Kéfir. Todo lo que debes saber ¿Ke qué? ¡KÉFIR!

Compartir Twittear
4/53 votos

Todo lo que debes saber sobre el Kéfir, ¿Ke qué? ¡KÉFIR!

Invade las neveras de nuestros supermercados, se mezcla entre nuestros lácteos habituales, lo vemos anunciado en todas partes, triunfa en los desayunos de Instagram, pero, ¿qué es el kéfir? ¿por qué es tan sano? ¿está bueno? ¿tiene lactosa?

En la entrada de hoy resolveré todas tus dudas para que pruebes y disfrutes de este nuevo producto.

¿Qué es?

Aunque en España lo conocemos desde hace poco tiempo, el Kéfir es una bebida bastante antigua procedente del este de Europa y suroeste asiático.

Su significado habla por sí solo, ya que la palabra kéfir es una palabra turca que significa “sentirse bien” y hace mención a la sensación de sentirse bien justo después de comer.

Su textura y aspecto es muy parecido al del yogur pero un poco más líquido. Algunos de los motivos por los cuales en este momento está en boca de todos son sus múltiples beneficios para nuestra salud, ya que el kéfir ayuda a solucionar diversos problemas digestivos, infecciones bacterianas y contribuye en el fortalecimiento de nuestros huesos.

Kéfir se refiere tanto a los microorganismos que se utilizan para crear esta bebida como al resultado en sí. Los granos de Kéfir son de color blanco parecidos a los de la coliflor y están formados por cultivos de levadura y bacterias lácticas.

A estos granos de kéfir se le añade leche de cabra o de vaca de manera que sus microorganismos fermentan gracias a los azúcares de la leche dando lugar a la propia bebida. La fermentación suele durar 24 horas.

Cuando el proceso finaliza, los granos de kéfir pueden reutilizarse nuevamente.

¿Está bueno?

Para gustos los sabores, pero la verdad es que su sabor no te resultará tan diferente ya que, como te decía, su textura es muy similar a la del yogur.

¿Es beneficioso para la salud?

Debes saber que el kéfir se considera un alimento probiótico, ya que contiene microorganismos vivos que conviven en el intestino y nos ayuda a mantener el equilibrio digestivo.

La fuente de probióticos más conocida es el yogur. Sin embargo, el kéfir contiene aún más probióticos que el yogur: cerca de 30 microorganismos diferentes.

Además de ser bueno para combatir problemas digestivos, diarreas y otras infecciones bacterianas, el Kéfir elaborado con leche rica en grasa es una  perfecta fuente de calcio y vitamina K2, lo cual ayuda y previene problemas en los huesos tales como la osteoporosis.

Y para mayor sorpresa, el kéfir puede ayudarnos a combatir problemas de alergias o asma ya que cuenta con propiedades antiinflamatorias.

¿Pero lleva lactosa?

Las personas intolerantes a la lactosa son incapaces de descomponer y digerir la lactosa que contienen los productos lácteos habituales (leche, queso, yogur) y aunque el kéfir también se elabora a partir de leche de cabra o vaca contiene bacterias del ácido láctico que convierten la lactosa en ácido láctico. Lo que significa que sus enzimas contribuyen a la descomposición de la lactosa en el propio intestino.

En definitiva, si eres intolerante a la lactosa, no te preocupes porque probablemente no tengas ningún problema para tolerar el kéfir.

De todas formas es posible elaborar kéfir con otros líquidos que no sean leche (zumo de fruta, té, agua de coco…), por lo que también existe la posibilidad de tomar kéfir 100 % libre de lactosa.

Receta de Kéfir. ¿Te atreves a intentarlo?

Necesitarás los siguientes ingredientes

  • 1 o 2 cucharadas de granos de kéfir
  • Un recipiente con tapa
  • 2 tazas de zumo o bebida de coco, avena, té… lo que tú quieras.

Proceso de elaboración

  • Pon los granos de kéfir en el recipiente y añade la bebida elegida. Procura no llenar el recipiente hasta arriba; deja 2-3 cm libres.
  • Tápalo y déjalo reposar entre 12 y 36 horas a temperatura ambiente.
  • Cuando empiece a tener consistencia grumosa, cuela el líquido para separar los granos de kéfir de la bebida.

Espero haber despejado tus dudas, que lo prepares por ti mismo o por ti misma y que me cuentes si te pasas al kéfir casero o te quedas con el yogur griego.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.