ABC

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Bollos nórdicos de Cuaresma. Postre de Semana Santa

Compartir Twittear
4.8/518 votos
Bollos nórdicos de Cuaresma. Postre de Semana Santa

Info.

Ingredientes para Bollos nórdicos de Cuaresma. Postre de Semana Santa

  • Para la masa de los bollos: 225 g de harina de fuerza
  • 95 g de leche entera
  • 35 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 25 g de mantequilla
  • 5 g de levadura fresca (o 2 g de levadura seca)
  • 2 g de sal y 1/2 cucharadita (2 g) de cardamomo molido
  • Para el relleno: 60 g de almendra molida
  • 50 g de azúcar
  • 30 g de leche
  • 100 g de nata líquida para montar (35% M.G.)
  • 10 g de azúcar glas (y un poco más para espolvorear)

Cómo hacer bollos nórdicos de Cuaresma. Los bollos nórdicos de cuaresma o “semlor” y es una de las recetas de postre más famosa en Semana Santa en el norte de Europa.

Son unos bollos de mantequilla, leche y huevo cuya masa se aromatiza con cardamomo. Ya os hemos contado cómo los países nórdicos usan esta especia en sus masas de bollería ¿recordáis?.

Se abren por la parte superior y se rellenan de una masa de almendra, que recuerda un poco al mazapán, y de nata montada azucarada. Finalmente se espolvorean con azúcar glas, para rematar la jugada. Aunque se pueden consumir tal cual veis en la foto, en muchos locales y hogares nórdicos los semlor se sirven en un cuenco y remojados con leche caliente. Una manera poco ligera de disfrutar de la bollería, pero muy sabrosa y reconfortante.

Cuenta Ibán Yarza en su libro Pan Casero que en las cafeterías suecas los semlor se sirven en dos tamaños, grande y pequeño. Este último nos parece un gran acierto pues son unos bollos pesados que mejor comer en pequeño formato. También las panaderías se llenan de rollitos de canela tan famosos en Suecia.

La receta de los semlor es fácil y, como ocurre con otras elaboraciones de bollería básicas, no requiere más que de un puñado de ingredientes comunes, un poco de maña a la hora de amasar y una buena dosis de paciencia por eso de los dos levados que necesita la masa (sobre todo si la temperatura es baja cuando los preparéis).

No es una receta rápida, así que planificarse con tiempo es importante. Si los queremos para la merienda, tendremos que empezar con ellos por la mañana, pero bien merecen la pena ese extra de organización porque están de rechupete.

Preparación de la masa para los bollos nórdicos de cuaresma

  1. Calentamos la leche y le añadimos la mantequilla. Cuando ésta se haya derretido y esté tibia la vertemos en un recipiente amplio y hondo e incorporamos la levadura (no antes porque el calor excesivo la estropea). Desleimos con los dedos.
  2. Incorporamos el resto de los ingredientes, es decir, el cardamomo molido, el azúcar, la sal, la harina de fuerza y el huevo (del que solo necesitamos 30 g, el resto lo reservamos para pincelar los bollos antes de hornear).
  3. Mezclamos bien y pasamos la masa a una superficie limpia donde amasamos durante unos 8-10 minutos. Es una masa pegajosa que, al principio, se nos pegará a las manos y a la superficie, pero con el tiempo de amasado cambiará de textura y se volverá lisa y brillante.
  4. Colocamos la masa en bola en un cuenco ligeramente engrasado, tapamos con un trapo limpio y dejamos fermentar hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente.
  5. Dividimos la masa en cuatro porciones iguales y boleamos, haciéndolas girar con rapidez con una mano sobre la mesa.
  6. Colocamos las bolas sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado o un silpat y dejamos fermentar durante dos horas aproximadamente, hasta que hayan duplicado su volumen y estén muy esponjosas.

Horneado y presentación final de los bollos nórdicos de cuaresma

  1. Pincelamos con el huevo que tenemos reservado cada uno de los bollitos y los cocemos en el horno, pre calentado a 230ºC y con calor convencional arriba y abajo, durante unos ocho o diez minutos o hasta que veamos que adquieren un tono dorado.
  2. Retiramos del horno y dejamos enfriar completamente.
  3. Mientras tanto preparamos el relleno mezclando la almendra molida con el azúcar y la leche.
  4. También montamos la nata con el azúcar glas y la introducimos en una manga pastelera con boquilla de estrella. Reservamos en la nevera.
  5. Cuando los bollos estén completamente fríos cortamos una tapa en forma triangular. Si queremos hacerlo a la manera tradicional, o circular.
  6. Retiramos un poco de la miga y rellenamos con la masa de almendra, azúcar y leche.
  7. Sobre esta colocamos una capa de nata montada y cubrimos con la tapa del bollo. Espolvoreamos con azúcar glas y listos para servir.

Aquí tenéis el paso a paso de esta receta de bollos de mantequilla en este álbum. Siguiendo las explicaciones y las fotos os aseguro que os quedarán perfectos a la primera.

Consejos  para unos bollos nórdicos de rechupete

  • El mejor momento para disfrutar de estos bollos nórdicos de cuaresma es recién hechos. Pues pierden mucho de un día para otro. Si no los vamos a poder comer en el día, lo mejor es congelarlos, sin rellenar, envueltos individualmente en papel film. El día que los queramos consumir los descongelamos a temperatura ambiente, rellenamos y listo.
  • Los tiempos de fermentación dependen de la temperatura ambiente. La temperatura ideal ronda los 25ºC. Si tenemos un horno que nos permite calentarlo a esta temperatura tan baja, podemos usarlo para tal fin. Solo tenemos que introducir la masa en él y dejar que la química haga el resto.
  • Podemos usar semillas de cardamomo si no lo encontramos molido. Lo único que tendremos que hacer es abrirlas y quedarnos con el interior, desechando las cáscaras. Moler las semillas en un mortero y listo.
  • El cardamomo se puede sustituir por otras especias como la canela o el jengibre molidos. También podemos agregar estas dos al anterior para lograr una combinación más aromática. Podemos prescindir de él si no lo tenemos a mano, aunque la masa perderá cierto exotismo y no será tan aromática.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Barbara Cobas Constantin dice:

    Saludos, Quisiera saber cuál es el ingrediente cardamomo molido, de no conseguirlo ¿se puede sustituir por otro? ¿sin este no se puede hacer la receta?. Quisiera saber también a uqé se refieren cuando dice ¿harina de fuerza?, muchas gracias, barbara

    • Alfonso dice:

      Hola Barbara, estos bollos saben ligeramente a cardamomo. El sabor del cardamomo es muy intenso y penetrante, dulce y ligeramente picante. Recuerda al aroma de los cítricos, debido a que comparte el limoneno en su aceite esencial. Si no lo hechas los bollos salen pero no es lo mismo. Y la harina blanca de fuerza (W 360) se usa para panes y bollos que lleven mucha mantequilla, otro tipo de grasas (manteca, aceite, etc.) o huevos. La encontrarás en cualquier supermercado o tienda de alimentación.

  2. Barbara Cobas Constantin dice:

    Disculpen, encontré la sustitución del cardamomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.