ABC

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Caldo blanco gallego con repollo

Compartir Twittear
4.8/513 votos
Caldo blanco gallego con repollo

Info.

Ingredientes para Caldo blanco gallego con repollo

  • 400 g. de repollo blanco
  • 400 g. de patata gallega
  • 150 g. de habas o alubias blancas
  • 20 g. de unto o manteca de cerdo
  • 2 zanahorias
  • 1 oreja y 1 rabo de cerdo ahumadas
  • 1 chorizo gallego ahumado
  • Sal fina (al gusto)
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar caldo blanco gallego con repollo. He tenido la suerte de poder traerme de Galicia este finde todos los ingredientes para hacer esta receta de caldo y prepararlo tal como lo hacía mi abuela en el pueblo.

Esta receta con lo que había en la huerta es una variación del caldo con grelos clásico, muy similar al humilde caldo de Gloria.

En temporada de grelos, nabizas o berza se suele preparar con estas verduras, pero en casa triunfa con repollo blanco. Le llamamos caldo blanco porque queda un caldo clarito que sólo desentona por unas pocas zanahorias que mi abuela le añadía al caldo.

Un plato sencillo, de gente humilde, que le ponía lo que tenía, a veces con unas pocas alubias blancas y otra no. Es una adaptación casera que queda increíble y que me trae un montón de recuerdos. Un caldito caliente para cenar es lo mejor que entra en el cuerpo para coger temperatura, aunque os aseguro que el caldo gallego se toma durante todo el año, incluso en Agosto.

Este caldo lleva algo de carne, un poco de chorizo, un trozo de oreja y un rabo de cerdo. Al igual que el cocido gallego y el pote gallego lo común es que haya variaciones con ciertos ingredientes que se usan en mayor o menor medida.

Unos cachelos, un toque de unto, unas alubias (o las legumbres de la temporada), carne (ternera y cerdo), un buen trozo de chorizo gallego ahumado y verdura de temporada. Normalmente, grelos, nabizas (brotes del nabo), berza o repollo blanco. No os asustéis, la receta de hoy, dentro de lo que cabe, es mucho más light.

Antes de cocinar el caldo gallego. Las alubias y carne.

  • Como he comprado unas alubias blancas secas, envasadas al vacío, es necesario ponerlas en remojo de víspera, el día anterior. Al menos deben de estar unas 10-12 horas en agua templada, con un puñado de sal, y que cubra por completo las alubias.
  • Antes de comenzar con la receta, las pasadas por agua para quitar impurezas, y de paso revisamos si hay alguna alubia estropeada o demasiado dura. De esta manera nos evitaremos encontrárnosla en el caldo.
  • Si vamos a darle mayor consistencia al caldo ponemos en remojo las partes del cerdo saladas: oreja y rabo. Cambiando por lo menos una vez el agua (al igual que en el cocido gallego).
  • Antes de empezar, escurrimos bien los ingredientes y reservamos. Ponemos al fuego una cazuela grande con agua, unos 5 litros aproximadamente.

Preparación del caldo blanco de repollo

  1. Ponemos las alubias blancas en una cazuela con agua fría, las dejamos en remojo durante unas 12 horas aproximadamente.
  2. Añadimos las habas que teníamos en remojo, el chorizo, la carne y el unto. Dejamos cociendo a fuego medio durante una hora, espumando de vez en cuando.
  3. Pelamos las patatas y las zanahorias. Cortamos las patatas en dados, lascas o laminadas, como más os gusten. Las zanahorias suelo cortarlas en rodajas finas. Se añade todo a falta de 15 minutos de la cocción final del caldo, es decir cuando el caldo lleva unos cuarenta minutos al fuego.
  4. Una vez que ha pasado la hora de cocción, retiramos la carne y el chorizo y reservamos.
  5. Lavamos y troceamos la verdura, en este caso he empleado repollo blanco. Lo añadimos al agua de cocción con las patatas y cocemos durante unos veinte minutos más.
  6. Es hora de probar de sal y ver si necesita, aunque no suele hacer falta pues la carne ya lleva sal. Le aportan un punto de sal que no se ha eliminado de todo en el remojo previo.
  7. Picamos en trozos pequeños la carne y el chorizo e introducimos al caldo. Removemos para juntar todo. Le damos el toque final con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y ya está.

Cuando lo vayáis a tomar calentad hasta que esté bien humeante y servid en una taza o cunca de barro con un buen trozo de pan gallego, como se toma en mi aldea ¡Delicioso!

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.