Galletas de queso y vainilla

Compartir Twittear
3.8/511 votos
Galletas de queso y vainilla

Info.

Ingredientes para Galletas de queso y vainilla

  • 100 g. de mantequilla (textura pomada)
  • 200 g. de queso crema (de vuestra marca preferida)
  • 250 g. de harina de trigo
  • 80 g. de azúcar blanco
  • 10 g. de azúcar avainillado
  • 1 pizca de sal
  • Papel sulfurizado (para hornear)

Cómo hacer galletas de queso y vainilla.

Hacer galletas caseras siempre es una satisfacción, y más aún desde que está el peque por casa. Le encantan las galletas y también le encanta ayudarme en la cocina a la hora de prepararlas.

Con esto os digo que hacer estas galletas es de lo más sencillo, apenas una hora será suficiente para tenerlas listas, con lo que no tenéis excusa para no  cocinarlas.

Con ingredientes básicos conseguiremos unas galletas crujientes, suaves y muy ricas. Parecidas en sabor a las clásicas galletas de mantequilla, aunque aquí usamos el queso crema en su elaboración. Le da un toque más cremoso y suave.

Si echáis un vistazo por el blog, descubriréis mi amor incondicional por las galletas. Las he hecho ya de todos los tipos y sabores. Entre mis preferidas están las clásicas de nata, las de avena y las de chips de chocolate o cookies.

Tengo que hacer una mención especial a las moscovitas, unas galletas típicas de Oviedo, de almendra y chocolate. Desde que las probé por primera vez, me conquistaron, así que no paséis sin cocinarlas en casa.  

Deliciosas y muy fáciles de hacer, son ideales para merendar, acompañar un café o un té, desayunar… o para tomar en cualquier momento. Otra buena idea es meterlas en una caja de metal y llevarlas de regalo cuando vayáis de invitados/as a algún lugar. Triunfaréis sin duda con estas galletas de queso y vainilla. 

Masa base de las galletas de queso y vainilla

  1. Comenzamos por retirar la mantequilla de la nevera, para que vaya cogiendo temperatura y se ablande, queremos que tenga una textura tipo “pomada”.
  2. También podéis darle un pequeño toque de microondas, a la mínima potencia.  
  3. En un bol, echamos la mantequilla, el queso crema y el azúcar avainillado. Mezclamos bien, para que quedo todo integrado.
  4. Echamos ahora la harina, poco a poco y tamizándola. Podéis usar un colador para ello. Seguimos mezclando. Cuando se haga la masa más consistente, ya pasamos a trabajar con las manos directamente. Hasta que obtengamos una masa homogénea, lisa y fina.
  5. Recortamos dos trozos rectangulares de papel sulfurizado (de horno). Colocamos la masa en el centro de uno de ellos, tapamos con el otro papel.
  6. Presionamos primero con las manos, y seguimos con un rodillo, estirando la masa hasta unos 2/3 mm. de grosor.

Horneado y presentación final de las galletas de queso y vainilla

  1. Retiramos el papel superior, y espolvoreamos con azúcar. A continuación enrollamos poco a poco la masa, formando un rulo. Lo pondremos en frío, en la parte de debajo de la nevera, durante al menos 30/40 minutos.
  2. Precalentamos el horno. 10 minutos a 200º C.
  3. Pasado el tiempo, retiramos el papel restante y volvemos a enrollar la masa. Cortamos el rulo en rodajas (galletas) de 2/3 milímetros de grosor.
  4. En la bandeja del horno, colocamos una base de papel sulfurizado. Vamos rebozando las galletas en azúcar, colocándolas luego en la bandeja.
  5. Dejaremos algo de espacio entre ellas, ya que crecerán mientras se hornean.

Como veis, unas galletas muy fáciles de hacer en casa, que espero os gusten tanto como a nosotros. Han tenido tanto éxito que no han durado mucho que se diga. ¡Es que están de rechupete!

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en la receta de galletas de queso y vainilla. No os perdáis detalle y saldrán perfectas.

Galería de la receta

Consejos para unas galletas de queso y vainilla.

  • Antes de comenzar la receta, tened en cuenta que debemos sacra la mantequilla de la nevera unos 20/30 minutos antes. Queremos que la textura sea tipo “pomada”, para que se integre fácilmente con el queso crema.
  • Cada horno es un mundo, por lo que os recomiendo adaptaros al vuestro a la hora de hacer estas galletas. Es importante que no les llegue demasiado calor directo, y así evitar que se tuesten completamente. Si no resultarán duras.
  • El azúcar avainillado no es un ingrediente difícil de conseguir. En cualquier supermercado lo encontraréis sin problema. Otra opción que os puede valer es la esencia de vainilla, de la que echaríamos unas gotas sobre el queso crema, al comienzo de la receta.
  • Para conservar las galletas más tiempo frescas y crujientes, lo importante es que estén completamente frías antes de guardarlas. Una lata metálica que cierre bien o un tarro de cristal con cierre hermético, son algunas de las opciones que van bien para su buena conservación. Y en cuanto a la pregunta del millón…  la respuesta es SÍ, ¡se pueden congelar!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Los comentarios están cerrados