menos que para freír.

Ajo, cebolla picada muy pequeña y pimientos también cortados pequeños, serán tu punto inicial de números platos como salsas y guisos.

Esta técnica también será tu aliada para saltear verduras que hayas cocido o preparado al vapor previamente.

Freír

Pon bastante aceite en la sartén. Por lo menos 1-2 cm, algunas recetas como las croquetas, requieren de bastante más aceite. Espera a que el aceite esté caliente para echar tu alimento. Cuida que no contengan mucha agua, porque empezará a saltar y podrías quemarte.

Y como en la técnica a la plancha, gira la comida para que la cocción sea pareja.

Hornear

Enciendes el horno y dejas que se caliente hasta la temperatura deseada. Normalmente las recetas te indican a qué temperatura necesita estar el horno para preparar exactamente ese alimento.

Qué empezar a cocinar

  • Algún filete a la plancha con patatas o zanahorias al vapor o cocidas, que luego puedes convertir en puré.
  • Vegetales, carnes o pescados al horno.
  • Arroz, pasta, cuscus.
  • Sopas de verduras (agua hirviendo y verduras troceadas hasta que estén bien blandas). Si las cuelas, tendrás un caldo de verdura que podrás cocinar con alguna pasta. Si dejas los vegetales dentro, puedes utilizar una trituradora para machacarlos por completo hasta que te queda una crema de verduras.
    • No te olvides de condimentar. Por regla general todo se condimenta mientras se cocina menos lo que hagas al vapor, que conviene echarle sal y aceite de oliva cuando estás sirviéndolo en el plato.
  • Salsa de tomate. La forma más simple, es abrir una lata de tomates triturados e ir condimentándola hasta que quede a tu gusto. La podrás usar con pasta o carnes.
    • También puedes hacerla casera. La más sencilla es colocar unos ajos picados y unos tomates cortados pequeños, sal y un chorrito de aceite de oliva. Fuego bajo a medio. En menos de 15 minutos los tomates habrán sacado todo su líquido y estarán totalmente cocinados El sabor es muchísimo más fresco y ligero que las salsas de lata. Puedes usarla para pastas, carnes -como el pollo a la plancha o hervido.
    • También puedes usarla al otro día sobre tu tostada del desayuno. Eso sí consérvala en el frigorífico tapada. Esta salsa básica será tu aliada para lasagna o para pizzas.
    • Coge confianza y colócale un poco de albahaca fresca para aromatizarla u orégano, que le va de maravillas.
  • Revueltos.
    • Lo más complicado de la tortilla es saber darla vuelta. La tortilla también puede ser complicada al principio, pero lo que no se te pueden resistir son unos huevos revueltos.
    • Cualquiera de los vegetales que hayas hecho al vapor o salteados o al horno, pueden rematarse con un huevo y un poco de queso.
  • Ensaladas. Hay vida más allá de la lechuga y el tomate con vinagre y aceite.
    • Prueba con hojas de espinaca, quesos pimientos de piquillo sal pimienta y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Consejos y recomendaciones para empezar a cocinar

  1. La práctica será tu aliada, no te desanimes si no te sale a la primera.
  2. Con los mismos ingredientes a cada persona le sale un sabor diferente. Que le salga bien a tu madre, no significa que a ti se salga calcado.
  3. A todos se nos ha quemado la comida, hemos comido pasta dura y hemos tirado lo cocinado por ser “incomible” y hemos cenado tostadas de la frustración. Aún así, la diferencia es que seguimos adelante.
  4. Empieza por recetas muy, muy básicas. Luego, como la ropa. Empieza por los básicos de la cocina y, cuando te sientas más seguro, podrás incluir preparaciones más complejas o con recetas más laboriosas.
  5. Los platos salados, suelen dar margen para la creación de versiones propias de las recetas que leas aquí, por ejemplo.
  6. Pero los dulces (masas, bizcochos, panes y galletas) son obras de equilibrio entre ingredientes. Sigue las instrucciones hasta que domines la técnica.
  7. Tomate tu tiempo para aprender sin presiones. Trata de incorporar un nuevo plato por semanas para ampliar tus habilidades y repite alguno o algunos de la semana anterior.
  8. Si estás solo o cocinas para ti o para dos personas, es raro que encuentres recetas individuales. Así que hazte con una buen dotación de tupers para llevar al trabajo o tirar de ellos cuando no te apetezca cocinar. El congelador será tu aliado.
  9. No te agobies comprando miles y miles de objetos, cacharros y robots de cocina. La verdad es que la mayoría se usan muy ocasionalmente. Con el kit básico que te mencionamos al principio tendrás un largo recorrido y podrás incorporar diferentes gadgets según tengas ganas y presupuesto.
  10. Cuando hagas masas, salvo que la receta indique lo contrario, todos los sólidos se mezclan juntos y a ellos les vas incorporando todos los ingredientes líquidos. Es más fácil que se integren mejor los elementos que si lo haces al revés.

Limpieza e higiene, lo más fundamental

  • Antes de empezar a cocinar, lávate las manos a conciencia. Después de manipular carnes (especialmente pollo y cerdo crudos) y pescados, lávate las manos. No solo por higiene, también por seguridad.
  • No puedes coger un cuchillo afilado con las manos grasientas o sucias, porque lo más seguro es que te cortes.
  • No permitas que las carnes crudas estén en contacto con los alimentos. Tampoco guardes diferentes carnes en el mismo contenedor, ni uses los mismos utensilios si las carnes aún no han sido cocinadas.
  • La contaminación cruzada es cosa seria. Asegúrate de limpiar muy bien superficies, ramblas de cortar y cuchillos, siempre.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. José dice:

    Llevo tiempo siguiendo este blog. Cada vez me resulta más interesante y más didáctico. ¡Felicidades!

  2. Brigmary dice:

    Alfonso, una perfecta orientación para empezar a cocinar. Muchas gracias.

  3. Mariana dice:

    Hola! hoy empecé de CERO. Muchas gracias! Me sirvió mucho
    Saludos
    Mariana

  4. Sergio Bastos Taboada dice:

    Alfonso me encantan las recetas de aquí !!! seguir así por favor.
    Saludos Sergio

  5. Eusebi dice:

    En la cocina, algunos nos sentimos como un semáforo en medio del campo.
    Toda ayuda es de agradecer.
    Muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.