Arroz. Cómo arreglar recetas o platos que quedaron mal

Compartir Twittear
4.3/54 votos

Arreglar recetas o platos que quedaron mal, hoy hablamos del arroz.

A todos, alguna vez, la comida nos ha salido mal. Despistes, una llamada que se prolongó más de lo que pensábamos, no haberle cogido el punto ingrediente que estábamos usando y, a veces, la inexperiencia, son algunos de los clásicos de clásicos de nuestros errores.

Pero ¿se puede arreglar un arroz aguado o muy seco? ¿Qué hacemos si aún está duro y ya se consumió toda el agua? ¡Que no cunda el pánico! Aquí te traigo algunas soluciones para sacar de la manga y sentirte muy orgulloso por cómo has salvado a tu arroz.

Cómo salvar un arroz con mucho líquido

La primera reacción sería dejarlo más tiempo hasta que se evapore por completo todo el líquido de más. Sin embargo, esto podría provocar que el arroz se pase y te quede una especie de arroz con leche: un líquido denso, grumoso con granos extremadamente blandos. Y estoy seguro de que es no es lo que estás buscando.

Llegados a este punto tienes varias opciones

  • Si te queda apenas líquido, destapa la olla para que se evapore.
  • Si el grano ya está en su punto, pero aún no se ha evaporado ni absorbido todo el líquido, puedes optar por colarlo. Puedes hacerlo con un colador o un tamiz. Remuévelo de vez en cuando, para asegurarte de que se drene bien.

Con esto el arroz habrá quedado en su punto, con el grano firme y no pastoso.

Salvar el mazacote de arroz

Claro que la operación anterior puede que la hayas realizado cuando el arroz, en realidad ya estuviera hecho y para este momento, ya te ha quedado demasiado apelmazado… tipo mazacote, lo mejor es que lo enjuagues en agua fría tratando de que ésta llegue a cada grano. Por un lado estarás frenando la cocción y, por el otro, estarás ayudando a quitar el exceso de almidón.

Si aún así sigue un poco gomoso, prueba meterlo en el horno durante unos 5 minutos para favorecer que se evapore el líquido extra. No te pases del tiempo, eso sí, porque sino seguirás cocinándolo. Lo ideal sería que lo extiendas en la fuente del horno para que la evaporación sea pareja.

Las otras reencarnaciones de una arroz poco perfecto

Claro que todo puede fallar. Pero no te preocupes que todo se puede reciclar y aunque no tendrás ese arroz de grano suelto para acompañar unas carnes o verduras, con estos trucos sencillos, verás que podrás reutilizarlo de mil maneras diferentes.

Ese arroz “insalvable”, guárdalo en un recipiente hermético en la nevera. Al otro día podrás reconvertirlo en las siguientes recetas

Wok de verduras

Enciende el fuego a tope, echa unas verduras cortadas en juliana (ajos, cebollas, pimientos, puerros, zanahorias, por ejemplo) y saltea el arroz junto con ellas. Puedes darle un toque oriental utilizando salsa de soja para condimentar y aportar un poco de color. Si tienes semillas de sésamo, puedes adornar tu plato con ellas para aportar una textura más crocante a la receta.

Si no tienes un wok, también puedes usar una sartén bien caliente. Recuerda ir mezclando la preparación para que todos los ingredientes estén calientes y puedan combinarse a la perfección todos los sabores.

El arroz frito chino o trifásico

Como lo llaman en algunos países de Latinoamérica, es básicamente un salteado de arroz con cebollas y tiras finas de zanahoria al que puedes agregarle brotes de soja, alguna proteína como tiras de lomo de cerdo o jamón cocido. Cuando todos los ingredientes estén integrados y cocinados, agrega unos huevos. Mézclalo todo bien para que se impregnen todos los sabores y sírvelo. Es un plato muy sustancioso y rápido que te puede sacar de cualquier apuro.

Croquetas de arroz

Es verdad que en España, las croquetas son esos bocados a base de salsa bechamel bien espesa. Pero si ampliamos nuestra visión culinaria, en otras regiones, hay todo tipo de recetas que también se llaman croquetas y que hoy, nos van a salvar ese arroz.

¿Cómo hacerlas? Sofríe cebolla y ajo. Agrega el arroz y deja atemperar. Aprovecha para incorporar algún queso y condimenta a gusto. Haz bolitas, pásalas por huevo y pan rallado y fríelas en AOVE. En cuanto empiezan a estar doradas es hora de quitarlas y colocarlas sobre una bandeja con un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. ¡A comer! Aprovecha para acompañarlas con alguna salsa como la romesco o este pesto rojo.

“Hamburguesas” vegetarianas

Piénsalo de esta manera: si bien no tienes esos granos sueltos, tienes una buena porción de hidratos y almidón que puede servir para, por ejemplo, para darle salida también a los vegetales que tienes en casa.

Coge los vegetales, trocéalos y ponlos a cocinar al vapor (también puedes sofreírlos o cocerlos). Prueba con zanahorias y calabacines… ¿qué más tienes en la nevera? Una vez que estén hechos, mézclalos con el arroz y tritúralos. No te olvides de condimentar. Cuando tengas una pasta homogénea y compacta, arma tus hamburguesas y ponlas en la plancha hasta que estén bien doradas por cada lado.

Puedes hacer tu versión oriental con curry y algún picante para darle un sabor más exótico a tu plato. ¡Todo un acierto!

El snack perfecto

No subestimes el poder de un arroz pasado, que puede convertirse en el must de tus fiestas y reuniones. Simplemente estira el arroz en una fuente de horno. Puedes usar un papel film y palo de amasar para estirar bien y de manera pareja todos los granos. Que no se separen. Idealmente, que tenga una altura de medio centímetro o uno, como mucho. Cubre toda la superficie de la fuente. Hornea tu bandeja de arroz a fuego bajo, unos 90º, durante dos horas, a menos que lo veas muy tostado, claro.

Cuando lo saques del horno, tendrás como una gran galleta de arroz, que podrás cortar a mano. Hasta aquí, te puede servir para decorar algún plato, ser la textura crujiente de una ensalada (en vez de cortos o picatostes). Pero vamos a más.

Trocéalo con la mano, en porciones medianas-grandes. Fríelas en aceite bien caliente. Cuando estén listas verás que flotan y el arroz se hincha. ¿Recuerdas el pan de gambas que te sirven en los restaurantes chinos? Pues el aspecto de este snack es muy parecido. Puedes espolvorear con pimentón, pimienta, ajo en polvo, curry o algún condimento que tengas a mano, para hacer diferentes variedades. ¡De rechupete!

Pero un arroz que no merece protagonismo en un plato puede convertirse en postre o merienda.

El arroz también es dulce: Budín de arroz y coco

Este plato es riquísimo y facilísimo.

En un molde de horno mediano, por ejemplo los de vidrio. Rompe 3 huevos grandes y bátelos en la misma fuente. Agrega 3 tazas de leche de coco ligera (si no encuentras, usa 2 tazas de leche de coco y 1 de leche normal). Dale vida a tu preparación con una cucharadita de esencia de vainilla, coco rallado, 3/4 taza de azúcar, pasas o trocitos de mango, para darle un toque afrutado. Mezcla todos los ingredientes y agrega 1 taza y media del arroz que te sobró de la noche anterior o ese que te había quedado pastoso. Mezcla todos los ingredientes.

Enciende el horno a fuego medio, coloca una fuente con agua y dentro de ella, nuestra fuente con la preparación, como si estuvieras por hacer un flan. Lo dejarás unos 50 minutos en total, aproximadamente. Cuando hayan transcurrido los primeros 20 minutos, revisa la preparación, revuelve para asegurarte que se cocine de manera pareja y vuelve a dejarlo en el horno durante 30 minutos más.

Una vez que se haya solidificado. Apaga el horno y deja que atempere. Puedes servirlo frío o tibio y acompañarlo con nata montada o crema chantilly.

Incluso, puedes espolvorearlo con azúcar por encima y quemarla con un soplete de cocina para darle ese toque crujiente y muy vistoso a tu budín.

Esta receta es perfecta para el arroz redondo o arbóreo, porque absorben mucho mejor los líquidos y tienen más almidón. Un detalle más, ¡este postre no tiene gluten!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.