Mona de Pascua. Postre de Semana Santa

Compartir Twittear
3.8/569 votos
Mona de Pascua. Postre de Semana Santa

Info.

Ingredientes para Mona de Pascua. Postre de Semana Santa

  • 125 ml de leche
  • 12 g de levadura fresca de panadería o 4 g. de levadura seca liofilizada de panadería
  • 60 g de azúcar
  • La ralladura de medio limón
  • La ralladura de media naranja
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 300 g de harina de fuerza
  • 1 huevo L (a temperatura ambiente)
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Para decorar: 6 huevos cocidos
  • Azúcar
  • Leche entera

Cómo hacer una mona de Pascua.

El panorama gastronómico de la Semana Santa y la Pascua es inmensamente rico, sobre todo en materia de dulces, aunque también hay muchas recetas tradicionales saladas.

Por eso es momento de animarse a preparar recetas como las torrijas tradicionales y algunas otras que tenemos en el blog muy originales (de café, de vino tinto, rellenas de crema, caramelizadas…).

Otros postres que no pueden faltar son la leche frita, los crujientes pestiños con miel, buñuelos de viento rellenos de cosas más que ricas, los panquemados para desayunar, las filloas gallegas o los frixuelos asturianos, huevos de chocolate… podría seguir así otro párrafo más y, por supuesto, la Mona de Pascua.

La Mona de Pascua es uno de los dulces tradicionales de Semana Santa de mayor tradición en casi toda la península, pero especialmente en las regiones de Murcia, Alicante y Valencia.

Aunque hay otras como Cataluña, donde se prepara una mona muy especial, y Galicia y Asturias, donde se consume el roscón o rosco de Pascua.

La receta de hoy es la típica de Levante, un dulce que pertenece a la familia de la bollería, con un interior blanco y esponjoso, tierno, y una capa exterior dorada.

Su sabor es suave, con matices cítricos que recuerdan ligeramente al Roscón de Reyes, pero la ausencia de mantequilla y el uso de aceite de oliva virgen extra en su lugar se hacen notar en el paladar.

Marcan las tradiciones que la Mona de Pascua se consuma con una taza o vaso de chocolate caliente, ya sea para desayunar o a la hora de la merienda. Aunque nada impide servirla con un café con leche, una infusión, leche fresca, un vaso de horchata de chufa o de almendra (como hacen los murcianos).

Nosotros no le hacemos feos al acompañamiento, es más, nos gusta tanto (sobre todo si está recién hecha) que nos la comemos tal cual. Y es que la Mona de Pascua está de rechupete.

Preparación de la masa de Mona de Pascua

  1. Calentamos ligeramente la leche, lo suficiente para que quede tibia, en un recipiente hondo. Incorporamos la levadura fresca desmigada y una pizca del azúcar. Mezclamos y dejamos reposar unos 20 minutos aproximadamente.
  2. En otro recipiente más grande mezclamos la harina de fuerza con el resto del azúcar, la sal, la ralladura del limón y la naranja y el huevo ligeramente batido. Mezclamos
  3. Hacemos un hueco en en centro y añadimos la mezcla de la leche con la levadura. Mezclamos de nuevo, inicialmente, y amasamos después, cuando la mezcla tome consistencia.
  4. Agregamos el aceite y, ahora sí, amasamos durante 20 minutos aproximadamente o hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y la masa esté fina y elástica.

Amasado y forma de la mona de Pascua

  1. Formamos una bola y la dejamos levar hasta que doble su tamaño. El tiempo necesario dependerá de la temperatura ambiente, pero suele rondar alrededor de las 2 horas.
  2. Desgasificamos la masa, apretando con los puños un par de veces. Pesamos la masa, la pasamos a una superficie de trabajo y la dividimos en seis porciones de igual peso.
  3. Boleamos cada una de las porciones y dejamos los pliegues en la parte inferior para que no se vean.
  4. Con las manos a ambos lados, hacemos rodar cada bola y, apretando ligeramente,  le damos forma alargada.
  5. Transferimos las monas a una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado o con un tapete de silicona, dejando espacio entre ellas para que, al crecer, no se peguen unas a otras.
  6. Pincelamos con un poco de leche o con una mezcla de leche y yema de huevo y dejamos levar una segunda vez hasta que doble su tamaño.
  7. Este segundo levado suele ser más rápido porque las piezas son más pequeñas, así que calculamos una hora aproximadamente.
  8. Cuando las monas estén listas las pintamos de nuevo con leche o mezcla de leche y yema de huevo, espolvoreamos con azúcar y colocamos huevos duros en el centro de la superficie. También podemos optar por hornearlas sin huevos.

Horneado y presentación final de la mona de Pascua

  1. Precalentamos el horno a 200° C, temperatura arriba y abajo.
  2. Horneamos, con el horno previamente caliente a 180º C durante 20-25 minutos.
  3. A mitad de cocción tapamos la mona con papel de aluminio para evitar que se queme. Es importante que estemos pendientes de la temperatura y el tiempo para asegurarnos de que está en su punto.
  4. Retiramos del horno y dejamos reposar un par de minutos antes de transferir a una rejilla metálica y dejar enfriar completamente.
  5. No os imagináis como huele la cocina, sólo por el aroma tenéis que preparar este postre en casa aunque sea una vez.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de mona de Pascua en este álbum. No os perdáis detalle y os saldrá perfecta.

Galería de la receta

Consejos para una Mona de Pascua perfecta

  • Podemos hacer una sola Mona de Pascua en vez de bollitos individuales. En este caso el levado llevará más tiempo y también la cocción en el horno, que habrá que aumentar unos minutos para asegurarnos que el interior queda bien cocido.
  • Para asegurarnos que el exterior no se quema antes de haberse cocido en interior, cubrimos con una lámina de papel de aluminio.
  • A la hora de levar la masa es importante que la temperatura se mantenga constante y que oscile entre los 25-26º C, así como que la coloquemos alejada de corrientes de aire. Un buen sitio en el que dejarla reposar es dentro del horno y con la puerta cerrada.
  • La decoración con huevo es opcional, podemos hacer las Monas de Pascua decorando solo con azúcar. Esto va en gustos.
  • A la hora de amasar podemos usar un robot que nos facilite la tarea. El resultado entre amasar a mano y con máquina es bueno igualmente, pero esta última nos facilita mucho el trabajo y podemos adelantar otros trabajos mientras tanto.
  • Se pueden congelar individualmente, bien envueltas en papel transparente, si no las vamos a consumir todas en las 48 horas siguientes. Para descongelar, mejor en la nevera durante toda la noche.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Juan Trujillo dice:

    Aunque la mona no es tradición en Canarias, he preparado este año tu receta y me ha quedado fenomenal. Muchas gracias. Saludos.

  2. Mara dice:

    Un triunfo, es como un brioche dulce pero con más consistencia. El año que viene más y mejor, este me ha quedado un poco duro pero creo que me pase con la harina.
    Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.