Cómo preparar el brunch ideal

Compartir Twittear
4.9/523 votos

La palabra brunch se ha puesto de moda, seguro que os sonará y os preguntaréis, ¿y esto que viene a ser? Pues simplemente una mezcla de un desayuno con la comida.

Un tentempié perfecto para un fin de semana que te levantas tarde o incluso te apetece comer de otra manera. Aunque he practicado poco esta moda gastronómica, me encanta, sobre todo porque soy muy aficionado a un desayuno completo tipo hotel y el brunch se parece aunque cambian las horas.

Lo mejor es salir con los amigos, entre las 11 de la mañana y las 2 de la tarde, y juntar dos comidas en una, cocinando menos y disfrutando sin prisa. Incluso adaptarlo a una merienda cena, que mi amiga Clara hace tan bien (a ver cuando nos invitas a otra merienda-brunch…)

La costumbre procede de Inglaterra, y el nombre de unir las palabras breakfast + lunch. En sus orígenes el menú era el típico desayuno inglés a base de huevos, tostadas, bacón, salchichas y judías, de un origen más aristocrático.

Una mezcla de desayuno y comida que realizaba la alta sociedad neoyorquina cuando volvían de cazar el domingo. En la actualidad pocos de estos productos se siguen incluyendo y se sustituyen por platos más innovadores y actuales.

brunch2

También se atribuye a la parada que hacían a media mañana los campesinos en su trabajo para pinchar algo, y otra teoría mucho más “chic” habla d

Si estáis de vacaciones, fin de semana o porque sí, un brunch es perfecto para hacer planes con tus amigos y familia. Lo cierto es que se está imponiendo en España con fuerza, es una oportunidad más para disfrutar en familia o con vuestros amigos, incluso para preparar en casa algún día especial.

Sugerencias y recomendaciones para un brunch

  1. No puede faltar la fruta, sea fresca o en mermelada, os recomiendo una macedonia sencilla de frutas de temporada, unas brochetas originales o una ensalada de fruta y pasta.
  2. Sorprender con varios tipos de pan, tanto blanco como integral, así como tostadas, colines y biscotes. Podemos presentar unas empanadillas pequeñitas con rellenos variados.
  3. Podemos hacer bocadillos y sándwiches, tostadas de aceite de oliva virgen extra con tomate o de mantequilla con vuestra mermelada favorita.
  4. Los huevos Benedictine, la shakshukalos huevos rancheros o huevos escoceses no pueden faltar en vuestro brunch, son el plato estrella.
  5. Para la bebida, fundamentalmente se toman zumos de fruta y vegetales, agua, cafés e infusiones. También se incorporan refrescos, cerveza y vino, dependiendo de la hora.
  6. No nos podemos olvidar de los lácteos, a mi me encanta el yogurt griego con frutos secos, frutas desecadas, como orejones, dátiles, pasas o higos secos o la mezcla de ambos, la granola ha llegado a España para quedarse.
  7. Añadid embutidos y quesos variados, podemos hacer pequeñas recetas en las que rellenemos con nuestros ingredientes preferidos, os aconsejo unos rollitos de jamón cocido con esparragos, unas arepas con pollo o unos tequeños rellenos de queso. También podemos servir platos típicos de un desayuno continental como huevos revueltos y salchichas.
  8. Probad unos blinis con un poquito de salmón ahumado. Los blinis son unas pequeñas tortitas o panqueques propias de la cocina eslava elaboradas a base de harina, huevos, leche y levadura. No hay brunch newyorkino o londinense que se precie, que no cuente con sus blinis acompañados de salmón o arenque ahumado, sobre una capa de nata agria y coronado por una pizca de huevas de pescado.
  9. En la parte dulce no podemos olvidarnos de las tortitas, los pancakes irlandeses o las clásicas tortitas americanas. Una de las recetas más típicas es la French Toast o tostada francesa muy similar a nuestras torrijas de leche pero más delgadas.
  10. Para mojar en el café o acompañar el té, unas deliciosas magdalenas, con trocitos de fruta o con chocolate. También podemos encontrar la bollería típica como cruasanes, brioches, napolitanas, palmeras o palmeritas, caracolas, galletas… si son de tamaño pequeño mejor, así los invitados podrán probar varios tipos.
  11. El toque final lo dan los canapés varios con patés, fiambres, membrillo y queso, salmón o bacalao ahumado, escarola, atún y huevo, tomate y jamón, anchoas con queso de Arzúa… No los hagas tú, deja todos los ingredientes preparados (lavados y picados si es necesario) en platos con panecillos y biscotes cerca, y que los invitados se preparen el canapé que más les apetezca.

La ventaja de esta comida es que permite a todos disfrutar de la velada por igual, tanto a los invitados como al anfitrión, y adaptar los alimentos a todas las necesidades.

Puedes desayunar, almorzar o comer, así como consumir más o menos productos dependiendo del apetito de cada uno. Tanto mayores como pequeños gozan de este almuerzo tan especial y se divierten compartiéndolo.

Un brunch de rechupete

Este es el último brunch que disfrute con unos amigos, me sorprendió con varios platos que podéis ver en las siguientes fotos.

  • Empezamos con la parte dulce. Unas tostadas francesas y pancakes con mermelada, los míos con miel, que me gusta más. Un pequeño muffin con mermelada, un bocadito de cheese-cake con mermelada de fresa y unas brocheta de fruta y menta.
  • Para el salado el cocinero no se olvidó de la tradición neoyorkina de servir los famosos huevos Benedict, una preparación de huevo, tostada y salsa holandesa.
  • En este caso le añadió un poco de jamón cocido y unas alcaparras que le iban muy bien. Seguimos con productos típicos de aquí, una tosta de jamón Ibérico con tomate, pizza con mozarella, rúcula y orégano, una coca de verduras con salsa de tomate (buenísima) y una pequeña rebanada de queso de cabra con mermelada de tomate.
  • Con la bebida no me compliqué la vida, opté directamente por una cerveza bien fresquita pero en la bienvenida nos sirvieron unos zumos de naranja con fresas en almíbar y zumos de sandía con cerezas guindas con hielo picado.
  • Aunque lo cierto es que un brunch admite multitud de platos dulces y salados así como bebidas tanto calientes como frías, dependiendo de la hora un buen café o te le va que ni pintado.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Tina dice:

    El brunch es el invento más maravilloso del mundo. No hay nada mejor que levantarte y tener tooooodo lo que te apetezca para desayunar-comer. Los huevos benedict son pasión para mi. Muchas gracias por compartir tus ideas =)

  2. Ana María Fernández Dávila dice:

    de verdad de el Brunch es un aliado magnífico para dar un toque especial a esos eventos que deben y quieren salir de lo tradicional, personalmente a mi me encantan y me gustaría toda la información y recetas posibles para poder adaptarlas a mi ciudad y sus productos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.