Cómo hacer un gin tonic perfecto

Compartir Twittear
2.3/511 votos
Cómo hacer un gin tonic perfecto

Info.

Ingredientes para Cómo hacer un gin tonic perfecto

  • 50 ml de ginebra
  • 200 ml de tónica
  • 1 rodaja de lima o limón
  • Hielo
  • Opcional: Una o dos bayas de enebro
  • Copa de balón

El gin tonic perfecto existe.

Sangría parece, pero no es. Muy lejos estamos ya de aquellos Gin Tonics cargados de frutas, especias, frutas exóticas o flores silvestres. Ahora sabemos que para disfrutar un buen gin no hace falta tanto y que, al igual que en otras muchas cosas en la vida, menos es más.

Después de publicar el cóctel Margarita, una caipirinha, la sangria, un daiquiri, un pisco sour o el famoso mojito… no podía dejar de enseñaros a hacer un gin tonic en condiciones en casa.

El gin tonic es la bebida de moda hoy en día. Es muy común que la gente pida un gin tonic fuera de casa… pero, ¿y en casa?¿quieres preparar un gin tocnic mejor incluso que el de tu barman preferido?

Es muy importante saber cómo servir un gin tonic para poder disfrutar del verdadero sabor de este cóctel. Toma nota. Voy a contarte algunas cosas para que empieces por el principio a prepararte un Gin Tonic como Dios manda.

¿Qué necesito?

Como te decía, necesitar, necesitar, solo necesitas cinco ingredientes básicos. No necesitas todo el repertorio o kit de coctelería de casa.

  • Ginebra (lógicamente)
  • Hielo
  • Tónica
  • Algún cítrico: limón, lima, naranja…
  • Vaso; uno adecuado y con la capacidad suficiente para hacer la mezcla.

¿Cómo se hace un buen gin tonic? Empecemos por el principio

El vaso

El contenido importa, pero el continente también. No podemos servir el gin tonic en un vaso de tubo, es un recipiente nefasto, tiene una capacidad muy pequeña, no entra bien el hielo, se calienta la bebida al cogerlo con la mano…

Lo ideal para un gin tonic es servirlo en un vaso frío y que debe ser una copa de balón, y si no tenemos, un vaso de sidra, ya que son amplios y nuestras medidas lo completará en su totalidad sin necesidad de añadir nada más. Tiene que tener suficiente capacidad como para que quepan todos los ingredientes de forma desahogada.

Hielo

El hielo debe ser grande, gordo, compacto y duro. Su función es enfriar, no aguar el cóctel. Hay que poner suficiente para que la copa esté fría, pero no tanto como para dificultar el beber. Deben ser hielos grandes para que no se derritan fácilmente y nuestro trago quede aguado.

Nada de hielos con agujero en el medio, ya que de esta forma tardará más en derretirse y no aguará el gin tonic. Debe ser un hielo industrial, de los que se fabrican a muy baja temperatura y con agua osmotizada. El hielo casero no suele ser un buen aliado, nuestro congelador suele tener pescado, carne… darán aromas que no queremos en nuestro Gin tonic.

El hielo no debe sobresalir por encima del vaso, entonces ¿cuál es la cantidad de hielo correcta? Pondremos cuatro o cinco piezas y los removeremos para ayudar a enfriar un poco más nuestro vaso.

Ginebra

Existen un montón de variedades de ginebras diferentes con sabores y aromas muy diferentes que van desde más dulce a más amargas o incluso con pequeños matices florales.

La ginebra debe estar fría para retrasar que se derrita el hielo. La ginebra es la bebida que primero hay que poner en la copa, puesto que en todos los cocteles siempre va primero la bebida de mayor graduación alcohólica.

En este sentido y una vez elegida la que más te guste, es importante que cuando la sirvas no lo hagas pegando la botella al vaso. Para servir bien la ginebra necesitarás echarla desde una cierta altura. Con este pequeño detalle conseguiremos que permita oxigenarse y liberar sus aromas mientras rueda por los hielos.

Tónica

Con el mundo de las tónicas pasa un poco parecido a lo que ocurre con el mundo de las ginebras, existen un sin fin de ellas y cada una combina mejor con una ginebra que con otra.

En cualquier caso y elijas la que elijas, cuando sirvas la ginebra debes inclinar el vaso y deslizarla por el cristal para que no pierda sus burbujas. No te recomiendo la cuchara trenzada para echarla, rompe la burbujas y las queremos en la copa. Aquí os aseguro que hay debate, pero yo creo que es más postureo que otra cosa. He llegado a ver algún barman echando tónica a presión en la copa… en fin.

Cítrico

Escoge tu cítrico en función de la ginebra que hayas elegido, corta una rodaja, colócala dentro del vaso y con la piel del mismo puedes aromatizar el borde de la copa antes de servir el alcohol.

Añadir un cítrico es perfecto para aromatizar cualquier gin tonic. Además los cítricos podemos frotarlos levemente sobre el borde de la copa para aromatizarla. El limón y la lima son los cítricos que mejor combinan con el gin tonic, pero no los únicos.

Ahora que ya tienes todo esto, solo te queda conocer las medidas exactas para ponerte manos a la obra.

¿Cuánto necesito? Proporciones para un gin tonic de libro

Las proporciones correctas para elaborar un buen gin, aunque para gustos colores, son de 50 mililitros de ginebra (entre 50 y 60 sería lo adecuado) y 200 mililitros de tónica. Con esas proporciones, el drink que vas a prepararte tendrá unos 8 grados aproximadamente.

Cómo hacer el gin tonic perfecto

  1. Después de todos mis consejos, lo que tienes que hacer es ponerte al lio, el El gin tonic perfecto se hace directamente en el vaso, no en coctelera. Lo primero es elegir la copa o vaso donde lo serviremos. Elige una copa de balón o un vaso ancho, de tipo sidra.
  2. Ponemos el hielo en la copa y si tienes una cuchara de coctelería, enfriamos la copa removiendo el hielo con la cuchara dando vueltas, siempre pegado al cristal de la copa. Si el hielo suelta algo de agua en el proceso, la vertemos fuera de la copa.
  3. Parte una rodaja entera de lima o limón y ésta, a su vez, en dos medias lunas. Con una de ellas, frota suavemente el borde la copa y exprime unas gotas de su zumo en el interior. Coloca la otra media luna de lima en el interior de la copa.
  4. Servimos la ginebra. La cantidad oscilará entre los 50 y los 60 mililitros, dependiendo de cada ginebra. Pero ni una gota más ni menos.
  5. Incorporamos la tónica suavemente, directo desde su botellín o lata pegada a la copa sin romper la burbuja, es mejor con burbujas que sin ellas.
  6. Por último, removemos con la cucharilla trenzada o con un palito de coctelería, da un cuarto de vuelta a la copa, para mezclar todos los ingredientes. Y servimos el gin tonic, en casa, siempre así. Aunque los botánicos ayudan a combinar y realzar la ginebra y tonica del gin tonic. Esto merece un espacio a parte.

¿Necesito algo más? Botánicos

Como te decía, todas las ginebras son diferentes y todas tienen distintos aromas que las hacen únicas y especiales, por eso cada una de ellas combina mejor con algunos de ingredientes como canela, enebro, regaliz, pepino, frutos rojos, granos de café o incluso albahaca.

La elección de los botánicos está vinculada directamente con la elección de la ginebra, según la presencia que exista de ellos en la preparación de la ginebra, lo que ayuda a potenciar mucho más su sabor. No debemos meter dentro de la copa cualquier cosa que luzca bonita.

Por ejemplo, una rama de romero en una ginebra que no tiene romero en ningún momento de su producción, no es más que un gin tonic arruinado con una rama de romero.

  • No es cuestión de ponerlo todos juntos ni a la vez. Por ejemplo, si vas a incluir canela debe ser en rama y solo un trocito.
  • Si te apetece poner un poco de enebro, incorpóralo al vaso frío justo debajo de los hielos y listo.
  • Cuando vayas a poner pepino en tu gin tonic, no necesitarás poner ningún cítrico, pondremos solo un par de rodajitas de este que, como seguro que ya sabes, es con el que se sirve siempre la Hendrick’s.
  • La albahaca queda genial con el limón. Puedes poner unas cuantas hojas medianas para dar un toque aún más fresco a tu gin. Esto va muy bien sobre todo con ginebras que son más aromáticas.
  • Los frutos rojos son todo un clásico, sobre todo las fresas o las bayas secas. Mi consejo es que si son frescas, no las pongas enteras, si no que las cortes a la mitad para que desprendan mejor su aroma y sabor.
  • El café aporta un toque muy muy aromático, si vas a poner unos granos en tu bebida, te aconsejo que si has elegido el limón como cítrico, lo cambies por un poco de naranja para tener un gin tonic top.

Y por favor, no te lo bebas de golpe. Disfrútalo

Usa los sentidos, disfruta de cada trago con su aroma y sabor, apreciando todo en su totalidad. Además debes tomarlo sin prisa, pero sin pausa. Tómate tu tiempo para beberlo, pero no te alargues. Si se bebe muy rápido no se disfruta enteramente, pero si se tarda demasiado, los hielos se derretirán y acabaremos con un gin tonic aguado.

Si después de todo esto se te ha antojado un gin, ahora ya sabes cómo prepararlo. Ponte a ello y ¡chin, chi!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Xulio dice:

    Alfonso un tutorial perfecto, un gin tonic correctamente ejecutado… pero te recomiendo q una vez hayas enfriado la copa retires el agua creada por el deshielo, el agua es el enemigo numero 1 del gin tonic…Enhorabuena!!! Un saludo y gracias por el nuevo giro de tu blog y acordarte de los que nos gustan los cócteles bien hechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.