Gazpacho de tomate y almendra

Compartir Twittear
3.6/55 votos
Gazpacho de tomate y almendra

Info.

Ingredientes para Gazpacho de tomate y almendra

  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 50 ml del vinagre de Jerez
  • 800 gr. de tomates rojos bien maduros.
  • 150 gr. de almendras crudas y 50 gr. de avellanas
  • 50 g. de pan blanco (un trocito, como una rebanada grande), molletes andaluces o si no encontráis pan de trigo blanco (mejor que tenga un día o dos)
  • 1 diente de ajo
  • Un pellizco de sal (al gusto)

Cómo hacer gazpacho con frutos secos. Las sopas frías son una buena manera de empezar el verano cuando apetecen comidas fresquitas que alivien estos calores.

Las recetas en el blog ya sabéis que no son fijas, me quedo con el concepto de reinventar el gazpacho andaluz, que por supuesto está muy bueno, pero a veces apetece variarlo un poco. Este tipo de sopas frías me encantan, son ideales para el verano y puedo llegar a beberme litros.

En una visita a Almería probé una sopa muy similar a la de Mikel, aunque el sabor a tomate era muy sutil, creo que sustituían parte por agua o caldo, pero no sé deciros muy bien las proporciones. Así que si alguno de vosotros sabe de algo sobre esa receta almeriense, por favor, ya estáis tardando en enviarla.

Preparación del Gazpablanco

Esta sopa fría de tomate tiene un agradable sabor a la almendra y las avellanas, que quizás son los frutos secos que mejor le van al tomate.

Su elaboración es muy sencilla, se le añade tomate, ajo y frutos secos a vuestra elección, aliño con aceite de oliva virgen extra suave, vinagre y sal. Solo hay que triturar y ya está pero os lo explicaré con detalle para que lo hagáis en casa y volváis a repetir, seguro que os gusta.

  1. Limpiamos bien los tomates que vamos a emplear. Hay que tener en cuenta que es una receta que no va cocinada, y a pesar de acidificarla con el vinagre es importante que todo vaya bien limpio.
  2. Cortamos en cuartos los tomates, desechando la parte dura del tronco y los añadimos a un bol grande.
  3. Cortamos el pan en trozos pequeños y le añadimos un poco de agua, lo dejamos reposar durante unos 10 minutos. Así ayudamos a que el pan se ablande si está muy duro y será mucho más fácil de batir.
  4. Pelamos el ajo y, como lo vamos a usar en crudo, le quitamos el centro para que no repita. Lo añadimos al bol con el tomate, las almendras crudas, las avellanas y el pan.
  5. Echamos el aceite de oliva virgen extra, el vinagre de Jerez y la sal.

Triturar y presentación final del gazpacho

  1. Trituramos con la batidora (mejor si tienes una batidora americana con vaso grande) hasta que nos quede una salsa líquida y cremosa.
  2. Pasamos esta salsa por un colador o un chino (un colador con los agujeros algo más grandes que los coladores metálicos de malla) para retirar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que hayan quedado hasta que nos quede lo más fino posible.
  3. Probamos si está bien de sal y si no rectificamos con un poco más.
  4. Sólo nos queda meter el bol en la nevera y dejar que se enfríe, en un par de horas lo tendréis bien fresquito y perfecto para probar el mejor gazpacho andaluz.
  5. A la hora de la presentación, lo mejor es ponerlo en un plato hondo o cuenco y acompañar con vuestra guarnición preferida (os lo dejo a vuestra elección).
  6. Por ejemplo: tomate, jamón del bueno, cebolla, huevo cocido, cebolleta, pimiento verde y rojo en dados pequeños para que no sea molesto a la hora de tomarlo.

Para mí, en vaso y ya está, directamente para el cuerpo. Buen provecho…

Historia de Luis. Su gazpacho

Desde el sur me llegó hace poco un mail de esos que son para guardar toda la vida. Luis García Marín, malagueño de 41 años, me contó en un correo muy emotivo, recuerdos de niñez, lejanos, bonitos y como él dice, ya un poco borrosos. Hablé con él y me ha dejado compartirlos con todos vosotros en el blog, muchísimas gracias por tus palabras, Luis.

“El terruño de papá era un naranjal como de dos fanegas que soltaba unas  frutas – Dios, vaya “navelates” y “wachintonas”- y hortalizas  espectaculares, que ahora, con lo que me gusta comer, me doy cuenta de lo que me metí entre pecho y espalda.  Quizá al ser urbanita y ya no tenerlo lo valoro más, no sé.  Es como si lo saboreara casi con más intensidad que entonces.

Seguro que lo de los tomates te ha hecho gracia, pero te aseguro que era un placer de dioses. ¡¡Tú hubieras disfrutado igual que yo, fijo!! Lo mismo que  los litros de zumo de naranja que tomé o las fresas cogidas maduras de la mata…¡¡ o aquellos guisantes dulces, dulces, dulces!! Ya te digo: un privilegio y un lujo.

Oye, y todo muy “ecológico”, como gusta ahora, que allí caía el estiércol  por camiones. Ahora trato de que mis hijos coman de todo. Afortunadamente, la verdura y la fruta, que es el caballo de batalla de los padres con los peques, la aceptan muy bien.

He visto a mi madre como un millón de veces hacer gazpacho. Me acuerdo de los veranos de mi niñez de la Torre de Benagalbón. El gazpacho caía por litros. Casi la veo en plena faena y yo ayudándola.

Mi padre tenía un trocito de tierra y aquello “echaba”  durante todo el verano unos tomates carnosos, jugosos, olorosos, con una pulpa y punto de acidez…¡¡madre mía!! Una bomba en la boca. Me iba con él al huerto y siempre venía un amigo; los poníamos en un cubo de agua fría y a las dos o tres  horas, en plena calima de mediodía,  los sacábamos fresquitos y nos los comíamos a mordiscos, recién cogidos de la mata. Menudo  lujo. 

Bueno, tanto rollo para decirte que me atreví la semana pasada con el gazpacho de tu receta y … ¡está espectacular! ¡¡Qué bueno!! Mi hija de 4 años se bebe los vasos como si fueran agua. Yo utilizo un virgen extra de Fuente Piedra. Muy, muy, muy rico. Le da un toque intenso pero suave y junto al vinagre de Jerez, que es otro invento a tener en cuenta, forma una amalgama que ya ves: un éxito. ¡Pero si le gusta hasta a mi mujer!”

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.