Cómo hacer crema inglesa

Compartir Twittear
2.7/512 votos
Cómo hacer crema inglesa

Info.

Ingredientes para Cómo hacer crema inglesa

  • 500 ml. de leche entera
  • 4 yemas de huevo (XL)
  • 120 g. de azúcar
  • 1 vaina de vainilla (también podemos aromatizar con piel de cítricos, limón o naranja)

Cómo hacer crema inglesa.

La crema inglesa o crème anglaise es una elaboración que se utiliza mucho en repostería como base o complemento de muchas recetas para preparar postres, rellenos, helados, etc.

Es una crema muy sencilla de hacer, con ingredientes muy básicos, aunque tiene algunas particularidades para dejarla en su punto óptimo.

Es similar a la crema pastelera, con la que coincide en sus ingredientes, excepto en que la inglesa no lleva harina. Se diferencian en que la crema inglesa resulta más ligera, suave, y no llega a hervir en el proceso de elaboración.

Sus aplicaciones en repostería son numerosas, destacando que es la base para preparar helados y una gran variedad de cremas dulces.

Tiene una historia curiosa, ya que en sus orígenes allá por el siglo XIX se le llamaba “crema francesa”. Luego en la corte inglesa, el cocinero Auguste Escoffier pulió la receta y a partir de entonces pasó a denominarse “crema inglesa”. Una crema similar a esta es también el conocido “Sabayón” italiano, que se hace con yemas de huevo, azúcar y vino.

Empleando esta deliciosa crema, en el blog hemos preparado unos huevos a la nieve con crema inglesa, un postre delicado con el que sacaréis nota en casa.

Como base para postres podéis encontrar también la tradicional crema pastelera, la crema de limón o lemon curd o la famosa crema catalana. Forman parte del ABC de la repostería, en cualquier parte del mundo.

Preparación de la leche aromatizada

  1. Ponemos a calentar la leche en un cazo, que vaya cogiendo temperatura.
  2. Abrimos la vaina de vainilla a lo largo, con la ayuda de un cuchillo. Raspamos las semillas de su interior y las añadimos a la leche. A continuación también echamos la vaina. De esta manera se aromatizará la leche.   
  3. La leche tiene que ir calentándose, hasta que llegue casi a hervir. En este momento retiramos del fuego, y dejamos reposar, mientras se infusiona la vainilla.

Preparación de la crema inglesa

  1. En un bol, batimos las yemas de huevo. Echamos poco a poco el azúcar, y seguimos batiendo. Hasta que tengamos una crema homogénea.
  2. A esta crema, le añadimos primero un poco de leche (unos 100 ml.) y mezclamos con unas varillas. Cuando se hayan fusionado, incorporamos el resto de la leche, retirando antes la vaina de vainilla.
  3. Pasamos el conjunto al cazo y ponemos a temperatura media/baja (un 4 sobre 10). Importante que nunca llegue a hervir, si no se nos cortaría la crema. Seguimos removiendo sin cesar. Poco a poco se irá espesando ligeramente la crema.
  4. Tras unos 5 minutos aproximadamente, la crema resultará ligera y suave. El punto óptimo es cuando en la parte de atrás de una cuchara o una espátula, pasemos el dedo y quede perfectamente marcado el cerco.
  5. Una vez lista, pasamos nuestra crema inglesa a la nevera, para que repose allí al menos un par de horas.
  6. Lo ideal es que la hagamos de víspera, con lo que luego tendrá la textura deseada. Con el frío irá madurando, cogiendo consistencia y potenciando su sabor.  

Si aún así no lo tenéis claro, os dejo un paso a paso en fotos de esta receta de crema inglesa. No os perdáis detalle y os saldrá perfecta.

Galería de la receta

Consejos para una crema inglesa perfecta

  • La temperatura ideal para su elaboración, una vez fuera del fuego, es de 83º – 84 º C. Casi en el punto de ebullición. Si disponéis de un termómetro de cocina, es un buen momento para sacarle partido.
  • Otra técnica que puede utilizarse es colocar el bol con la crema, al baño maría con agua fría, y ahí comenzar a remover y generar la consistencia que deseamos. De esta manera bajamos la temperatura y conseguimos controlar el punto de elaboración.
  • Podemos utilizar una vaina de vainilla pero también podemos aromatizar con piel de cítricos, limón o naranja. Siempre al principio de la receta, cuando aromatizamos la leche.
  • La crema inglesa nos vale de base para otros postres. Colocándolas en copas o vasos, y sobre ella podemos acompañar con merengue, nata montada, frutos rojos, frutas caramelizadas, bizcochos “borrachos”, etc.
  • Es perfecta también para hacer helados, usándola como base. Meteríamos la crema inglesa en el congelador, unos 30 minutos. Montamos la nata ligeramente (en este caso 100 ml.) y mezclamos con la crema. Metemos de nuevo en el congelador, retirando cada 30 minutos y removiendo todo el conjunto. Repetimos el proceso al menos 3 veces. Luego tapamos con un film y dejamos congelar.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Santi dice:

    Gracias por la receta la venia buscando… esta crema inglesa es una auténtica delicatessen perfecta para acompañar casi cualquier postre.

  2. Manuel dice:

    Gracias por la receta. En el caso del helado: ¿Qué cantidad de nata utilizar? ¿La crema inglesa iría al congelador nada más haberse elaborado o después de haber cuajado en la nevera?

    Muchas gracias de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.