Garbanzos con morcilla

Compartir Twittear
2/51 voto
Garbanzos con morcilla

Info.

Ingredientes para Garbanzos con morcilla

  • 300 gr. garbanzos
  • 1 morcilla de arroz
  • 1 hueso de caña de ternera
  • 1 puerro
  • 8 dientes de ajo
  • 1,5 litros de caldo de pollo o agua
  • 1 ñora
  • 1 rebanada de pan duro
  • 1 hoja de laurel
  • Sal (al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar garbanzos con morcilla. Os hoy traigo una nueva receta de legumbres, unos garbanzos con morcilla buenísimos que da igual en qué época del año los comamos, serán siempre un acierto. Como soy fan de los platos de cuchara, ya sea verano o invierno, en casa, cada una o dos semanas como mucho, preparo legumbres al estilo tradicional.

Normalmente suelo preparar los guisos con un poco de chorizo, en esta ocasión le tocó el turno al garbanzo y a la morcilla. Esta legumbre cuenta con gran cantidad de nutrientes, proteínas, almidón, el ya famoso ácido oleico y gran cantidad de fibra. Nadie discute que se trata de un alimento completo que no podemos olvidar dentro de nuestra dieta.

La receta de hoy combina los garbanzos con una morcilla, esta vez de Burgos, morcilla de arroz. Los sabores y aromas de la morcilla pasarán directamente al caldo que prepararemos, por eso es fundamental que consigamos una de calidad, bien sabrosa y aromática. Con una morcilla será más que suficiente para 4 comensales, así que no tenemos porqué excedernos, se trata de aportar sabor, color y alimento a un plato calentito de cuchara, unos garbanzos con morcilla más que buenos.

Antes de cocinar los garbanzos

  1. Uno de los pasos importantes es la elección de los garbanzos. Los tienes como legumbre seca o ya cocida y puedes encontrar varios tamaños. A mí me gustan los garbanzos castellanos de tamaño grande, forma esférica y un característico color amarillento.
  2. Yo os recomiendo emplear garbanzos secos. Estos permiten controlar el punto de sal del guiso al evitar los tratamientos que traen los enlatados. También prefiero no emplear garbanzos tratados con conservantes.
  3. El día anterior ponemos los garbanzos en agua templada con un puñado de sal. Los dejamos en remojo durante la noche, normalmente 12 horas. Es importante lavarlos después para quitar posibles impurezas. Y así no se te cuele ningún garbanzo estropeado que te puede fastidiar un diente, lo digo por experiencia.
  4. Sólo nos quedará escurrir y apartar hasta el momento de preparar nuestro potaje.

Preparación de los garbanzos con morcilla

  1. Comenzamos dejando la ñora a remojo en agua templada hasta que se haya rehidratado y nos resulte fácil retirar su carne interior, unos 30 minutos. Reservamos.
  2. En una olla rápida o en olla express, ponemos a cocer el caldo con el hueso de caña y la hojita de laurel. Cuando comience a hervir veremos que comienza a crear espuma. La retiramos con una espumadera y añadimos los garbanzos, 6 dientes de ajo enteros, el puerro y la sal.
  3. Cerramos la olla y la dejamos cocer 20 minutos bajando el fuego al mínimo una vez que haya alcanzado la segunda anilla. Apagamos y dejamos que se vaya enfriando hasta poder abrirla.
  4. Si vamos a preparar esta receta con el modo tradicional, en olla clásica. Debemos dejarla cocer durante unas 2 horas, comprobando el punto de los garbanzos.
  5. Mientras se cocinan los garbanzos freímos el pan en una sartén con abundante aceite. Reservamos el pan y añadimos la cebolla bien picadita y los dos dientes de ajo que nos quedan, a la misma sartén. Sofreímos la verdura hasta que esté bien blandita, unos 20 minutos.
  6. Retiramos la carne interior de la ñora con la ayuda de un cuchillo, raspando su interior. Añadimos la carne de ñora al sofrito de cebolla y ajo y mezclamos para incorporarla.

Consejos finales y emplatado de los garbanzos con morcilla

  1. En el vaso de la batidora ponemos el sofrito de cebolla y ajo, el pan frito troceado y 2 o 3 cucharones del caldo de los garbanzos que ya estará listo. Trituramos y añadimos al guiso de garbanzos.
  2. En una sartén freímos la morcilla cortada en rodajas y la añadimos a la olla de los garbanzos. Cocinamos los garbanzos con al sofrito triturado y la morcilla durante 10 minutos y servimos.

Servimos este reconstituyente plato bien calentito acompañado por un buen trozo de pan de pueblo por eso de mojar en la salsa.

Como la mayor parte de los guisos, suelen estar casi mejor en los días siguientes de su preparación. Así que podemos prepararlo con antelación con la seguridad de que la receta será un éxito.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.