Bollos de mantequilla de Bilbao

Compartir Twittear
4/55 votos
Bollos de mantequilla de Bilbao

Info.

Ingredientes para Bollos de mantequilla de Bilbao

  • Para la masa de los bollos de mantequilla: 185 g de harina de fuerza
  • 60 g de leche
  • 30 g de azúcar
  • 1 huevos M
  • 1 pizca de sal
  • 4 g de levadura fresca
  • 30 g de mantequilla
  • Huevo batido para pincelar
  • Para la crema de mantequilla: 75 g de azúcar
  • 30 g de agua
  • 1 yema de huevo M
  • 1 huevo M
  • 150 g de mantequilla

Cómo hacer bollos de mantequilla de Bilbao.

Los bollos de mantequilla de Bilbao son uno de esos dulces que hay que probar si se pasa por la ciudad. Y si no es el caso, siempre queda la posibilidad de prepararlos en casa con esta receta.

Son perfectos para acompañar el momento del desayuno, la sobremesa o la merienda, junto con un café con leche humeante, una infusión o, simplemente, un vaso de leche fresquita.

Nos apasionan los bollos, y esta quizás sea la receta que más me gusta, aunque desde luego, hay otros tipos de bollería artesana y casera que triunfan en el blog. No dejéis de probar los suizos tradicionales, las Cristinas rellenas de crema, los bollos suecos o los bollos nórdicos de Cuaresma.

Un poco de historia… origen de los bollos de mantequilla

Estos bollos tan populares llegaron a Bilbao desde Poschiavo, un pequeño pueblo de Suiza. Lo hicieron de la mano de Bernardo Pedro Franconi y Francesco Matossi, dos primos que abrieron una pequeña pastelería en la calle Correo hacia el año 1830. La unieron con un café que había en la parte posterior abierto hacia la Plaza Nueva.

Se especializaron en pasteles rusos, triángulos al ron y, como no, bollos de leche. El éxito del negocio los llevó a expandirse con un segundo establecimiento en Bilbao y a abrir franquicias en otras ciudades (Santander, Burgos, Pamplona y Madrid) bajo la marca “Matossi & Franconi y Cía”.

Los bollos de mantequilla de Bilbao tienen una forma ligeramente ovalada, pero es más sencillo hacerlos redondos y el sabor no cambia. El resultado es igualmente delicioso.

Preparación de la masa de los bollos

  1. En un recipiente hondo mezclamos la leche con el azúcar, el huevo batido y la sal.
  2. Agregamos la levadura y la deshacemos con las puntas de los dedos, suavemente.
  3. A continuación añadimos la harina, poco a poco y removiendo al tiempo con una cuchara.
  4. Cuando la masa se vuelva densa, dejamos la cuchara y la trabajamos con las manos.
  5. Primero en el propio recipiente, después en una superficie de trabajo ligeramente enharinada o engrasada hasta que obtener una masa lisa y fina.
  6. Añadimos la mantequilla en trozos hasta integrar.
  7. Boleamos la masa y dejamos levar en un recipiente amplio y ligeramente engrasado hasta que doble su volúmen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente. A mayor temperatura, menor el tiempo de levado y viceversa.
  8. Una vez lista la masa la volcamos sobre la superficie de trabajo y presionamos suavemente con los dedos para desgasificar.

Amasado, forma y horneado de los bollos de mantequilla

  1. Pesamos la masa y dividimos el peso total entre 10 o 12. Tomamos porciones de igual peso para que todos los bollos nos salgan iguales, pero sin pasarse de tamaño. Más de 50 g sería demasiado.
  2. Tomamos cada una de las porciones de masa y boleamos.
  3. Colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal o una lámina de silicona, dejando espacio entre unas y otras y colocando la parte arrugada en la base.
  4. Pincelamos todos los bollos con el huevo batido y dejamos levar de nuevo hasta que doblen su volumen inicial.
  5. A media fermentación pincelamos con huevo los bollos de nuevo.
  6. Cuando los bollos hayan doblado su volumen los introducimos en el horno, pre calentado a 180º C y cocemos durante 10-12 minutos.
  7. El horneado será en la bandeja central con temperatura arriba y abajo. Recordad que cada horno es un mundo, he puesto 2 minutos de variación para que los reviséis para que estén perfectos.
  8. Retiramos los bollos del horno y dejamos atemperar sobre la bandeja unos minutos.
  9. Después los trasladamos a una rejilla hasta su completo enfriado.

Preparación de la crema de mantequilla

  1. Mientras tanto preparamos la crema de mantequilla del relleno. Para ello calentamos el azúcar y el agua en un cacito.
  2. Meneamos suavemente, sin remover, para mezclar ambos ingredientes.
  3. Llevamos a ebullición durante un par de minutos o hasta obtener un almíbar ligeramente espero, sin color. Retiramos del fuego y templamos.
  4. Batimos el huevo y la yema hasta blanquear y doblar en volumen. Poco a poco vertemos el almíbar y batimos sin parar hasta que se enfríe la crema.
  5. A continuación agregamos la mantequilla en punto pomada mientras continuamos batiendo.
  6. Al principio parecerá que la crema se corta, pero esto es normal. Hay que seguir batiendo hasta que se torne cremosa.

Presentación de los bollos de mantequilla de Bilbao

  1. Por último cortamos los bollos por la mitad, horizontalmente.
  2. Untamos la base con una capa de crema de mantequilla, tapamos con la mitad superior y listos para consumir.
  3. De rechupete, os lo aseguro. El trabajo habrá merecido la pena sí o sí.

Como siempre, al final de la entrada tenéis las fotos del paso a paso. No os perdáis ningún detalle de esta receta de bollos de mantequilla famosos en todo Bilbao.

Galería de la receta

Consejos para unos bollos de mantequilla de Bilbao de rechupete

  • Puede que en el momento de formar los bollos la masa tienda a encogerse. Esto se soluciona dejando que repose unos diez minutos antes de intentar formar los bollos de nuevo.
  • El tiempo de horno es meramente indicativo. Cada horno es un mundo y el vuestro puede necesitar más o menos. Retirar cuando los bollos hayan crecido y estén dorados.
  • Si no vais a rellenar los bollos en el momento, los podéis guardar una vez fríos bien preservados del aire. Aguantan en buenas condiciones un par de días. Se pueden, incluso, congelar.
  • Si la crema de mantequilla se vuelve grumosa y parece cortada, es porque está demasiado caliente. Para cambiar su textura y conseguir la crema solo hay que seguir batiendo. Veréis cómo cambia y se arregla sola.
  • Podemos espolvorear con azúcar antes de meter en el horno para aportar un toque extra de dulzor y textura.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

    Los comentarios están cerrados