Croquetas de queso

Compartir Twittear
4.2/529 votos
Croquetas de queso

Info.

Ingredientes para Croquetas de queso

  • 350 ml. leche entera
  • 35 gr. harina
  • 35 gr. mantequilla
  • 40 gr. queso Roquefort
  • 1 huevo
  • Sal y pimienta negra molida (al gusto)
  • harina, huevo y pan rallado para rebozar
  • aceite suave para freír

Croquetas de queso. Puede que para muchos sea una sorpresa saber que el origen de las croquetas no es español si no francés. La palabra croqueta, proviene de la voz francesa croquer (crujir) y de su diminutivo croquette.

El primer documento escrito que se conoce donde aparece nombrada esta técnica culinaria, es en 1691, donde el cocinero del por entonces rey Luís XIV, deja la receta por escrito y para la posteridad. Se trataban de unas croquetas de trufa, mollejas y crema de queso, una delicia por cierto.

En el blog tenemos una gran variedad de croquetas en nuestras recetas de aperitivos, perfectas como un primero o incluso como una cena de rechupete. Con toda esta muestra de croquetas casi podemos decir que hemos mejorado la receta francesa.

Se trata de un plato que los españoles hemos sabido llevar mucho más allá que de una simple receta de aprovechamiento. Transformándose en todo un culto culinario en nuestro país.

Los ingredientes son tan variados como platos que se puedan preparar en cocina, a partir de ellos combinándolos con una buena salsa bechamel, podremos formar croquetas de todo tipo de tamaños y formas.

Una receta de croquetas francesa por excelencia, croquetas de queso, en esta caso roquefort. Tendremos que probar la proporción de queso que más se adapte a nuestro gusto. Como soy fan del queso estas son unas de mis croquetas preferidas, por lo sencillas de preparar y por el sabor y texturas finales, muy buenas.

Preparación de la masa de las croquetas de queso

  1. En una sartén o cazuela ancha calentamos la mantequilla hasta que se haya derretido.
  2. Añadimos la harina y, con la ayuda de unas varillas, removemos hasta que veamos que se haya integrado con toda la grasa de la mantequilla. Sin parar de remover y, a fuego medio, cocinamos la harina durante 1 o 2 minutos.
  3. Vamos incorporando la leche a la cazuela, primero en pequeñas cantidades, integrándola bien con la harina antes de añadir más. Este paso de ir añadiendo la leche poco a poco. Es fundamental ya que así nos aseguraremos de que la crema no tendrá grumos.
  4. Sin parar de remover integramos toda la leche y salpimentamos al gusto.
  5. Seguimos cocinando la salsa, a temperatura media baja, durante unos 5 minutos, sin parar de remover.
  6. Añadimos el queso desmigado y seguimos removiendo hasta que se haya disuelto en la crema. Apagamos el fuego y dejamos que la salsa se temple ligeramente antes de añadir el huevo.
  7. Incorporamos el huevo y mezclamos bien para que se integre en la salsa. Volvemos a poner al fuego a temperatura media/baja durante unos minutos para que se cocine el huevo ya mezclado sin cuajarse.
  8. Retiramos la crema del fuego y la vertemos en una fuente.
  9. Dejamos que se enfríe la mezcla y la tapamos con papel transparente.
  10. Guardamos la crema en el frigo, lo mejor será que la dejemos de un día para otro, para que se solidifique. Así será más manejable para poder preparar las croquetas.

Rebozado, fritura y presentación final de las croquetas de queso

  1. Con la crema ya fría preparamos 3 boles con harina, huevo y pan rallado, respectivamente.
  2. Formamos las croquetas con las manos, dándoles la forma que más nos guste, la ovalada y alargada más tradicional, o redonditas como he hecho en esta ocasión.
  3. Pasamos las bolitas por harina, huevo y pan rallado, en este orden y las vamos reservando hasta que las tengamos todas listas.
  4. En este punto podemos hacer dos cosas. Freírlas para disfrutarlas en el momento o congelarlas para poder hacerlo cuando queramos.
  5. Admiten la congelación perfectamente. Sólo tendremos que retirarlas del frigo y ponerlas directamente a freír. Sin descongelar, con el aceite bien caliente, cuando queramos prepararlas.
  6. En una cazuela de paredes altas, calentamos abundante aceite suave, para freír.
  7. Vamos cocinando las croquetas a fuego alto, regulando la temperatura para evitar que se nos quemen.
  8. Retiramos a un plato con papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite. Servimos directamente, recién hechas.
  9. Son perfectas como aperitivo para cualquier comida o cena familiar, no dejéis de prepararlas si os gusta este queso, os encantarán.

No dejéis de disfrutar de todos los tipos de croquetas que tenemos como recetas de aperitivos, como un primero o incluso como una cena de rechupete.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de croquetas de queso en este álbum, no os perdáis detalle y os saldrán perfectas.

Consejos y recomendaciones para unas croquetas de queso perfectas

  • Cuando retiramos la crema del fuego y la vertemos en una fuente. Lo mejor es que dejemos que se enfríe la mezcla y taparla con papel transparente. Guardad la crema en el frigo, lo mejor será que la dejemos de un día para otro, para que se solidifique, así será más manejable para poder preparar las croquetas.
  • Para congelar croquetas, colócalas en una fuente (sin amontonar, las metemos al congelador y al cabo de 12 horas y que estén como piedras, sepáradlas y consérvadlas en una bolsa de plástico limpia y cerrada.
  • Para freírlas no es necesario descongelarlas. Se fríen, en aceite muy caliente, en 2 minutos moviendo la sartén en vaivén para no tener que tocarlas.
  • Elegid vuestro queso preferido. El de esta receta es de textura untuosa y de sabor fuerte. Por eso os aconsejo que seáis moderados con la cantidad que le añadáis a las croquetas, no sea que nos pasemos y nos queden con un sabor un tanto excesivo.
  • Debemos batir muy bien los huevos, dale caña durante unos minutos con las varillas o un tenedor. Es fundamental que no te queden partes de clara sin batir bien. Ya que se quedarían adheridos a la croqueta y caerían al pan rallado al rebozar las croquetas. Queremos un rebozado perfecto.
  • Si no queréis que la parte de abajo de la croqueta quede poco crujiente. Lo mejor es prepararlas redonditas y de un tamaño más pequeño. También si al acabar la fritura empleas un colador grande para apoyar las croquetas en el plato.
  • Así evitamos que la propia grasa que sueltan pueden terminar ablandándolas por el lado que apoyan en el papel absorbente.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Monica dice:

    Wow! Contenta de haber encontrado esta pagina. Voy a probaf mas de una receta. Gracias!

    Monica

  2. Ruth Blanco dice:

    Creo que no voy a prepararlas más,… caen como pipas… madre mía que buenas! Gracias por tantas y tantas ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.