Filloas de leche. Postre tradicional gallego

Compartir Twittear
3.4/55 votos
Filloas de leche. Postre tradicional gallego

Info.

Ingredientes para Filloas de leche. Postre tradicional gallego

  • 200 g. harina trigo
  • 500 ml. de leche entera
  • 100 ml. de agua
  • 5 huevos medianos
  • Una pizca de sal (3 gramos)
  • Para engrasar la sartén: 1 trocito de tocino de cerdo sin magro o aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer filloas de leche. Cuando hablamos de filloas todo el mundo suele pensar que este postre gallego es una crêpe pero aunque se le parezca no lo es.

Las diferencias entre filloas y crêpes son mínimas pero en cada zona (sobre todo del Norte de España) se preparan de una forma distinta. La principal diferencia es que la crêpe se prepara con mantequilla y la filloa no. Además, para la filloa no se utiliza harina integral o de trigo de sarraceno.

En Galicia se empezaron haciendo filloas con caldo o agua, la filloa gallega por excelencia, que se intenta recuperar en la fiesta de la filloa en Lestedo. En época de matanza se le suele añadir sangre de cerdo, una filloa deliciosa dulce y que preparaba con mi abuela Lucrecia a cientos. Quizás de mis filloas preferidas, aunque no al gusto de todos.

Hoy os presento la más común en la actualidad, bien por su sencillez, sabor o por su sabor dulce, las filloas de leche. La encontraréis en Galicia dependiendo de la zona con otros nombres, freixó o marrucho. En los restaurantes las encontraréis acompañadas de azúcar, miel o más creativas, en forma de tarta de filloas, rellenas de crema o en forma de milhojas.

Es un postre que endulza la sobremesa de cualquier gallego en cualquier momento del año, aunque en Entroido y matanza es donde encuentra su momento culmen, Se suelen cocinar de muchas maneras, a la piedra, a la sartén o con un filloeiro. Cómo las piedras y filloeiros son difíciles de conseguir hemos optado por hacerlas en sartén como el 99% de los gallegos.

Emplead una buena sartén donde no se peguen pues si es vuestra primera vez en el mundo de las filloas puede ser un desastre, y os aseguro que es lo más fácil del mundo. Seguid la receta con esta crema base que está más que testada y os saldrán iguales a las de mi abuela.

Preparación del amoado o crema para las filloas de leche

  1. La pasta-crema es bastante fácil de preparar. Vertemos en un bol leche, agua, harina, un pellizco de sal y los huevos.
  2. En ocasiones podemos utilizar en lugar de agua y leche, caldo del cocido para su elaboración. En esta receta tenéis las filloas más tradicionales.
  3. Batimos todo con la batidora sin que queden grumos. Dejamos reposar una hora para que acabe de espesar aunque la crema debe quedar suelta.
  4. En este tiempo la harina “abrirá”, debe quedarnos una crema espesa pero fácil de manejar.
  5. Una vez que ha pasado el tiempo del reposo, ponemos una sartén antiadherente al fuego y la untamos con el tocino de cerdo o salpicamos con unas gotas de aceite de oliva.
  6. Las de verdad serían con tocino sin magro, pero no todo el mundo tiene en casa. Se puede hacer con unas gotas de aceite, para cada filloa unas gotas.

Preparación de las filloas. Presentación final

  1. Mezclamos bien la mezcla de las filloas y añadimos a la sartén, cuando esté bien caliente, 1 cucharón de la mezcla.
  2. En función del tamaño de la sartén, añadiremos más o menos cantidad. Debe quedarnos una capa fina. Girando la sartén extendemos el relleno por toda la superficie y la devolvemos al fuego.
  3. Mantenemos la filloa en el fuego hasta que está dorada por su parte inferior. Esto lo sabremos porque los bordes empiezan a separarse de la sartén y se habrán formado burbujas en su superficie.
  4. Levantamos una de las esquinas y damos la vuelta a la filloa. Dejamos que se cocine uno o dos minutos por esta segunda cara y retiramos.
  5. Debemos estar en todo momento controlando la temperatura de la sartén. No debe estar excesivamente caliente para que no se queme, pero sí lo suficiente para dorarla.
  6. Si lo del tenedor no se te da bien puedes usar el truco de dar la vuelta a la filloa con un plato. Es como solemos hacer con la tortilla de patatas, según vayas cogiendo práctica dejará de ser necesario.
  7. Antes de comenzar con una nueva filloa, debemos untar de nuevo la sartén con el tocino.
  8. Vamos colocando las filloas unas encima de otras a media que las vamos preparando. Ya tendremos nuestro plato repleto de filloas listas para servir con azúcar o miel.

Podemos disfrutarlas tanto frías como recién hechas como colofón de un gran cocido gallego y acompañadas de un buen licor café casero.

Una receta de postre perfecta para acompañar una agradable sobremesa con amigos o familia.

Aquí tenéis un paso a paso en fotos donde muestro como preparar esta receta de filloas de leche. No os perdáis detalle para que os salgan perfectas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Angeles dice:

    Me encanta tengo una pregunta soy alérgica al gluten y lactosa.
    He pensado que puedo cambiar la harina o bien por harina de maíz o de arroz sin gluten. Ya se no es lo mismo pero si quiero comer alguna tengo que hacerlo así y la leche sin lactosa que consejos me darías con el cambio de harinas.
    Gracias todas las recetas las voy guardando están muy ricas gracias por todo una cosa antes de que ya deje de poder moverme como ahora que es bien poco le he dicho a mi pareja que me gustaría ir de vacaciones a la Costa da morte lo que pasa es que su empresa cierra solo en agosto y claro es una fecha clave y todo esta ocupado al menos que haga la resrvba a primeros de año que te parece el lugar lo has visitado.

    • Alfonso dice:

      Hola Ángeles! Sí, la leche sin lactosa no influye en la receta en absoluto. Pero en tema de harina no te sabría decir, pues nunca las he preparado con maíz o harina de arroz. No se como saldrán, si lo intentas nos cuentas y lo pondré en la receta para aquellos que tengan también intolerancias al gluten.
      A Costa da Morte es preciosa, tienes razón, debes ir a conocerla.
      Saludos cociñeira y gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.