Cómo hacer leche condensada casera con 2 ingredientes, con ideas para utilizarla

Fácil40 min.
3.7/53 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Cómo hacer leche condensada casera con 2 ingredientes, con ideas para utilizarla

Ingredientes

  • 1 taza y media de leche entera
  • ½ taza de azúcar blanco

La leche condensada es uno de esos alimentos que los amantes del dulce amamos. Tanto si es una pequeña parte de otro postre, como si es el principal protagonista, este lácteo tiene un sabor característico que no deja a nadie indiferente. Además, la leche condensada tiene una curiosa historia en lo que a su origen respecta, que tiene que ver con una de sus propiedades más características.

Por si hay algún despistado que aún no lo sepa, la leche condensada es leche que ha sido sometida a un proceso de extracción de parte de su agua a la que, además, se le ha añadido una cantidad importante de azúcar. Este proceso hace que sea un endulzante genial para muchas recetas de postres y cafés, como una copa de bizcochitos a las tres leches, unas trufas de chocolate o un delicioso flan.

Para los que lo hayáis probado, sabréis que tiene un sabor espectacular, pero, contra lo que pudiera parecer en un principio, lo que impulsó el origen de la leche condensada no fue la búsqueda de ese magnífico sabor que le encontramos hoy en día.

Si tenéis curiosidad por saber el origen de este alimento genial, sus curiosas propiedades nutricionales o simplemente queréis saber cómo preparar leche condensada, quedaos a leer la entrada de hoy.

El origen de la leche condensada

La leche condensada no nace a partir de la búsqueda de un sabor nuevo, sino como resultado del combate contra las comunes intoxicaciones por el consumo de lácteos que se producían en el siglo XIX. Debido a la poca capacidad de conservación de la leche y la falta de medios para someterla a un buen proceso de conservación (no se podía refrigerar como hoy día), era muy común que se consumieran lácteos en mal estado. Esta problemática derivó en investigaciones para lograr que la leche se pudiese conservar más tiempo antes de su consumo, y justamente con ese objetivo nace la leche condensada.

Gail Borden Jr. fue el responsable del nacimiento de este maravilloso ingrediente. Tras varios intentos, en 1857 consiguió llevar a cabo el proceso de condensación de la leche con unos resultados de conservación geniales. Tanto fue así que el gobierno federal de los Estados Unidos decidió utilizar este alimento con sus tropas en Guerra Civil norteamericana, lo que fue aumentando su popularidad en unas dimensiones que no se podían imaginar.

En España, la leche condensada se vio sometida a una discusión de clases. Las clases altas tenían prejuicios ante este nuevo alimento, pero los obreros españoles encontraron en la leche condensada un alimento muy nutritivo y con buena conservación, así que era más que práctico. Con el tiempo, esta distinción de clase desapareció, hasta el punto de estar a día de hoy en grandes recetas que a todos nos encantan.

Valor nutricional de la leche condensada

Como os hemos contado, la leche condensada es el resultado del proceso de deshidratación de la propia leche. Eso hace que el bajo contenido en agua concentre todos sus nutrientes, lo que otorga a pequeñas proporciones este alimento altos contenidos nutricionales. Además, comparte con la leche todas sus vitaminas (vitamina A, D y ácido fólico) y minerales (magnesio, zinc, fósforo y calcio).

Otra de sus características es su alto contenido en azúcar, lo que le confiere unas altas propiedades energéticas. Justamente por ello, su consumo se debe dar en cantidades moderadas. Aunque decidamos consumir versiones desnatadas de este alimento, esto no hará que rebaje sus calorías. Las versiones desnatadas sólo reducirán el contenido graso, pero siguen requiriendo un consumo moderado. Estas propiedades hacen que no se recomiende su consumo a aquellas personas que deban controlar la ingesta de azúcar, como personas diabéticas o con obesidad. Dada la alta cantidad de calorías que posee este alimento (343 kcal. por cada 100 gramos), la toma de leche condensada está recomendada en caso de dietas que busquen aportes hipercalóricos.

Cómo preparar leche condensada casera

  1. Lo primero que haremos será preparar una olla con una taza de leche entera y media de azúcar. Pondremos a fuego alto hasta que rompa a hervir y, mientras tanto, vamos removiendo.
  2. Una vez la leche haya roto a hervir, la dejamos un minuto. Pasados los sesenta segundos, bajamos la intensidad a fuego medio y dejamos que se cocine durante media hora. Habrá que ir removiendo de vez en cuando para que la espuma de la superficie de la leche no se nos vaya de las manos.
  3. Cuando haya pasado la media hora, tendremos que ver el estado de la leche. Si ha rebajado más o menos hasta la mitad, el color se ha vuelto un poco amarillito y ha ganado espesor, estará lista; si no, dejaremos un poco más hasta lograr ese aspecto.
  4. Cuando hayamos logrado el aspecto que buscamos, bajaremos el fuego al mínimo y nos ayudaremos de un batidor de varillas para batir bien la mezcla y bajar su temperatura. Tenemos que buscar que no se cristalicen los bordes. Lo último que queda es guardar en un botecito y usar nuestra leche condensada cuando queramos.

Algunas recetas de rechupete con leche condensada

Ahora que tenemos nuestra leche condensada lista, sólo queda pensar en algunas recetas geniales para aprovechar esta delicia.

Rosquillas de leche condensada

Las rosquillas son uno de nuestros dulces más tradicionales, las de toda la vida, las que nuestras abuelas ya preparaban en semana santa y otras fiestas. Las clásicas rosquillas de anís son la base para preparar esta receta en la que se sustituye por leche condensada que aporta cremosidad y un sabor buenísimo. 

Flan de leche condensada

Si hay un postre que me traslade a la niñez cuando lo pruebas es el flan casero, no sólo eso, estoy convencido que pasa en la mayoría de las casas, al menos si se ha hecho flan alguna vez.

Dulce de leche

Si hay una de esas recetas de postre que haya trascendido fuera de sus fronteras y represente a América Latina en el mundo. Esa es, además de los alfajores de maicena, el dulce de leche, también llamado manjar, manjar blanco, bienmesabe, arequipe o cajeta.

Tarta de tres leches

Una tarta, torta o postre Mexicano delicioso a base de un bizcocho esponjoso muy húmedo y tan rico que seguro no te deja indiferente. Es muy fácil de hacer y perfecto para cualquier ocasión, ya sea el desayuno, la merienda o para la hora del café; y por supuesto para celebrar un cumpleaños.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Marcela Gordillo dice:

    Se puede hacer leche condensada con eritritol ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.